Cazadores de ambiciones, de Aída del Pozo

Cazadores de ambiciones
Autopublicado
321 páginas 
Participante #PremioLiterario2017

«Hemos nacido en una sociedad que necesita de la existencia de personas como nosotros, capaces de llevar sus riendas y de ser sus guías. Le proporcionamos estabilidad y, a cambio, ella nos otorga privilegios por hacer girar el complejo engranaje que permite que funcione. Manejamos los hilos y tomamos lo que nos corresponde por realizar tan importante labor. Los que hemos nacido líderes debemos aceptar, sin modestia ni rubor algunos, nuestro premio». 
«Usted desconoce su potencial, querida. El sexo, el juego, el alcohol o las drogas no son nada más que un simple divertimento entre todos los placeres de los que podría gozar si ingresara en nuestro club. No se imagina el inmenso placer y la lujuriosa carga de adrenalina que llega a invadir nuestras venas cuando hacemos algo prohibido por ser considerado depravado, cruel e indigno de un ser humano. Experimentar qué se siente al cruzar los límites de lo ético es, en definitiva, maravilloso. ¡Sentirte libre, desnudo de prejuicios y convencionalismos, dueño de tus actos, señor de tus deseos más ocultos y hacerlos realidad! La liberación es total cuando traspasamos esos límites y engancha más que la droga más adictiva. La libertad en estado puro. ¡Arriba, a las nubes, ser un semidiós! ¡Usted ha nacido para ser diosa, pero aún no lo sabe!». 
Si te hallaras ante una encrucijada moral, ¿qué harías? ¿Cruzarías la línea para proteger a quien quieres? Y si lo hicieras, ¿cuál sería tu límite? Ahora, María deberá decidir cruzarla o no… Jugar o huir. 

Novela más visual que literaria, nos trae una historia donde el poder, la ambición y el placer mueven parte de la trama, y en la que la protagonista camina por un línea que la obligará a tomar decisiones, más allá de lo que debe o, incluso, quiere hacer, y por encima de sus propios principios, o no (eso lo descubriréis a medida que leáis). Gracias a esta característica, la novela se presta a miles de imágenes, algunas más placenteras que otras, que pueden rozar la repulsión o el hastío en momentos muy concretos. Estoy convencida de que esa dualidad es algo que buscaba la autora al escribirla; dejarnos las mismas sensaciones que experimenta María a lo largo de la novela, y, por qué no confesarlo, sus mismas dudas.

No os desvelaré nada si os digo que tenemos, como eje principal, a un par de amigas, triunfadoras, ricas, atractivas, con situaciones personales diferentes y con anhelos distintos. De ahí parte la historia. Tras un primer encuentro se ven envueltas en algo que les atrae y les intriga a partes iguales, aunque no de la misma forma a las dos, y que van descubriendo con miedo pero con ganas. En eso constituye el planteamiento y nudo de la historia.

Ha sido una lectura muy ágil, rápida, que no decae en ningún momento, en la que se mezcla ambición, poder, sexo, drogas y conciencia. Con una narración más que correcta, Aída nos trae esta vez una historia que te mantiene atada a sus páginas hasta el final, al estilo de las películas en las que se mezcla intriga, con un doble juego y algo de género negro, por la violencia de algunas escenas. Esta autora sabe mostrarnos que las personas no son buenas o malas, sino que existen matices, vértices, y que podríamos actuar en contra de nuestros principios a pesar de nosotros mismos, según la situación en la que nos encontremos y la libertad que tengamos. 

Es verdad que he encontrado cierta previsibilidad en la historia, y he echado en falta esa sorpresa que tanto me gustó en El día que perdí mi sombra. Entiendo el doble juego, así como la disyuntiva en la que se encuentra María, y creo que eso es lo mejor que tiene la historia, junto con el manejo de las escenas violentas, que llegan a incomodarnos tanto como a las protagonistas. Puede que esta parte no le guste a todo el mundo pero a mí me parece que es la que le aporta solidez a toda la historia, la que hace que sea más real, más cierto, más impactante.

Por otro lado, hay partes que me parecen cogidas por un hilo y poco profundizadas. Creo que esperaba más del personaje de María y de su forma de enfrentarse a todo. Quizá he echado en falta algo de sinceridad en sus acciones y más pasión. Sí, creo que ha sido eso, he necesitado verla más desesperada, con más incertidumbre, que las cosas le afectaran más... sé que es un personaje muy fuerte, que lleva el peso de la historia, pero a él se le ve más, se le siente más; en cierta manera, para mí, él es mucho más consecuente con sus acciones y mucho más sincero. 

Otro punto interesante son las escenas de sexo explícito que aparecen en la narración. No estamos frente a una novela erótica, pero sí de alto contenido sexual, ya que la trama lo requiere. El sexo suele estar muy presente en las novelas del género noir, pero quizá no de la misma manera que aquí, que se acerca más a la literatura erótica. En este mundo de poder, ambición y lujo, el sexo y el placer, en todas sus vertientes, es una herramienta esencial que lo inunda todo; belleza, juventud, desenfreno, poder, sexo, placer, dolor e, incluso, dolor, físico y mental, todo ello gira en torno a este club del que nos hablan en la sinopsis y en el que, estoy convencida, la realidad supera la ficción. 

#CazadoresDeAmbiciones 
#sexo #drogas #poder #ambición #control #privilegios 
#elmundolomanejanlospoderosos #dioses #placer 
#secreto #dolor #muerte #vida 
#PremioLiterario2017

Si te ha gustado, sigue mi blog 


Comentarios

  1. A esta escritora la tengo pendiente, sus libros me llaman mucho

    ResponderEliminar
  2. Buena reseña, quizá me anime más adelante, ahora me es imposibleee.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por tu reseña, Carmen. ¡Vamos a por el premio! ¡Espero que leas el próximo! Un abrazo desde Madrid.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La magia de ser Sofía

Mis 10 mejores lecturas

Silentium. Isidro R. Ayestarán

Adulterio

La chica que dejaste atrás, de Jojo Moyes

Ningún escocés verdadero

Esperando a Robert Capa, de Susana Fortes

La magia de ser nosotros

Cartas a un amor perdido

Por una cama de princesa