Al abrigo del mar, de Beatriz Manrique

Páginas: 300
Idioma: Español
ASIN: B07L8GN17T

Un amor que nacerá bajo la complicidad del rumor de las olas. 
Astrid Sell es una joven educada en un entorno refinado y acomodado. Una dama con clase que entiende lo que se espera de ella conforme a su posición. 
Román Guirao es un joven humilde que trabaja desde su niñez en la taberna familiar. Un hombre que sabe que las mujeres como Astrid están vedadas a los hombres como él. 
El periodo estival, un paseo por la costa de Mojácar y el vuelo de un sombrero provocarán el encuentro de estos dos jóvenes cuyo amor deberá enfrentar sus diferencias sociales así como diversas adversidades que pondrán a prueba la veracidad, la lealtad y la fortaleza de sus sentimientos. 
Una novela enmarcada en la sociedad almeriense de la última década del siglo XIX, cuya riqueza derivada de la minería, se convertirá en el escenario de la historia de dos personas con unos orígenes tan alejados como diferentes.

Esta vez la autora nos lleva de viaje directos a su tierra, Almería, y nos coloca en una de mis épocas preferidas, literariamente hablando (no solo por libros escritos entonces sino también por libros ambientados entonces), finales del siglo XIX. Es un momento muy interesante porque se comienza a vislumbrar un cambio en la sociedad importante, aunque todavía permanecen costumbres muy arcaicas o viejunas, la mujer lucha por encontrar su sitio en la sociedad y tener libertad de decisión, y la línea que separa las clases sociales ya no es tan inexpugnable. 

En medio de la convulsa situación que hay en la minería almeriense, y con el fondo de las luchas, las huelgas, el empobrecimiento del campo, aunque sin tener un peso importante en el devenir de los hechos, nos encontramos una historia aparentemente sencilla, con una cuidada ambientación y narración, sobre el amor de dos jóvenes que no estaban destinados a quererse; bueno, ni siquiera a mirarse. Aunque pueda parecer que con este sencillo argumento está todo dicho, os aseguro que no es así, porque solo con la delicadeza y facilidad que tiene la autora para construir estos personajes y, sobre todo, sus momentos juntos, ya es una lectura muy recomendable.


Podríamos resumir todo como chica de clase social acomodada y educación exquisita conoce a chico silencioso, trabajador y humilde, y, prácticamente a partir de sus miradas, se encuentran; de ahí surge una secreta y maravillosa amistad, bañada por la luz de la luna y "el rumor de las olas", y la trama se desencadena. Pero si nos quedásemos solo con esto estaríamos perdiéndonos esa parte tierna y preciosa que nos trae la historia de amor, esos problemas tan ciertos y reales que les duelen a los personajes, y a nosotros como lectores, esa lucha individual que acomete cada uno de manera separada y que parece que va en sentido contrario, y el placer de acompañarles hasta la confluencia, porque la hay, tenedlo claro, al final del camino

Roman es un personaje de esos que en algunos momentos los ves buenos y tiernos y en otros hombrunos y cabezotas, pero con el buen fondo del que adora a su familia, a los suyos y a la gente. Tiene la delicadeza de quien usa los ojos para mirar y pintar maravillas y el ardor de quien ama con todo y sufre por todo.


Con ese sencillo gesto lo único que él había logrado fue que olvidarla se tornara más difícil de lo que debía ser.

Astrid es dócil, buena, tranquila pero se vislumbran un ardor y una pasión tras su mirada que definen la seguridad en sus decisión que demuestra frente a todo y a todos. Es quien se atreve, quien sufre más y quien, al final, gana. Olé por ella y esa manera de tirar hacia delante

Por cierto, el giro que da la historia no era lo que tenía en mente cuando comencé a leer esta novela y el soplo de realidad que me da, en parte, hace que aprecie más el esfuerzo de la autora al encajar todas las piezas

  




Comentarios

  1. ¡Ayyy Carmen!! ¡¡Que reseña más preciosa, por favor!! Estoy enamorada de todo lo que has escrito y cómo lo has descrito. ¡Muchísimas gracias por leer la novela y regalarme estas palabras tan bonitas de la historia de Román y Astrid! No sabes cuánto me alegra que hayas disfrutado su lectura. Estoy emocionada, me ha llegado al corazón todo lo que he leído y la cita de Román me ha encantado y los fanarts también!. ¡Muchas gracias, de verdad! ¡Un besazo, guapísima!! <3 <3 <3

    ResponderEliminar
  2. Pues me llama la atención y lo leeré, muy buen post como siempre Carmen!! besos

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo! Es una historia dulce y muy bonita, para mi gusto, muy bien narrada y ambientada. Me sorprendió muchísimo lo cómoda que me sentí leyéndola y le tengo mucho cariño, la verdad.
    Una reseña estupenda, Carmen!!
    Besotes!!

    ResponderEliminar
  4. ¡Holaaa!

    Pues me llama mucho el contexto histórico y el sitio en el que se desarrolla, aunque no tenga tampoco muchísima importancia para la historia de amor en sí, es interesante.
    Además, no se, me llama la atención, la forma en la que hablas del romance de estos dos que no se supone que debería de existir... ay, parece muy tierno.

    ¡muchos besos!

    ResponderEliminar
  5. Una reseña estupenda!!
    hasta la fecha, es mi favorito de la autora. Me encantó ;)
    un besote

    ResponderEliminar
  6. Pintaza!!! Otro a la lista. No tengo bastante vida para todos los libros que tengo pendientes!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Primer sorteo del blog

Historias eróticas para viudas del Punyab, de Balli Kaur Jaswal

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

Tres sorteos para celebrar el verano

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott

Nadie me ofende impunemente - SORTEO #1

El juego de la inocencia - SORTEO #7

Locos, ricos y asiáticos, de Kevin Kwan

La hermana luna (Siete hermanas #5), de Lucinda Riley