Muerte sin resurrección, de Roberto Martínez Guzmán

Eva Santiago #1
260 páginas
Autopublicado
Publicado 1 de enero de 2012

Una serie de asesinatos amenazan la tranquila ciudad de Ourense en plena Semana Santa, aparentemente sin relación alguna entre ellos. Pero una señal de identidad de la asesina deja claro que se trata de la misma persona, Emma, una chica sumamente inteligente con un plan elaborado y un motivo que la lleva a actuar de esa forma. Eva, comisario de policía, será la encargada del caso. Así comienza una carrera contrarreloj para evitar más muertes.

Esto de tener el kindle lleno de libros electrónicos es algo abrumador e, incluso, temerario, no solo porque cuanto más tenemos más queremos y más agobio sufrimos (una pura contradicción, lo sé, pero es justo lo que pasa, os lo aseguro), sino porque podemos llegar a acumular títulos muy interesantes durante más tiempo del que nos gustaría reconocer, y algo así no tiene mucho sentido, realmente. 

Compré esta novela en octubre del 2016 y, aún sabiendo que me iba a gustar, no ha sido hasta este mes cuando por fin me he animado con ella. Madre mía, son dos años y medio con el ebook sin leer. Sé que esto es muy común y los que disfrutamos muchísimo leyendo solemos comprar por impulso aunque no tengamos tiempo, y esto nos provoca un poco de mala conciencia de lector, que es algo que existe y nos persigue (yo soy así).

Bueno, para poneros en antecedentes sobre esta novela, imaginad una historia situada en Ourense, Galicia, en Semana Santa, un lugar donde normalmente no ocurren muchas desgracias; tenemos una cuenta atrás alrededor de unos asesinatos que van ocurriendo de forma casi escalonada, con pocas pistas, perfectamente ejecutados; una inspectora inteligente, clara y directa, que intenta descubrir qué está pasando; y una asesina fría, organizada y sin dudas; y todo ello bañado de color negro con mucho acierto.


Ha sido una muy buena lectura para comenzar el año. Me ha encantado. Hay muerte, mucha muerte, como dice el título, y no hay resurrección, porque no hay perdón ni redención. Eso sí, el lector es un privilegiado, porque es conocedor de casi todo, o al menos de gran parte, y su interés viene por descubrir quién ganará el pulso que ha comenzado y cómo terminará.

Es una novela negra en toda regla, con un hilo argumental claro, definido, y una trama que, sorprendentemente, conduce de manera magistral Emma, la protagonista de esta historia, la parte oscura, el personaje que nos mantiene intrigados y nos conduce hacia donde ella quiere, y no tanto Eva Santiago, mero peón o, en cierta manera, testigo de lo que Emma ha decidido que sea.

Si bien comencé algo desubicada por la expectativa de reencontrarme con Eva Santiago tras haber leído Siete libros para Eva, una vez que acepté mi error al encajar que Eva, protagonista de su propia historia en ese libro, en esta es únicamente la inspectora de policía que deduce, o al menos lo intenta, los siguientes pasos de Emma, disfruté con cada uno de los sitios por donde me llevaba la trama, sin intentar adivinar qué era lo siguiente que iba a pasar. Supongo que el hecho de que el narrador no se centre en la personalidad de Eva o de Emma es para que no nos perdamos lo verdaderamente importante de esta historia, los asesinatos (muerte sin resurrección) y su conexión. Emma es una magnífica ejecutora, Eva es una perfecta conductora de la investigación, y ambas mujeres, que podrían parecer conectadas, me han hecho sentir más segura durante la lectura.

Me ha parecido una historia ágil, dinámica, interesante, con mucha intriga, con la violencia justa y el sabor negro que te aportan los crímenes de este tipo, en cierto manera sin filtros y bien orquestados, y sin mostrar excesivo regodeo en las miserias humanas o en esos "pecados" que suelen buscar redención. Una novela muy fácil de recomendar para los amantes del género; con un anti-héroe femenino y fuerte, Emma, y su particular cruzada.


Se agradece que el texto sea limpio, sin grandes descripciones que enturbien el objetivo de la lectura, la historia, los hechos, el peso que tiene todo eso en la acción, y todo aderezado con los sentimientos que se suponen o se intuyen, porque los actos y las palabras así nos los dan a entender. Lo dicho, un texto inteligente, intrigante y que nunca decae. Se lee con muchas ganas. Me ha parecido una trama no tanto escrita para sorprender sino más bien para apreciar los caminos por donde es capaz de ir el ser humano al buscar cubrir sus necesidades vitales; es una trama que ya está definida y que no se pierde, es justo lo que tiene que ser y va justo por donde debe ir. Da la impresión de que no se tuerce o quiebra.

Por cierto, un punto extra por ese final. Termina muy arriba, con seguridad y acierto. No me esperaba otra cosa.


Comentarios

  1. No es el tipo de género que suelo leer, pero no tiene mala pinta!!! muy buen post guapa

    ResponderEliminar
  2. Eso me pasa a mí. Que tengo este libro desde hace que ni me acuerdo, pero perfectamente puede ser del año que tu dices. Pero es que siempre anteponga nuevos libros no sé como lo hago.
    Aunque este año la lista se va reduciendo.
    B7s

    ResponderEliminar
  3. Eso me pasa a mí Carmen que tengo el libro desde hace no se sabe cuánto. Pues quizás desde cuando tu dices. Pero siempre surge algo... o algún libro al que le damos prioridad.
    Cuánto más tenemos más queremos.
    Pero vamos, género que me encanta. Así que derrapando y adelantando.
    B7s

    ResponderEliminar
  4. Me gustó muchísimo esta historia pero es verdad lo que dices del Kindle, parece que como no ocupan sitio nos olvidamos de ellos. A mí los físicos como que me duelen más por verlos cada día.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Jo pues yo también lo tengo en el Kindle desde gace un montón, a ver si ahora wqu me lo has recordado me animocon ella.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Hola, Carmen. Me identifico al cien por cien con la acumulación de libros en mi lector, y sigo añadiendo más y más... Anoto esta lectura.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. hola esta novela la leí hace tiempo y recuerdo que estuvo entretenida, y coincidimos en varios puntos, chao un saludo

    ResponderEliminar
  8. Yo lo leí hace ya seis años y me lo pasé pipa haciéndolo
    Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

Primer sorteo del blog

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

La hermana luna (Siete hermanas #5), de Lucinda Riley

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott

Historias eróticas para viudas del Punyab, de Balli Kaur Jaswal

Piso para dos, de Beth O'Leary

Tres sorteos para celebrar el verano