Amor divino, amor profano, de Sandra Ferrer Valero



269 páginas
Autopublicado
En la Edad Media, dos mujeres buscaron el amor de maneras muy distintas. Una lo encontró en el amor divino, la otra sufrió por amar a un hombre en un mundo oscuro y opresivo para las mujeres. 
Esta novela recupera la historia de Santa Clara de Asís y Bona di Guelfuccio, dos mujeres que vivieron en el siglo XIII. 
En el año del señor de 1212, una muchacha de Asís decidía huir del destino dictado por su familia. Sus designios eran más elevados. Su huida marcaría su vida y la de todos aquellos que la conocieron. También la de cientos mujeres y hombres en siglos posteriores.
En el proceso de canonización de Santa Clara de Asís, muchas jóvenes que la siguieron en su camino de renuncia fueron testigos de su vida milagrosa. Pero la única muchacha que no traspasó los muros de San Damián fue precisamente la que ayudó a la entonces Clara di Offreduccio a conseguir su gran objetivo. 
Esta es la historia de dos mujeres que siguieron caminos distintos. Ambas buscaban lo mismo, alcanzar el amor.
Basada en hechos reales, esta novela es el retrato de la vida de las mujeres en plena Edad Media.



Leí una reseña de esta novela en el blog de Un lector indiscreto y me llamó mucho la atención. Más tarde descubrí que la autora es administradora de una web que habla de la mujer en la historia (www.mujeresenlahistoria.com). Dad una vuelta por ahí, os lo aconsejo. Se descubren muchas cosas.

Últimamente ha aumentado mi interés lector por las biografías noveladas, gracias a las cuales voy descubriendo historias de personas reales de épocas lejanas o cercanas en el tiempo, eso es indiferente. En esta novela se juntaban dos temas para mí atrayentes: la biografía de un personaje interesante y que éste fuera una mujer. Cada vez leo más narrativa que habla sobre mujeres y su manera de relacionarse con el mundo... será que me estoy haciendo mayor, no lo sé. 


La historia comienza a modo introductorio en el Monasterio de San Damián, en 1236, donde la Madre Clara, como la llaman todas las monjas de la congregación, vive recluida desde hace años y alejada del mundo, con su particular manera de ver la vida, su vida. Una niña llama a la puerta del Monasterio con la intención de llevarle una carta personalmente a la Superiora, y así, a modo de recuerdo, continúa con el relato de cómo unas vidas que estaban más o menos decididas cambiaron, el relato de los primeros años de la que se convertiría en la fundadora de las Clarisas, Santa Clara de Asís, y cómo su contacto con San Francisco de Asís cambió su futuro y el de muchas más mujeres. 

La narración es en tercera persona y la autora tiene una manera sutil de ir incorporando los pensamientos o las sensaciones de los distintos personajes, dándole a cada uno su parcela. No es una novela de grandes sentimientos pero a la vez sí que es intimista porque nos narra el día a día de unas mujeres que tuvieron la suerte, o la desgracia de nacer dentro de una clase privilegiada, y nos aporta sus dudas y miedos y su manera de afrontarlos. También está presente, aunque en menor medida, el destino de otras mujeres, pobres, que acababan sirviendo en casas de familias adineradas o en conventos, como siervas de monjas de una clase social más alta. También nos encontramos con un retrato de la sociedad italiana, o más bien cristina, en la Edad Media del siglo XIII. 

¿Qué tiene de interesante esta historia además de conocer los comienzos de Santa Clara de Asís? Pues la maravillosa confrontación entre el amor divino y el amor profano. Tenemos a dos niñas, amigas íntimas, compañeras de juegos y confidencias, de familias adineradas, y muy diferentes; una tímida, tranquila, contemplativa y otra alegre, divertida, soñadora, enamoradiza. Cada una forja su destino como le viene o como quiere, y se ayudan, se quieren y se recuerdan. Tenemos madres, hermanas, hijas, padres, amigos, pretendientes, y todo en un siglo en el que las luchas por la Iglesia con las Cruzadas devastaban a las familias, y en el que comienza una serie de movimientos que se levantan contra el poder establecido de la Iglesia. 

La autora nos muestra un tiempo en el que las mujeres no decidían por su vida, en el que estaban en la sombra de todo y todos, en el que su única tarea era engendrar, rezar y esperar. Nos muestra este tiempo desde la visión de dos niñas, que se hicieron mujeres y cuya vida estuvo entrelazada a pesar de los años que vivieron separadas. Mención especial para esa pequeña parte mística necesario para entender la relación entre Clara y Bona.
Al final de toda la historia, Sandra Ferrer nos explica cómo construye esta novela, de dónde nace todo, los momentos reales y los que provienen de su imaginación, y en cierta manera nos anima (o por lo menos conmigo ha sido así) a seguir avanzando en la historia de esta mujer, que rompió con lo que debía ser y buscó su propia felicidad. 

Solo me queda agradecer a quien me ha descubierto esta lectura, e invitarte ahora yo a ti a que te animes a leerla. Es verdad que a mí me gustan las novelas algo más complejas y con tramas más trabajadas, pero ha sido una muy buena lectura y un gran descubrimiento. Es un texto limpio, de fácil comprensión y bastante dinámico, con capítulos cortos y concisos. Existe una buena ambientación histórica pero más por las acciones de los personajes que por las descripciones incluidas en el texto, lo que muchos lectores van a agradecer, y lo que más me ha llegado tras su lectura es el amor, amor a Dios, amor fraternal, amor maternal, amor carnal... amor al fin y al cabo... y el perdón desde ese amor, que consiguió una parte de la intensidad que busco en las historias. 


#SantaClaraDeAsís #clarisas #pobreza 
#SanFranciscoDeAsis 
#amigas #hermanas #madres
#hijas #dolor #matrimonio #EdadMedia
#Cruzadas
#AmorDivinoAmorProfano



Si te ha gustado, sigue mi blog 


Comentarios

  1. Hola! Muchas gracias por la reseña, me encantan este tipo de novelas, intimistas, basadas en hechos reales y que nos cuenta la historia de una mujer o dos en este caso, fuertes, decididas y que con su granito de arena han contribuido a cambiar el mundo. Me lo apunto definitivamente. Me encanta la novela biográfica y ya creo que es una que podría compartir con mi madre, jajaja. Besos!!!

    ResponderEliminar
  2. Hola, me suelen gustar las biografías noveladas, pero esta historia en concreto, la verdad es que no me llama demasiado. Gracias por compartir :)

    ResponderEliminar
  3. Tiene años que no toco nada de biografías, no recuerdo porqué las dejé pero me ha entrado el gusanito, esto de conocer mujeres que dejaron algo en la historia me encanta, yo no creo que sea cosa de la edad, es que creo que llegan esos momentos en que estamos listas para leerlos, da igual que sea a los 20 o a los 60.... ehhhh o a la edad que sea ¬¬''' que de viejas nada....
    ¿Por donde iba?
    Ah si.. que me lo llev🖤

    ResponderEliminar
  4. Hola..
    Me gustan las novelas que nos cuentan la.vida de algún personaje real, es una manera entretenida de conocer su vida.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

La hermana luna (Siete hermanas #5), de Lucinda Riley

Primer sorteo del blog

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott

Piso para dos, de Beth O'Leary

Historias eróticas para viudas del Punyab, de Balli Kaur Jaswal

Tres sorteos para celebrar el verano