Río revuelto, de Joan Didion


312 páginas
Publicado por Gatopardo Ediciones.
En un caluroso verano de 1959, el matrimonio formado por Everett McClellan y su esposa Lily, bisnietos de una larga línea de pioneros californianos, ven cómo se derrumba su vida bajo el peso acumulado de falsas apariencias, errores y traiciones. La historia comienza y termina con un disparo, cuya detonación lanza al lector veinte años atrás. Tomando el pretexto de un drama doméstico aparentemente inofensivo, Didion traza, con precisión quirúrgica, un fiel retrato de la clase media californiana de la época y retuerce los clichés románticos para retratar como un visionario la imagen de una América que se halla al final de los sueños y se adentra en una temporada crepuscular de la que parece ya no resurgirá.

Si en Babelio ya tengo la opción de compartir mis lecturas y mis opiniones, lo que a mí me encanta, también puedo recibir algún libro gracias a su Masa Crítica, y siempre dentro de las opciones que yo misma elija, lo que me asegura, a priori, que el libro que reciba (si soy uno de los afortunados) está dentro de mis gustos lectores. 

No sé deciros qué es lo que me llamó más la atención de Río revuelto. Supongo que me atrajo por ser un libro con sabor a antiguo (bueno, no lo es tanto si solo contamos 50 años) que se acaba de reeditar. Además, me prometía una lectura narrativa interesante, con un toque intimista que siempre agradezco, y el ambiente en blanco y negro que cada vez me llama más. Lo que sí puedo contaros es cuáles han sido mis impresiones tras esta lectura.

Curiosamente, me ha dejado sensaciones encontradas, lo que me suele ocurrir cuando los personajes mantienen cierta distancia contigo, no porque falte algo en su construcción, muy al contrario, sino porque su manera de enfrentarse a la vida dista un poco de la tuya; o quizá porque te muestre ámbitos reales de los que tú prefieres no ser consciente).

Tras presentarse prácticamente al final de una situación límite, utiliza la retrospectiva para contarnos el porqué de todo y de todos, lo que acaba dándote un conocimiento amplio y muy íntimo de cada uno de los actores de esta historia, aunque con el toque real negativo que puede tener un vida si se mira desde la distancia. Está narrada en tercera persona pero la autora va alternando el peso del personaje para que al final tengamos esa visión de casi 360º de esta familia, formada por tres, además de algunos secundarios. De esta manera, comienza en agosto de 1959, a modo de pequeño prólogo, para pasar al cuerpo del hilo argumental de 1938 a 1959 que ocupa la mayor parte de la narración, y terminar de nuevo en la misma noche de 1959.


Para mí, la fuerza está en la manera de la autora de contarnos los sentimientos y pensamientos de todos ellos. Un conjunto de personajes, en parte desangelados, que nos ayudan a visualizar de una forma bastante real la vida de una familia de Sacramento, en California, a mediados de siglo, y con cierto aire de pesimismo o cansancio vital que me ha recordado a otras novelas de este período literario.  Puede que os parezca una tontería pero se queda un regusto a que la vida pesa...

Lily, Everest y Martha son el eje central de la construcción de esta familia. Sus motivaciones, sus decisiones y consecuencias, y su manera de quererse, es lo que nos lleva a entender ese final y aceptarlo. Es verdad que no son personajes por los que se sienta empatía, comenten grandes errores y tienen defectos, lo que les hace más humanos. Parece que se desprecian y aman por igual. Y todo lleno de violencia silenciosa, de esa que va mermando la ilusión de cada uno de ellos, va dañando sus relaciones y tiñendo nuestra opinión de ellos

Además, me los he imaginado en blanco y negro, o en tonos de gris, rodeados de humo de un cigarrillo, whisky con hielo y ese aura que acompaña a las historias de cine negro, aunque supongo que más que cine negro gira en torno a ese domestic noir del que hablan y al que yo, todavía, no soy muy aficionada. ¿Habéis visto la película Revolutionary Road? Pues tiene ese aire, esas conversaciones, ese sabor a sociedad caduca y falsa, ese sueño americano que en parte destruye... pero todo situado en una hacienda en Sacramento, California, y algunos años antes. Es insatisfacción llena de conformismo, mezclada con deseo, anhelo, familia y amor, aunque hay que leerla para descubrir qué implica todo ello.

#librosquesedebenleerdespacio
#domesticnoir
#pasado #consecuencias #anhelos
#alfinaltodoacaba
#yahoraqué?
#nosotros #tú #yo
#unavida #unacto #nopodíaterminardeotramanera
#tequiero


Si te ha gustado, sigue mi blog 




Comentarios

  1. ¡Son de esos libros que tienen una carga emocional que logra cautivarte en sus páginas! Me agrado como has escrito los sentimientos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. A veces uno no sabe si ha sido capaz de transmitir o no sus sensaciones tras una lectura.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Es cierto que he leído reseña muy positivas de este libro, peor creo que en este momento no es lectura para mí.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El momento es una de las cosas que más afectan a la hora de gustarte o no una lectura, así que si no es el momento, no lo es.
      Un abrazo y gracias por comentar

      Eliminar
  3. Hola, Carmen. Leída y reseñada esta novela. Es lo primero que leo de esta escritora y me ha gustado lo de la visión de la historia en blanco y negro, curioso ya que a mi también me paso.

    Besos y contenta de coincidir contigo en lecturas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De la mano vamos en muchas lecturas y me encanta... un abrazo

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Primer sorteo del blog

Nadie me ofende impunemente - SORTEO #1

El juego de la inocencia - SORTEO #7

Tres sorteos para celebrar el verano

Caen estrellas fugaces - SORTEO #6

Sorteo cumpleañero

La hermana sombra, de Lucinda Riley

La lucha de Jan - SORTEO #12

A contrarreloj - SORTEO #3

Sorteo 150 seguidores