La Partitura. Música para Adam


En Londres, Adam, un joven compositor, pierde la vista en un accidente y ciego descubre lo vacía que estaba su vida a pesar de contar con el éxito profesional y la que todos consideraban la pareja perfecta. Solo y adaptándose a la ceguera, Adam decide buscar lo mejor de sí mismo, de sus amigos y vivir plenamente. Lo único que teme es componer, hasta que un día el director de la ópera de la ciudad acude a pedirle un favor y semanas más tarde escucha a una chica tocar el piano. Y entonces aprende a ver con el corazón.
En Nashville, Charlotte, una pianista de música country, hace una promesa y lo deja todo para terminar la carrera de música en Inglaterra aunque allí se niega a establecer lazos con nadie pues su paso será solo temporal. Charlotte no quiere sonreírle a sus vecinas, no quiere entablar amistad con sus compañeros de clase ni tocar con ellos en una tintorería abandonada y no quiere que su corazón despierte y descubra el amor de verdad. Y por encima de todo no quiere volver a componer ni a tocar el piano jamás. 
En París, en 1830, un joven granjero huye del campo hacia la ciudad para convertirse en músico, pero allí estalla la revolución y él encuentra el amor en el lugar y el momento más inesperados. 
En Mallorca, dentro de una caja abandonada en un ático aparecen un manojo de cartas entre Chopin y la que fue su amante George Sand y entre esas cartas hay la que podría ser la última partitura inacabada del compositor. 
La iglesia de Saint Martin en Trafalgar Square anuncia el concierto del año, el pianista que va a tocar, las personas que lo acompañan, llevan meses captando el interés de la prensa. La historia que rodea la partitura es aún más fascinante pues está envuelta de secretos, misterio, pasión y un gran amor.


Tres días me ha costado ponerme delante del ordenador a escribir esta publicación. Todos los lectores sabemos que las expectativas no son muy buenas compañeras de lectura y eso hace que muchas veces no disfrutemos totalmente ya que esperamos demasiado y recibimos poco. Podría ser éste el caso, pero no es del todo exacto.

La historia es bonita, tiene mucho sentimiento (sobre todo en la parte final de la misma). Anna nos presenta a dos personas aparentemente hundidas, que coinciden y se encuentran alrededor de una partitura que les cambia la vida. A medida que vamos leyendo, su historia nos va siendo revelada y nos acercamos más a ellos y a sus sentimientos. Están rodeados por un grupo de personajes que les acompañan y completan la trama. Por todo esto podríamos decir que es una buena novela.

A pesar de que me costó entrar en esta lectura hasta el momento en que los protagonistas se conocen, reconozco que algunas escenas y diálogos entre ellos me sacaron algún suspiro. Además, los capítulos paralelos con la Partitura como protagonista te dejan los sentimientos a flor de piel en algunos momentos, incluso es fácil que te arranquen alguna lágrima. 

He leído muchas (o varias) novelas de esta autora y la considero un referente en la romántica española, y seguiré leyendo cualquier novela que nos presente. Adoro su manera de narrar y de hilar una historia, permitiéndonos acompañar al narrador desde el principio hasta el final, pero en La Partitura he visto a una autora insegura en algunos párrafos, con errores narrativos casi de principiante, repeticiones, confusiones verbales (ir y venir no es lo mismo se mire por dónde se mire) y alguna falta ortográfica y error tipográfico. Esto está presente sobre todo al principio, lo que me sacaba de la historia y me impedía disfrutar de su lectura. 


El precio de este libro en digital obliga a la editorial a darnos un producto de calidad, por lo que humildemente creo que a la novela le hace falta una revisión, o corrección, según se mire, sobre todo a nivel de prosa. Si no supiera que es imposible, diría que estamos ante una mala traducción.

No puedo evitar pensar que lo que podría haber sido una historia increíble de amor y de renacimiento, con sentimientos a través de la música, se ha quedado en una buena historia pero desmejorada por los errores que siendo quien es la autora no se pueden pasar por alto.

#LaPartitura #MúsicaYSentimientos
#AmorVerdadero #Dolor
#Remordimientos #Familia
#Tristeza #Soledad



Top blogs de Libros Dame tu voto en HispaBloggers!

Comentarios

  1. Hola!
    Es verdad que las expectativas son nuestras peores enemigas!! y eso que salen de una misma, verdad? y eso da mucha rabia si luego la historia no corresponde, jejej
    Qué te voy a decir que no sepas de lo que me ha parecido esta novela, jeje, intento ser objetiva siempre, pero con esta autora me es imposible :P, a mí sí me ha parecido redonda, y quizá por eso, estos errores de forma no los he visto.
    bueno, sí veo los de ir y venir, y es cierto que eso tendrían que corregirlo, porque por lo visto, me voy a poner en plan profe, jejej, en catalán se usan distinto, o como que lo traducen del catalán al castellano y de ahí la confusión, algo así, jeje, pregunta a Patri, la narradora y ella te explica, jeje, pero es un poco como los leismos o laismos según el sitio (yo soy de madrid y alguno tengo, y aunque esté mal, yo ni me doy cuenta)
    En fin, vaya rollo, patatero, jeje, pero es que este es un tema que lo he hablado con más gente :)
    A por el siguiente libro, un beso!!
    S

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo, yo los laísmos los llevo fatal. De todas maneras, hay ciertos errores que no deben ser admisibles en una novela de esta categoría y de esta editorial.
      Me encanta esta autora y seguirá siendo una de mis favoritas y, quizá por ese motivo sea más estricta con ella, pero...bueno... dejémoslo estar, prefiero pensar en su próxima novela.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Hola, le tengo muchas ganas a esta novela, pero después de leerte casi que me voy a esperar a una oferta. Gracias por la reseña.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Hola, pues que mal que la historía tenga esos errores que no permitan disfrutarla totalmente, se ve una historia muy bonita y si se me presenta la oportunidad la leo.

    ResponderEliminar
  4. Hola!!!! He pasado un por encima la reseña ya que me lo quiero leer pero he visto que el libro tiene errores y eso es una pena, espero que cuando lo lea estos errores no me desilusionen de la historia en si.

    Besitos

    ResponderEliminar
  5. Yo estoy contigo Carmen y desde mi punto de vista es imperdonable que una editorial como es la que publica el libro nos quiera tomar el pelo. Casi seis € para encontrarme un trabajo de una calidad baja. Decepcionada totalmente con la editorial y con la gente que no puede decir las cosas como son.

    ResponderEliminar
  6. La verdad es que en esto estoy contigo, y eso que para mí Anna es de mis autoras preferidas en romántica. Hay momentos en los que confunde verbos (ir y venir), pero por lo demás he disfrutado de la novela, sobre todo el último tercio, que es lo mejor sin duda.
    Un besito :D

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola!
    Pues no he leído nada de la autora y este libro me llamaba un poco, pero al mismo tiempo no sé, no terminaba de convencerme. Por lo que leo creo que tendría una opinión parecida a la tuya, a veces hay historias que sí, están más o menos bien, pero es que es inevitable ver lo que podrían haber sido y eso deja una sensación agridulce.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  8. Hola!!
    Pues opino como tú, es el libro que menos me ha llegado de la autora. No soy una entendida de ella, apenas habré leído 6 de sus libros, y más o menos me han gustado todos, pero es que me daba la sensación de que la autora se repetía bastante con todo lo relacionado a Charlotte. ¿Lo bueno del libro? Adam y las partes narradas por Folie, que me parecieron muy curiosas :)
    Gracias por la reseña!!
    Besos :33

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La magia de ser Sofía

Mis 10 mejores lecturas

Silentium. Isidro R. Ayestarán

Adulterio

La chica que dejaste atrás, de Jojo Moyes

Ningún escocés verdadero

Esperando a Robert Capa, de Susana Fortes

La magia de ser nosotros

Cartas a un amor perdido

Por una cama de princesa