¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

«En esta vida hay cosas peores que la muerte, y yo soy la peor de todas ellas». 
Y el diablo tuvo miedo al escuchar aquellas palabras. 
En este libro conocerás aspectos de ti tan increíbles como ciertos, 
pero también descubrirás cómo se desvelan tus más íntimos secretos y cómo sufres por ello. 
Porque esta historia trata sobre ti, 
sobre tus miedos y sobre lo que más te aterra. 
Y, cuando te adentres en las páginas de este libro, 
cambiará para siempre tu forma de ver a las personas que te rodean. 
Ese es el inquietante resumen de esta genial novela policíaca, que arranca con esta frase: 
—¿De qué color soy cuando estoy enamorada? 

He tenido la suerte de participar en más de una lectura conjunta con Raquel, del blog Los augurios de Raquel, pero esta es la primera vez que lo hago en una lectura organizada por ella. Os recomiendo que os dejéis caer de vez en cuando por su blog, lee con tanta intensidad, ilusión y simpatía como sus opiniones reflejan. Esta vez, el libro que hemos leído entre todas ha sido una de esas historias que empiezas sin saber, atraída por su inquietante portada y su intrigante sinopsis, confiando que al final todo cobre sentido en tu cabeza y en el papel. Indudablemente, el libro consigue parte de su objetivo con dichos atributos (portada y sinopsis).

Yo no soy de contar los argumentos de un libro que he leído más allá de explicar el planteamiento inicial, porque se tiende a explicar demasiado y se pierde así parte de la sorpresa que, en mi opinión, debe acompañar toda lectura. Con este libro esto puede ser desconcertante pero creo que más allá de indicar que hay un protagonista, ÉL, del que un narrador nos irá contando lo que le lleva hasta donde le lleva, jugando con una trama más o menos lineal y algún flash-back, casi explicativo, es mucho más que suficiente.

Es muy complicado escribir una opinión sobre un libro cuyo argumento ya forma parte del atractivo de la lectura; es decir, que se aconseja ir a ciegas sobre lo que te vas a encontrar. Sí que puedo explicar que la premisa sobre la que se construye todo no me ha resultado extraña, ya la había leído en otro libro y entiendo todo el juego que eso puede dar, aunque no por eso deja de ser más sorprendente, sobre todo por su carácter verídico a la vez que "no normal" y por las posibilidades que ofrece, que en este caso son inesperadas y extremas. El juego que hace el autor de esa característica es interesante; creo que implica un gran esfuerzo para que todo fluya con naturalidad y entre dentro de lo razonable
-¿A quién tenemos el Diablo? -se preguntó el propio Diablo en actitud dubitativa-. Esa es la pregunta que me hago todos los días. Pero ¿crees que te necesitaría si lo supiera? ¿Crees que, entonces, seguirías con vida?
Hay varios frentes abiertos de intriga, no importándome tanto la llevada por los mismos personajes sino más las intrigas subyacentes, sobre todo la pasada, que quizá sean hasta más interesantes que la trama central de esta historia, la cual, aunque no lo parezca por el prólogo que nos presenta el autor, sí que lleva adosado un planteamiento, un nudo y un esperado desenlace; no obstante, nada te garantiza que te vayan a gustar.

Y, si la cuestión es saber a quién tenemos el Diablo, quién es el otro, os va a hacer falta mucha ayuda, porque buscar al que quizá haya matado al Diablo es la peor de las ideas.
Es una novela que se lee muy rápido, favorecida por sus diálogos, y en cierta manera está encajada dentro del género negro por todos los temas sociales que toca, además de por la violencia, de la que no adolece, sobre todo, en la segunda parte

Llamativo me resulta no saber si decir que no es una novela de personajes, ya que lo más atractivo de la historia es el protagonista y todo lo que él mismo lleva consigo, que son muchas cosas. Sin duda, la base de toda la intriga es la misma intriga. Es una novela de acciones más que de hechos; está construida como un thriller porque todo va avanzando de una manera trepidante y se va desencadenando mucha violencia explícita. El lector no es consciente de todo lo que pasa y lo va averiguando casi a la vez que los personajes.

Me he sentido desconcertada con esta novela. Es curioso, tras haberla terminado, no he llegado a entender del todo la historia precisamente porque el autor no ha querido que lo hiciera; ha buscado que me quede parada tras leer la última palabra, pensando o con la mente en blanco, sin saber cuál iba a ser el siguiente paso. Ese juego psicológico conmigo, como lectora, y con mis empatías, llevándome de la mano por donde ha querido llevarme, quizá sea lo que más me ha gustado de este libro, unido a la parte más rápida y violenta del texto.

No sería sincera si no os dijera que ese desconcierto es algo amargo y que no tengo la sensación de que me falta mucho para poder entender, apreciar y aplaudir el atrevimiento y descaro de un autor que ha querido que no confiemos ni en lo que leemos y que se nos quede esa sensación de no saber ¿a quién teme el diablo?, respuesta que consigues al final.

Creo que lo venga determinará mucho, tanto en el devenir de la propia historia como en mi opinión final.





Comentarios

  1. Ay madre que bonita eres! Qué cosas más chulas me dices, me ha encantado!!! Sólo con que tú pienses así me doy por satisfecha con mi blog y con las horas de sueño que pierdo por hacer reseñas y demás entradas. Y con respecto a tu reseña, me he quedado alucinada, que pedazo de reseña te has marcado! Reflejas a la perfección lo que hemos sentido tod@s al leer esta novela. Espero como tú dices que nos espere mucho más en las siguientes entregas. Muchísimas gracias por la paciencia que me habéis tenido en la conjunta! Besos!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! Una de las cosas que más me ha gustado de la novela ha sido precisamente ese desconcierto que me ha hecho sentir. Era muy curioso darme cuenta de que estaba totalmente atrapada por la lectura de un libro de que no me estaba enterando de nada. Yo también estoy deseando saber por donde nos va a llevar el autor en la continuación.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Bastante de acuerdo en general con tú reseña, ya sabes que también me he quedado con ganas de más, ya que nos deja a medias! jajajaj

    Besotes

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Primer sorteo del blog

Historias eróticas para viudas del Punyab, de Balli Kaur Jaswal

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

Tres sorteos para celebrar el verano

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott

Nadie me ofende impunemente - SORTEO #1

El juego de la inocencia - SORTEO #7

Locos, ricos y asiáticos, de Kevin Kwan

La hermana luna (Siete hermanas #5), de Lucinda Riley