La isla del Sena, de Paco F. Moriñigo


450 páginas
Autopublicado
La agregada cultural de la embajada de España en Bruselas, en busca de un tema para su primera novela, escucha casualmente unas extrañas confesiones sobre el turbio pasado del Collège Saint-Michel, donde la presencia de los poetas Verlaine y Rimbaud en el siglo XIX arrastró a un grupo de alumnos a la depravación. Los jesuitas que regían el colegio decidieron tapar el escándalo mediante la extorsión a sus familias, empleando los fondos recaudados en oscuros propósitos. La agregada intuirá que el chantaje llega hasta la actualidad.
Una trama antigua que llega hasta nuestros días
Un estudiante de doctorado en la Universidad del País Vasco decide hacer su tesis sobre la financiación internacional del carlismo. Su investigación en viejos archivos olvidados de La Rioja y del Suroeste de Francia lo conduce también al Collège Saint-Michel. Descubrirá que a través del colegio se han venido financiando en los últimos ciento cincuenta años movimientos reaccionarios en todo el mundo. El dinero, en este caso, procederá de gobiernos y de instituciones secretas próximas al Vaticano.
La agregada y el estudiante se verán absorbidos por una trama trepidante que devorará a los actuales rectores del Collège, atrapados entre la violencia de un grupo de fundamentalistas católicos y su propio compromiso de apoyo a la teología de la liberación en las repúblicas americanas.

Partiendo de una premisa muy interesante, la novela nos plantea un hilo argumental demasiado real y actual para que esa línea entre ficción e historia esté algo desdibujada y nos haga cuestionarnos sobre lo que es y lo que el autor ha creado. ¿Por qué empiezo así a hablaros de esta lectura? Pues porque esa es, para mí, la fuerza que radica en esta novela. Durante 450 páginas nos vamos adentrando, algunas veces con mayor acierto y otras veces con mayor dificultad, en una red compleja de financiación, engaños, chantajes, cohecho y violencia, construida a lo largo de más de 150 años, en relación a la Iglesia, los jesuitas, grandes corporaciones religiosas y misteriosos grupos de poder.

Es una novela llena de personajes y cuyas tramas son tan complejas que como lectora me he encontrado a veces frenando la lectura para construir un esquema mental que le diera sentido a lo que estaba leyendo. Nos encontramos con tres líneas argumentales: la investigación de la agregada cultural en Bruselas alrededor de la relación de los poetas Verlain y Rimbaud con el College Saint-Michele y lo que ello supuso en sus vidas, la investigación para su tesis del estudiante de doctorado sobre la financiación internacional del carlismo en relación también con el College Saint-Michele, y la financiación del Saint-Michelle tanto por parte de ciertos grupos financieros y grupos de poder ultra conservadores como por parte de familias desde hace muchos años en relación con ciertas prácticas muy cuestionables. Y el desencadenante de todo es aparentemente casual: un bibliotecario que habla más de la cuenta, unos papeles que están guardados desde hace muchísimos años en casa de un abuelo y un periodista con ganas de vengar un pasado que le destrozó.


Alrededor de esto se van sucediendo los capítulos de esta novela, manteniendo como base esencial la intriga dentro de una investigación que va dando sus frutos, acompañada de cierta violencia habitual en las novelas de género negro, aunque no tanto como había llegado a imaginarme.

Confieso que se me ha hecho larga y aunque en la parte final he cerrado círculos, lo que temía que no ocurriría, mi interés lector iba a veces por caminos distintos por los que el autor me llevaba. En este caso mi problema no ha sido la prosa que, aunque en algunos momentos la encontraba un poco encorsetada y con un uso excesivo de vocablos algo específicos, lo que añadía dificultad al seguimiento del argumento, iba en relación con los personajes y cobraba así sentido. Mientras leía era consciente de mi falta de conocimientos en ciertos temas, tanto históricos como más actuales, lo que creo que ha mermado mis opciones de disfrutar con la historia tal y como el autor ha querido construirla. Hubiera sido mucho más interesante la lectura con un conocimiento previo de las guerras carlistas, por ejemplo, o de varios acontecimientos relacionados con América Latina o la Guerra Civil española. Además, si añadimos que para mí la subtrama más interesante era la que tenía relación con los poetas Verlain y Rimbaud, que no conocía hasta comenzar esta lectura, y la base para la creación de una novela desde cero, entenderéis lo perdida que me he encontrado. Eso sí, puedo aseguraros que he aprendido mucho, una de las cosas que más me atrae cuando leo un libro nuevo.


Una novela llena de misterio e investigación alrededor del poder, el dinero, la presión internacional y la financiación, sin duda real, por parte de grandes grupos, para controlar el devenir del mundo en relación con la religión. Es como si entrásemos en contacto con los que mueven los hilos de las marionetas. Además, toca otros temas como abusos, violación, chantajes, congregaciones religiosas, documentos, historia reciente, e incluso terrorismo.

Al terminar se te queda un regusto a pudo ser, quizás haya sido o seguro que ha sido... 

#ReseñasSancho
#ElPoder #ElDinero #LosSecretos #Financiación
#Actualidad #Historia #LoQueFue
#SecretosDeFamilias #Estudios #Bancos
#GruposDeFinanciación #Abusos






Comentarios

Entradas populares de este blog

Primer sorteo del blog

Historias eróticas para viudas del Punyab, de Balli Kaur Jaswal

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

Tres sorteos para celebrar el verano

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott

Nadie me ofende impunemente - SORTEO #1

El juego de la inocencia - SORTEO #7

Locos, ricos y asiáticos, de Kevin Kwan

La hermana luna (Siete hermanas #5), de Lucinda Riley