El canto del ruiseñor, de Constance O'Banyon

La autora, nativa de Texas, con varias novelas editadas a su haber y con publicaciones en diferentes países, se ha convertido en una de las escritoras más leídas. 

La obra, de género histórico romántico, narra la historia de una joven llamada Kassidy, quién acude ante el duque de Ravensworth para exigirle reconozca la paternidad de su pequeña sobrina huérfana, luego que su hermana, poco antes de morir durante el parto, le revelase la identidad de quién sería el presunto padre de la recién nacida. 

El duque, confundido por la situación, le aclara los hechos y se reconoce inocente de los cargos imputados por la mujer. Mientras el duque, atraído por la frescura y sencillez de Kassidy, se aproxima a la joven, algunos de sus parientes, movidos por intereses mezquinos intentan separarlos.

Tengo una pequeña colección, algo dispersa y sin mucho criterio, de libros de temática romántica de época, publicados hace unos años. La mayoría, por no decir todos, comprados en librerías de segunda mano, donde es más fácil encontrar este tipo de lecturas con sus maravillosas y características portadas.

No conocía a Constance O'Banyon pero la visita a la librería Aída, en Castellón, hizo que, como siempre que voy, saliera con más libros de los que necesito, y, entre ellos, El canto del ruiseñor, un libro de bolsillo y páginas ya algo ajadas. 

Supongo que se puede decir que nada libra a esta historia de tener los clichés más marcados de una novela romántica de época. Está ambientada a principios del siglo XIX, en torno a la batalla de Waterloo. Tenemos a nuestro gran héroe, Raile DeWinter, un oficial del ejército inglés que, tras volver de la batalla, debe hacerse cargo del ducado, como hombre de excesivo honor y de excesivas buenas acciones; y tenemos a la heroína, Kassidy, demasiado inocente, demasiado joven, pero con la suficiente decisión para reclamar lo que cree justo.

Teniendo en cuenta todos los aspectos, excelencia, mi respuesta es que sí. Deseo jugar a las cartas con el diablo si él me da lo que quiero.

De una manera un poco casi ochentera, a pesar de que la novela es de los años noventa, vemos que los «despiadados» ponen las cosas difíciles a los protagonistas, que se ven abocados a una situación que no esperaban.

Diálogos muy rápidos, a veces inteligentes y a veces demasiado fáciles, y una trama muy sencilla, solo buscando el divertimento del lector para llegar a ese momento en el que los dos se den cuenta de que se quieren, que es el objetivo final de la trama.

—¿Eres un ángel o una bruja?

—Dejaré que tú lo decidas.

Una historia muy rápida, que he leído de un tirón, donde la ambientación histórica es ciertamente importante, sobre todo para conocer mejor al protagonista, siempre con la limitación que una novela puramente romántica ofrece.

Los ojos de Raile se oscurecieron cuando observó el campo de batalla, donde florecía la cosecha de cebada y patatas... se dijo que aquella realidad quizá formaba parte de un mundo irreal pisoteado por las botas de los soldados que avanzaban.

Es una pena que hayan pasado más de tres semanas desde que la terminé, porque confieso que no soy capaz de acordarme de los detalles de esta historia. Sí que recuerdo que la leí de un tirón, en un día de vacaciones de esos en los que puedes estar sin hacer otra cosa que leer; recuerdo que me gustaban los momentos en los que ambos coincidían y ese «sí pero no», «ahora sí y ahora no», y el «no estoy seguro», que si bien a otros lectores puede cansar, a mí me gusta si está bien llevado; recuerdo que la disfruté, a pesar de que la he «olvidado»; y recuerdo que los detalles en torno a la batalla de Waterloo me sorprendieron, para bien. 

Si os ha entrado curiosidad, en Alcaná Libros está a un precio irrisorio.







Comentarios

  1. Lo importante es que te hizo disfrutar de ese momento lector y ya por eso merece su huequito en una estantería.

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. No he leído nada de esta autora, No te preocupes si pasó tiempo hasta que lo has plasmado en un post, si aún después del tiempo lo sigues recordando y las sensaciones que te provocan son buenas, pues de lujo, la tendré en cuenta, besos y buen post

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Prime Student

Entradas populares de este blog

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

Piso para dos, de Beth O'Leary

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

Tan cerca del horizonte, de Jessica Koch

La hermana luna (Siete hermanas #5), de Lucinda Riley

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott

Primer sorteo del blog

El secreto de Malcom, de Kate Danon #PremioLiterario2018