El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott


Lady Tess anhelaba volver a su hogar, el Castillo de Remmington, del que fue desterrada por su cruel padrastro. Lo que no podía prever es que el precio sería casarse con el más temible guerrero de toda Inglaterra. Fingiendo aceptar los planes de su tío y del propio rey, accede al matrimonio, pero su verdadero plan es escaparse e ingresar en un convento. De esa manera, intenta conseguir la paz. Sin embargo, sus planes se ven frustrados por algo que nunca hubiera imaginado: se ha enamorado irremisiblemente de su esposo.

Oscuro y peligroso...
Kenric de Montague es un poderoso guerrero marcado por la guerra y el oscuro secreto de su nacimiento. No desea casarse con nadie, pero cuando se ve unido para siempre con Tess de Remmington, descubre que su duro corazón no es tan impenetrable como él creía. Cuando las circunstancias amenazan con separarlos, arriesgará su vida para salvar a la única mujer capaz de capturar su alma...



Ya tenía yo ganas de coger otra de las novelas del reto Rita La Cantaora que llevo algo retrasado. De hecho, ésta es la segunda que he leído en lo que va de año, así que todavía me quedan 21 (una cifra nada desdeñable). Es verdad que no me siento muy alentada por algunos de los comentarios que voy leyendo de las novelas que forman parte del reto, pero hay que intentar terminarlo.

No estoy llevando un orden y leo por impulsos. Esta novela de más de 400 páginas me ha durado algo más de un día. Reconozco que las idas y venidas de esta pareja me han tenido enganchada hasta conseguir que esta mañana necesitase café en vena a litros para levantarme y venir a trabajar. No nos engañemos, sé que es una historia llena de clichés, en la que un guerrero muy hombre y una damisela con mucho carácter y una gran inteligencia coinciden en un momento determinado y llevan un tira y afloja de subidas y bajadas en su relación hasta que por fin se rinden a lo que todos esperamos... vamos, lo que ya sabemos que nos vamos a encontrar en estas novelas románticas de época, con caballeros y damas en apuros. Todo esto es cierto, y también reconozco que de vez en cuando me gusta meterme entre las páginas de estos romances y no salir hasta el "felices para siempre", pero, para mí, esta historia ha supuesto algo más.

Está situada en Inglaterra en el siglo XIII, una época en la que la mujer pintaba poco o nada, a no ser que fuera para buscar alianzas y para engendrar herederos que asegurasen la propiedad y el título. 

El protagonista es un guerrero con el significado más literal que se le puede dar a esa palabra. Es un hombre que imparte su santa voluntad allá por donde va y que lo único que ha hecho en su vida es luchar, primero en las cruzadas y luego contra los galeses. Guerra y sangre es todo lo que rodea a Kenric, y precisamente es lo que más me gusta del personaje, lo primitivo que es. No es que me guste porque ése sea mi ideal de hombre, ni mucho menos, sino que me gusta porque lo sitúo perfectamente en esa época, en la que las mujeres obedecían y a las que se les podía castigar físicamente sin ningún motivo porque eran una propiedad más. 

Él es así, ordeno y mando. No tiene por qué dar explicaciones a nadie de sus decisiones y no lo hace. Es cabezota, huraño, maleducado, rudo, soberbio, engreído, altivo... En una opinión no muy buena del libro leí que le consideraban casi neandertal, y sin llevarlo a ese extremo podría ser, porque creo que los hombres entonces eran así. No necesitaban pensar mucho fuera de estrategias, hacían y deshacían a su antojo. Lógicamente también es noble pero no a la manera de caballero andante sino a la manera de yo protejo lo mío y nadie me lo toca. Es justo, pero siempre bajo su único criterio. Y no ama porque nunca ha recibido amor, así que no sabe lo que es. 

Ella es una dama que ha sufrido muchísimo desde que perdió a sus padres y que en momento determinado necesita protección para poder seguir adelante. Por supuesto también es altiva y orgullosa, además de muy inteligente y dispuesta, y con mucho carácter, como suelen ser casi todas las protagonistas femeninas de estas novelas, pero lleva muy dentro la obediencia al marido, y la falta de opinión. Creo que eso sorprende en la novela, que no se rebela como suelen hacer otras protagonistas, algo que pienso que le da más firmeza a la historia. Eso sí, sabe leer porque le enseñó un monje, lo que era algo más que excepcional ya que la nobleza no sabía leer y para eso tenían a sus escribas o secretarios.

La trama tiene como dos hilos diferenciados, por un lado la historia que obliga a Tess a casarse con él, en torno a la propiedad de Remington, en la frontera con Escocia y en manos de su padrastro, y por otro lado la historia de amor de ellos, que ocupa casi toda la novela. Malentendidos, desavenencias, acercamientos, castigos, enfados, deseo y sexo, todo esto va y viene a lo largo de la novela. Creo que trata algunos temas de la época de una manera muy acertada, como los hijos legítimos y los bastardos, el vasallaje, la obediencia al rey, la obediencia al señor de un castillo, los castigos, las mujeres, y la Iglesia y su relación con el poder. Por todo esto me ha gustado mucho esta novela.

Algunos lectores dirán que él es un bruto, un animal, y que ella se pliega a sus deseos de una manera sumisa y humillante, pero no nos olvidemos que estamos leyendo una historia ambientada en la Edad Media (s. XIII) y que ella solo es una mujer que bastante hace para intentar conseguir lo que considera correcto.

Me ha gustado, más de lo que esperaba, y si te gustan los romances de corte histórico, creo que te gustará así que te lo recomiendo.

#RetoRita
#ElCarniceroSanguinario
#ElSeñorDeLaGuerra
#LoHeLeídoDeUnTirón

Comentarios

  1. Viva viva!!!! Yo también voy leyendo según me da pero me estoy dejando para el final la relectura de mis favoritos. Paso por encima de la reseña porque es de los que no he leído!
    Ánimo!! Juntas podremos superarlo!
    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hago spoilers de ningún tipo pero entiendo que pases por encima de la reseña. Yo también lo suelo hacer

      Eliminar
  2. Este libro me lo leí dos veces. La primera hace diez años y un par de años después me lo volví a leer porque tenía el de Guy sin leer. Me gustaron mucho ambos, y son de esos libros que quiero releer en algún momento.

    ResponderEliminar
  3. Yo también sigo el Reto a mí manera. Quizá me ponga con éste, y a mí los protas brutos me gustan pero en novela no en la realidad.
    Buena reseña
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Hola!
    Recuerdo haber leído esta novela hace bastante tiempo y lo cierto es que la disfruté, salvo por un problema con la edición porque había muchas faltas de ortografía jeje
    Me acaban de entrar ganas de releerlo la verdad jeje
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola! La verdad es que la portada no me llama mucho, pero si a ti te ha enganchado tanto y encima trata de la Edad Media, que suelen gustarme esas ambientaciones, puede que le dé una oportunidad ^^ ¡Muchas gracias por descubrírmelo y buena suerte con el resto de libros del reto!
    Un abrazo y pásate cuando quieras :3

    ResponderEliminar
  6. Hola, me gustan estas novelas a pesar de no tener una trama.muy novedosa, ese tira y afloja de los.personajes me.encanta.

    ResponderEliminar
  7. Yo también llevo retrasado el reto (de narices para ser sincera XD) qué mal ejemplo doy!
    No hagas caso a los comentarios, porque ya sabes que para gustos colores y luego hay personas que tienen los gustos muuy definidos y si se salen de su zona de confort leen con el cable cruzado ;P
    Las historias de clichés si el autor se lo curra me suelen gustar, soy una chica cliché XD
    Este libro lo leí hace años y de aquella me gustó mucho espero releerlo pronto y que me siga gustando tanto ^.^

    ¡Animo Carmen!

    Besinos ;-*

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares