Una sombra en la oscuridad, de Robert Bryndza

384 páginas
Publicado por Roca Editorial
En el ocaso de una sofocante noche de calor, la detective Erika Foster recibe una llamada para asistir a la escena de un crimen. La víctima, un doctor, es hallado ahorcado en su cama. Sus muñecas están atadas y se perciben sus abultados ojos a través de una bolsa de plástico atada por encima de su cabeza.
Pocos días después, otra víctima es encontrada muerta; la escena del crimen es exactamente igual. Mientras Erika Foster y su equipo comienzan a profundizar en la investigación, pronto descubren que se enfrentan a un calculador asesino en serie, que acecha a sus víctimas antes de elegir el momento más oportuno para atacarlas.
Las víctimas son todos hombres solteros, con vidas privadas muy alejadas del foco público. ¿Por qué sus pasados están envueltos en tantos secretos? Y sobre todo, ¿qué es lo que les vinculaba a cada uno de ellos con el asesino?
Mientras Londres padece una ola de calor, Erika Foster hará todo lo posible para detener al acosador de la noche antes de que el número de asesinatos siga aumentando, incluso aunque tenga que poner en riesgo su carrera. Pero es muy probable que no solo las víctimas estén siendo acosadas; tal vez la vida de la propia Erika también este en juego.


¿Qué tendrán los thrillers que tanto nos gustan? ¿por qué utilizamos esta palabra? ¿no hay ningún término en castellano que nos sirva de igual manera? No sé si os había entrado curiosidad pero, como a mí sí, he buscado la palabra thriller en la R.A.E. y no es más que una narración de intriga y suspense; lo que ocurre es que nosotros (castellanohablantes) no tenemos una única palabra para definir este género... bueno, ahora sí, porque thriller aparece en el Diccionario, aunque indicando que es voz inglesa, que supongo que vale igual pero es algo así como que "me curo en salud". Puede ser que en principio la asociáramos más con una película que con una novela, dejando intriga y suspense para la parte literaria, no lo sé, pero es cierto que cada vez la utilizamos más y no tenemos ninguna duda de a qué nos referimos con ella

Si sabemos que un buen thriller tiene que tener intriga y suspense, y cuanta más mejor, podemos decir que el segundo caso de la inspectora Erika Foster, que ya conocimos en Te veré bajo el hielo, cumple ambos requisitos, aunque quizá con un pelín menos de intriga que el anterior, al menos respecto al caso a investigar, y algún giro hacia la novela negra, pero desprendiéndose de la violencia explícita de este tipo de historias. No porque no exista esa necesidad lectora de saber qué va a pasar sino porque es más importante encajar piezas y conocer el porqué de otras que el quién (no voy a decir más que luego todo se sabe xD)

Con el mismo estilo directo, fácil y muy bueno, tenemos este nuevo caso para Erika Foster que nos aporta un poco más del pasado de la inspectora de policía y cómo intenta sobrellevar su día a día. Algo más tendremos de su hermana con su vida dispar, si la comparamos con ella, y del entorno más cercano a Erika y su pasado. Me he encontrado un interesante caso a resolver, con la diferencia de que el narrador nos permite conocer al culpable antes de lo que pensamos, jugando con la ética de lo que está bien y lo que no, y dejando pinceladas sobre las consecuencias de las cosas que ocurren a nuestro alrededor.


Dos asesinatos con el mismo patrón, un calor insoportable que cualquiera que haya vivido en verano en una ciudad puede intuir, una investigación que va avanzando, unos problemas que van apareciendo y la vida que parece que se le echa encima a Erika en torno al aniversario de la muerte de su marido. Complementamos todo con personajes que ya conocimos en el libro anterior y de los que confieso no me acordaba mucho pero que han vuelto a mi memoria al comenzar esta lectura. 

Yo soy de las que aconseja que las series se lean en orden porque siempre es mejor conocer a los personajes o el hilo conector de todos (si es que lo hay) desde el principio, pero os puedo asegurar que éste se lee de manera independiente sin ningún problema, porque se suple cualquier carencia por desconocer el caso anterior. Está construida la historia de tal manera que tenemos acceso a todo sin notar ninguna falta, y el caso es totalmente nuevo.



En resumen, un thriller policíaco muy aconsejable que, a pesar de que suena a tópico, os aseguro que se lee de un tirón. Sigue siendo una lectura muy interesante gracias al estilo de este autor, gracias a la limpieza de sus tramas y a lo bien construido que está el caso. Por supuesto, estoy encantada de seguir conociendo a Erika Foster y esperaré la siguiente entrega con muchas ganas.

#ErikaFoster #AlFinalTodoSeSabe #Asesinatos #InvestigaciónPolicial
#UnVeranoInglés #HayQueSerPolíticamenteCorrectos
#UnaSombraEnLaOscuridad #ElPeligroDeLaVenganza
#RocaEditorial #Londres
#MeGustanLasHistoriasAsíContadas

    




Comentarios

  1. Hola!!
    Me encanta este tipo de lecturas, así que me lo llevo apuntado.
    Besitos :)

    ResponderEliminar
  2. No he leído el anterior, pero ya había visto alguna opinión de que este era algo más flojo, así que de momento no creo que me anime.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Intriga y dolor de barriga tiene este libro, jajajaja. A mi me gustó más que el primero y me duró menos tiempo, jeje.
    El estilo del autor me gusta mucho, ahora toca esperar al tercero que me han dicho que es mejor que los dos anteriores! ^^

    Besinos ;-***

    ResponderEliminar
  4. Hola, Carmen. He leído la novela y también soy una fiel seguidora de Erika, la primera novela de la serie me impacto más y quedé sorprendida por su excelente calidad, pero realmente estamos ante una gran serie y un buen escritor. Ya con ganas de un nuevo caso de Erika.

    Un beso y feliz domingo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Unlimited

Entradas populares de este blog

Me olvidé de mí

Piso para dos, de Beth O'Leary

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

Tan cerca del horizonte, de Jessica Koch

El último día de mi vida, de David Orange #PremioLiterario2018

El hombre fetichista, de Mimmi Kass #retoíntimo

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott