Pride and Prejudice (Orgullo y Prejuicio)

Orgullo y prejuicio, publicada por primer vez en 1813 como anónima, es la novela más conocida de Jane Austen y está considera la primera comedia romántica por excelencia. 
Fue escrita mucho tiempo antes de ser publicada, cuando su autora tenía tan solo 20 años. El primer título que tuvo fue First Impressions.
A pesar de ser contemporánea a cuando se escribió, se ha convertido en una historia a temporal ya que la base de su trama no entiende de épocas ni sociedades, y quizá ese sea el secreto de su éxito. 
Nos presenta a una familia de la nobleza rural con cinco hijas en edad casadera y cuya existencia se revoluciona por la llegada a la región de un rico soltero que se convierte en el objetivo de la madre para que se case con su hija mayor. Este soltero viene acompañado por sus hermanas y su mejor amigo, también soltero, mucho más rico que él y mucho menos simpático. A partir de entonces comienza esta aventura de primeras impresiones, personajes orgullosos y personajes llenos de prejuicios, y todo ello en la Inglaterra de finales del siglo XVIII con sus fuertes normas sociales. 


La lectura de esta novela está dentro las LC de folloner@s por el año del 200 aniversario de Jane Austen y por el mes homenaje que Las inquilinas de Netherfield han organizado. Es la cuarta novela de Jane Austen que releo este año y mi idea es leer todas al menos una vez de aquí a diciembre.

Con Orgullo y Prejuicio siempre he tenido una relación muy especial. Fue la primera novela que leí de esta autora. La primera vez tenía 17 años y reconozco, con cierta vergüenza, que no sabía ni quién era Jane Austen. Cogí casi por casualidad uno de los libros de la biblioteca familiar y empecé a leerlo sin muchas expectativas. No me podía esperar entonces que una historia me atrapara tanto y consiguiera que no pensara en otra cosa que seguir leyendo. Leer por primera vez algunas de las palabras de esta novela, es algo increíble. Todavía recuerdo la cara que se me puso con el "momento declaración", el corazón me dio un vuelco y casi sentía lo mismo que la protagonista porque no estaba preparada para ello.

Desde entonces, las sensaciones que he experimentado con cada una de las relecturas han sido distintas, según mi estado de ánimo. Recuerdo una época que leía el libro al menos una vez al año, y de manera concentrada, como cuando haces una maratón televisiva, me leía la novela de un tirón, en un fin de semana.

Como en otras novelas de Jane Austen, la descripción de las normas sociales, del día a día de la alta sociedad inglesa, con sus diferencias entre la nobleza rural y la nobleza londinense, las relaciones entre hombres y mujeres, sus expectativas de futuro, los bailes, los encuentros, el matrimonio, la educación de la mujer... todo esto está muy presente. Además, tenemos una trama al estilo chica conoce a chico, chica odia a chico, chico se declara, chica rechaza a chico y chica se arrepiente... muy actual y muy de época, porque a esto le añadimos normas sociales, algún mal entendido, unos diálogos muy inteligentes, y un importante desarrollo personal de los dos personajes protagonistas.

Dejando de un lado la historia de amor y ese final tan esperado, el cambio que se produce en ellos durante toda la novela es increíble, desde el momento en el que chocan y todo se desencadena se te queda la sensación de que son mejores cuando están juntos. Él es lo que ella necesita, en muchos aspectos, y ella es lo que él necesita para crecer.

El tema central de la historia son esas "primeras impresiones" (muy acertado el primer título), y cómo el orgullo nos ciega muchas veces y nos obliga a tomar decisiones probablemente equivocadas, y cómo los prejuicios hacen que no seamos conscientes de lo que nos rodea y juzguemos actos y personas erróneamente. 

He leído la novela en inglés, y ha sido la primera vez. Reconozco que era una asignatura pendiente y que me ha costado más de lo que me esperaba. Ha sido curioso ver cómo algunos momentos los he percibido de una manera distinta, así como mis sensaciones con los personajes. Elizabeth no me ha gustado al principio, y eso no es algo que hubiera notado en lecturas anteriores. No la recordaba tan mordaz en algunos momentos, ni tan crédula en otros (os aseguro que la hubiese zarandeado para que espabilara). Creo que se deja engañar con demasiada facilidad para ser una heroína, aunque reconozco que el cambio que da cuando se da cuenta de ciertas cosas le aporta mucho carácter y fuerza. No es fácil reconocer que nos hemos equivocado, y ella lo hace sin dudar, ayudada por lo que Darcy representa, no lo olvidemos. Sigue siendo, en cambio, uno de los personajes femeninos con las mejores respuestas y las más inteligentes que he leído.

Él sigue siendo Él, con mayúsculas. Me gusta desde el principio, desde sus comentarios no adecuados, desde su petulante comportamiento, y, sobre todo, cuando reconoce que el orgullo le ha impedido ser mejor persona desde siempre. Sí, lo sé, eso no fue lo primero que pensé cuando leí Orgullo y Prejuicio a los 17, pero ahora es diferente, y no puedo evitarlo. Mr. Darcy será siempre Mr. Darcy para mí.

Lo demás que queda por comentar se puede resumir en pocas palabras: Orgullo y Prejuicio es una novela inteligente, llena de situaciones que marcan el devenir de unas hermanas y el afán de su madre por casarlas, con un toque de sarcasmo, habitual en las novelas de esta autora, cierto costumbrismo, una gran historia de amor (o dos), que vence parte de las convenciones sociales, y una narrativa tan cuidada y exquisita que consigue que te adentres en esa sociedad y que la sientas demasiado cercana para los 200 años que nos separan de ella.

No puedo decir mucho más, sólo que la leáis. Si ya lo habéis hecho, no dejéis de hacer una relectura, la disfrutaréis, y si no lo habéis hecho todavía, no dejéis de hacerlo; os sorprenderá, aunque hayáis vista alguna de las adaptaciones cinematográficas o televisivas, ya que la novela tiene giros diferentes y momentos muy especiales.

#JaneAusten200
#Relectura #JaneAusten
#OrgulloYPrejuicio
#OrgullosoÉlPrejuiciosaElla
#DiálogosInteligentes #MomentosInolvidables

#folloner@s

Si te ha gustado, sigue mi blog 


Comentarios

  1. Totalmente de acuerdo con lo que comentas. Yo no tengo medida con ella, es una de mis novelas favoritas. La he leído muchísimas veces y ninguna ha perdido encanto. Leerla en inglés es todo un reto pero creo que merece la pena (aunque te cueste la vida, como me pasó a mí al principio).
    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo curiosidad por saber si también le darías un par de guantazos a Lizzy en algún momento...
      Un beso y gracias por pasarte por aquí

      Eliminar
    2. Sí, en más de un momento. Darcy es muy orgulloso pero los prejuicios de Lizzie la hacen a veces altanera y desdeñosa. Por eso es una novela estupenda, porque a pesar de todos esos manifiestos defectos eres capaz de querer a los dos

      Eliminar
  2. Hola, me alegro mucho de que hayas disfrutado de la relectura :-)

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola, guapa!
    Coincido plenamente contigo, es una historia que te atrapa desde el principio, sobre todo las personalidades y los encuentros de los personajes principales, aunque los secundarios no desmerecen, ¡también están muy bien construidos! Yo lo leí por primera vez a los 18 años y lo releí a los 20. Creo que la releeré a los 21 también, a los 22... y así hasta que me muera jajaja en serio, me encanta, la disfruto un montón y, como tú dices, la escena de la primera declaración es espectacular! Desgraciadamente, este es el único libro de la autora que he leído hasta el momento... pero pronto me leeré 'Mansfield Park', a ver qué tal está ^^
    Un abrazo y pásate cuando quieras :3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La relectura de Mansfield Park será el mes que viene, creo (solo la he leído una vez). Te animo con Persuasión... creo que te gustará

      Eliminar
  4. Es mi novela favorita de Austen y hasta hace no mucho solía releerla cada año. Y sí, esa escena de la primera declaración aún sigue poniendo mi corazón a mí, es un diaólogo maravillosamente escrito que, cuando lo leo una vez, tengo que volver a leerlo. Yo voy a leerla ahora por primera vez en inglés y espero que no me cueste mucho! Magnífica reseña. Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa sensación cuando él "escupe" el no he podido evitarlo a pesar de intentarlo con todas mis fuerzas y ella le da un zasca de manual... adoro esta novela y todo lo que representa

      Eliminar
  5. Qué te puedo decir yo... totalmente de acuerdo en todo. Darcy siempre será Darcy, pero Lizzy con las relecturas, y con la versión en inglés, como bien dices, pierde. Recuerdo que yo en esta última relectura incluso pensaba "para lo lista que te crees, te dejas guiar demasiado rápidamente por una cara bonita"... jajaja. No sé, es una historia maravillosa (que yo creo que abrió camino y que resulta evidente que su esquema en la relación entre Lizzy y Darcy se sigue en la actualidad en muchísimas novelas de corte romántico), pero que con el paso de los años y las relecturas cambia en la percepción que tiene de ella el lector.

    Por cierto, para mí también Darcy es Colin Firth forever!!... jajaja.

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto... supongo que era imposible que en el fondo no deseara o buscara lo mismo que el resto de las mujeres de esa época, casarse o enamorarse (teniendo en cuenta lo que significaba enamorarse entonces). Al final, la más fiel a sí misma es Charlotte, practicidad ante todo, ella conoce la realidad de su situación y sus limitaciones y actúa en consecuencia.

      Gracias por pasarte a comentar. Un beso

      Eliminar
  6. Hola!!!! Este libro nunca me he puesto a leerlo y he visto las películas que han hecho. Ella tiene una visión más allá de la época en que vive y me gusta la relación con el Sr. Darcy.

    Besitos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La chica que dejaste atrás, de Jojo Moyes

La dama del paso, de Marisa Sicilia

Silentium. Isidro R. Ayestarán

Espérame en Nueva York, de Caroline March

Desde el alma, de Carol J. Giraldo Quintero

El último rey de África, de José Antonio Quesada Coves

Mis compras en digital en septiembre 2017

Cumbres Borrascosas, de Emily Brönte

Álteravita, de Estefanía Yepes

El señor de la medianoche, de Laura Kinsale