Zona peligrosa, de James Grippando


Cuando asume la defensa de una mujer acusada de asesinar al hombre que la agredió sexualmente, el abogado de Miami, Jack Swyteck, debe descubrir dónde reside la verdad, entre la inocencia, la venganza y la justicia en este fascinante relato de suspense del gran maestro del thriller legal.
Según el FBI, la situación más peligrosa para una mujer de entre veinte y treinta años es estar en una relación con un hombre, y esas estadísticas cobran un carácter demasiado personal cuando Jack Swyteck accede a defender a una mujer vinculada a su pasado.
Todo empieza en el aeropuerto. Jack está esperando allí a un viejo amigo del instituto, Keith Ingraham, un banquero de altos vuelos que vive en Hong Kong y viaja a Miami para que su hija se someta a una operación quirúrgica. Pero el tan esperado reencuentro se ve truncado de golpe cuando la policía arresta en la terminal a Isabelle, la mujer de Keith, porque se la acusa de estar involucrada en el asesinato del hombre que la violó en la universidad. Jack accede de inmediato a representar a Isa, pero no tarda en descubrir que, para que se haga justicia, debe desentrañar toda una maraña de verdades y mentiras, lo que resulta ser una tarea más complicada de lo que esperaba a pesar de ser un abogado curtido.

Esta lectura no comenzó bien. Tras leer la opinión personal de otra lectora, no muy positiva, y tras confirmar que es la decimoprimera entrega de los casos de un abogado de Miami, Jack Swyteck, personaje central de la historia, mis ganas de leer este libro, que yo misma había seleccionado entre las novedades de HarperCollins, eran nulas. Aun así, y con demasiado retraso por mi parte, aproveché este mes de agosto para "quitarme" de encima esta piedrecita en el zapato que llevaba demasiado tiempo arrastrando. Y mirad por donde, la "piedrecita" en cuestión no ha estado nada mal

Es complicado decidirte a leer un libro del que has leído una mala crítica, sobre todo si es de un lector (lectora en este caso) en el que confías porque habéis coincidido casi siempre en las apreciaciones de otros libros. Como bien sabéis, las expectativas con las que comienzas una lectura nueva marcan tus percepciones.

La historia te va a enfrentar a una trama de intriga e investigación en torno al arresto y acusación de una mujer por conspiración para el asesinato de un crimen que ocurrió hace diez años. Tiene lugar en la ciudad de Miami y el protagonista es el abogado de la acusada, que es el mejor amigo de su marido. 

—A mí me sorprende aún más que tú no me informaras al respecto.

—Eres mi abogado, Jack. No gestionas mi vida. Estás hablando de problemas que son míos, yo puedo encargarme de ellos.

—Si salen a colación durante el juicio, también son míos.

—Bueno, pues ahora ya estás enterado. Problema resuelto

Es un libro que se lee muy fácil y rápido, algo habitual en los thrillers judiciales. Es verdad que la parte del juicio, que es la más interesante a nivel activo y narrativo, no llega hasta la segunda mitad, en torno al 60%, y eso ralentiza un poco la lectura. Eso sí, es de esos libros en los que las cosas no son lo que parecen y una pista da un paso adelante y dos hacia atrás; vamos, algo bastante visual. Todo gira en torno a las mentiras y a las verdades, al pasado, a los recuerdos y sus consecuencias, sin dejar de tener presente el límite de nuestros actos. 

Jack acercó la silla a la de su amigo y le miró a los ojos.

—Cuéntame todo lo que sepas al respecto, Keith. Por favor. Aunque sea por una vez, necesito que alguien me dé un relato completo sin omitir detalles.

Miami es importante también y, sobre todo, el sistema judicial americano, que más o menos conocemos por las películas o por las series que hemos visto, con sus ardides para salir victoriosos. 

Podría hablaros de dos partes importantes de esta historia: los personajes y los hechos. Respecto a los primeros, el personaje del abogado, Jack, es el eje central de todo y protagonista de la investigación. Con él, me he sentido títere del resto. Además, es con quien eres consciente de que hay libros anteriores, ya que la relación con su mujer, del FBI, y con su mejor amigo, un ex-convicto, está ya muy construida. Del resto, bien; un conjunto de actores que forman parte de la trama que hay que descubrir.

Y Jack tuvo más claro que ahí estaba pasando algo que a él se le escapaba

Es en los hechos donde aparecen mis peros a la novela. Sinceramente, el caso en sí no me interesaba mucho. Al no conseguir sentir empatía por la acusada, ni tener interés en la verdad de la historia se estaba planteando, mi atención se centraba en el personaje de Jack y en que descubriera dónde estaba todo el lío. La historia, qué pasó, cómo pasó, o quién fue el culpable, si ella o el otro, no ha llegado a calarme. Ahí es donde pierde fuerza para mí. No en cómo está escrito o en cómo está llevado el caso, sino en el propio caso. 

Al final de la novela, en los agradecimientos, se confirma que el personaje de Jack viene de novelas anteriores. Probablemente Jack, que comienza siendo un joven abogado idealista y soltero, implica mucho más a la hora de plantearnos el peso de la historia.

Aunque no es necesario leer novelas anteriores, yo no lo he hecho, tengo esa sensación de que me hubiera gustado más si lo hubiera hecho, porque el personaje de Jack hubiera sido alguien más cercano y alguien que hubiera comprendido mejor. Aun así, para mí, es el valor que tiene la novela, lo bueno que saco de esta historia y por lo que no importaría seguir leyendo sobre él. 

En resumen, una novela que guarda la intriga propia de una trama de investigación y con ese giro final que cambia el curso de lo que estás leyendo, que tanto nos gusta a los lectores y que precipita toda la historia. Quizá esa investigación, hasta llegar al final, se diluye un poco, agudizada por ese poco interés que me ha despertado. A pesar de este pero, si tuviera que definir la lectura con una sola frase, diría: ha estado bien, entretenida, quiero más de este Jack que promete, y mucho.

 

Si te ha gustado, sigue mi blog 




Comentarios

  1. No termina de llamarme esta vez, así que prefiero dejarlo pasar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. No es mi estilo, pero muy buen post, besos

    ResponderEliminar
  3. No siempre se puede coincidir al cien por cien con otro lector, eso es muy complicado. Aun así veo que te ha gustado más de lo que esperabas pero sin entusiasmarte y con "peros". No creo que me anime de momento y menos con la manía que tengo de empezar las series por el principio...

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
  4. Hola.
    Este libro lo voy a dejar pasar, no me llama mucho y ademas no es un genero que suela leer. Gracias por la reseña.
    Nos leemos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Prime Student

Entradas populares de este blog

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

Piso para dos, de Beth O'Leary

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

Tan cerca del horizonte, de Jessica Koch

La hermana luna (Siete hermanas #5), de Lucinda Riley

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott

Primer sorteo del blog

El secreto de Malcom, de Kate Danon #PremioLiterario2018