Confesiones verdaderas, de Rachel Gibson


301 páginas
Publicada por Vergara
Hope, una periodista que trabaja para un tabloide de Los Ángeles, visita una pequeña ciudad en busca de inspiración, y encuentra mucho más que lo que esperaba… incluyendo un asesinato y un sheriff local terriblemente atractivo. Una entretenida novela que combina con éxito el misterio, el romance y el humor.
Todos en Gospel, Idaho, saben que los pecados del mundo tienen su origen en Los Ángeles. Por eso, cuando Hope Spencer, angelina y reportera de un periódico que se vende en los supermercados, llega a la ciudad, todo el mundo se prepara para los problemas que pueda causar... y que causa.
Dylan Taber es, de lejos, el hombre más atractivo de los alrededores. Las mujeres de Gospel viven prendadas de él... ¿cómo es posible entonces que llegue una chica de ciudad y consiga cautivarlo?



Aunque Rachel Gibson es una autora americana cuyos libros he visto por ahí, nunca me había animado a leer uno de ellos, así que de nuevo es gracias al Reto Rita el descubrimiento. Es verdad que como lectora, más o menos reciente, de novela romántica no he leído mucha novela romántica americana sino que me he centrado más en creación nacional. Hace un tiempo descubrí a Susan Elizabeth Phillips (la serie Chicago Stars, Fancy pants o Ella es tan dulce) y hace no tanto he leído algo de Nora Roberts, aunque en este último caso sin mucho éxito, la verdad. Rachel Gibson creo que se puede encuadrar dentro de este tipo de escritoras aunque con algunas diferencias.



Uno de los puntos que más me ha gustado de su estilo es la sencillez en la trama, sobre todo para este tipo de lecturas. SEP es una artista creando historias pero no son tan sencillas y tienen más idas y venidas, y Nora Roberts, según mi experiencia, las complica demasiado sin cerrarlas como toca. Con Gibson no me he encontrado este problema, y la verdad es que lo he agradecido. Me apetecía algo así en estos momentos y este libro ha sido todo un acierto.

Confesiones verdaderas es una novela que se centra en un pueblo pequeño de Idaho; uno de esos pueblos en los que todo el mundo se conoce, todo el mundo habla de todo el mundo, todo el mundo se protege... pensad en cualquier película americana de sobremesa y tendréis el escenario de esta novela. Es curioso como sin haber viajado a uno de estos pueblos somos capaces de reconocer muchos parámetros comunes a todos ellos. Hemos paseado por sus calles, hemos entrado en sus casas, hemos comido de sus barbacoas, hemos asistido a sus bailes o festivales... somos capaces de admitir sin ningún tipo de duda que en un sitio así se vive mejor, todo es más tranquilo y se centra en lo que realmente importa, el amor está más presente y es el lugar perfecto para encontrarse a uno mismo y ser feliz, que es realmente lo que buscamos todos, personajes y lectores. Problemas hay alrededor de todos ellos pero vistos con el prisma adecuado se aceptan o se sobrellevan sin ninguna reticencia.

Y en este pueblecito que se llama Gospel situamos a nuestros protagonistas y algunos personajes de lo más entrañables dentro de su rareza, y se construye una historia de amor bonita, con toques de humor, dinámica, conversaciones cotidianas e inteligentes, pasión y sin mucha complicación. Tiene un poco de todo: chico guapo, bueno, irresistible, chica guapa, lista, con algún problema, niño inteligente, amiga sencilla, pero a la que se la pueda envidiar porque tiene todo lo que una mujer puede querer, y buena persona, FBI, un muerto, exmujer... Es una de esas lecturas que disfrutas en el sofá, bajo una manta y con una buena taza de chocolate caliente. Sé que todo esto puede sonar a frase hecha pero os aseguro que es verdad. Me ha gustado mucho la manera que tienen los dos de conocerse, de empezar a estar juntos, de acercarse... me han gustado sus momentos juntos, cómo descubren, cada uno en su tiempo, que se han enamorado... me ha gustado Dylan (sí, lo reconozco, la imagen de vaquero, sheriff, con el sombrerito de ala, con esos levi's gastados...), me ha gustado Adam y también me ha gustado Hope, y eso que no suelo ser "fan" de los personajes femeninos en este tipo de lecturas.
Es verdad que tiene carencias, el final es demasiado precipitado y tiene un aire de sueño americano que sí pero no... bueno, a veces sí y otras no, depende de muchos factores..., pero tiene algunos momentos muy interesantes, cálidos, románticos e, incluso, simpáticos (¡¡ay Dylan, tú sí que sabes!!). Recomiendo esta historia a cualquier lector de novela romántica contemporánea, estoy convencida de que la disfrutará tanto como disfruta una comedia romántica americana.

#RetoRita
#YYaVanTrece #SeguimosConElReto
#AmorEnIdaho #PonUnVaqueroEnTuVida
#Romántica #YoleoRA
#NuncaUnSombreroFueTanSexy


Si te ha gustado, sigue mi blog 


Comentarios

  1. Suena bien, creo que más allá de la historia que puede sonar conocida o común a otras novelas, lo que sería interesante es la forma de llevarla por parte de la autora, te atrapa o no, jaja, que bien que lo hayas disfrutado. Pero eso de que los pueblos pequeños sean un paraíso... más bien yo estoy casada con la frase "pueblo chico, infierno grande", jaja. Saludos!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Primer sorteo del blog

Tres sorteos para celebrar el verano

Nadie me ofende impunemente - SORTEO #1

El juego de la inocencia - SORTEO #7

Caen estrellas fugaces - SORTEO #6

Sorteo cumpleañero

La hermana sombra, de Lucinda Riley

Sorteo Canción de sangre y oro, de Jorge Molist

Siete libros para Eva, de Roberto Martínez Guzmán

La lucha de Jan - SORTEO #12