Mo Fàil, de Mercedes Gallego

Te seguiría dondequiera que fueras, mo fàil,mi destino.

Brenda Banner tuvo dos retos claros desde su adolescencia: convertirse en una reputada chef y conseguir el amor de James MacDougall. El primero lo verá cumplido gracias a su tesón y al apoyo de Dylan, tío de James. Al segundo renunciará voluntariamente en aras de la tranquilidad familiar. Su madre, cocinera en la residencia del clan MacDougall, se opone con tenacidad a una relación que solo puede hacer daño a Brenda ya que, en su estrechez de miras, “un futuro duque no se casará jamás con la hija de una sirvienta”.
James, perseverante y seguro de sus sentimientos, se aleja de la mujer que considera el amor de su vida, esperando que madure y comprenda que no se puede luchar contra el destino. Sin embargo, cuando diez años después regresa para asentarse en Escocia, lo hace prometido a una millonaria americana, April Dillon.
Brenda, sacudida por imprevistos acontecimientos, se encontrará combatiendo contra los sentimientos que James le provoca mientras se forja una vida nueva y decide si merece la pena luchar por sus sueños.

Cuando todavía no leí mucha novela romántica, hace ya lo que me parece una vida, descubrí pequeñas historias que me sorprendieron y que me hicieron replantearme mis elecciones literarias. No siempre era necesario optar por una novela compleja, difícil y de gran peso narrativo. Una de ellas fue Mo Duinne, una historia sencilla, tierna, contemporánea y todo lo previsible que una novela romántica de este tipo es. Me gustó y se me quedó esa espinita con dos personajes secundarios a los que habíamos acompañado y que, por ser jóvenes entonces, no habían tenido su propio espacio. Ese espacio es Mo Fàil.

Esto implica que, para mí, es conveniente haber leído Mo Duinne para disfrutar más de Mo Fàil, no porque afecte de forma definitiva a lo que estás leyendo, sino porque agradecerás tener a los protagonistas de Mo Duinne en esta historia y porque entenderás el porqué de muchas decisiones.  

¿Pues sabes qué? ¡No me interesan! Ya te lo dije. ¡Mi vida la decido yo! Quédate tu casa, tu título y tu dinero. Lo único que me importa es mi trabajo y mi apartamento alquilado, mi pequeño mundo. El tuyo me viene grande y jamás me ha gustado.

Comenzando a partir de desencuentros, la autora ha hilado, para mí, una historia más madura, más real y más bonita que Mo Duinne, donde los sentimientos de los protagonistas son algo cuestionados para mostrar que, al final, sí es posible conocer al amor de tu vida tan pronto, siendo necesario avanzar, mirar hacia delante y tomar decisiones. Con madura y real me refiero a que lo que ocurre durante los años de «separación» es lo que debe ocurrir, lo normal y lo lógico, sin restarle esto carácter dulce a la historia.

Es una novela fácil, es como un cuento para crear una historia bonita a esa pareja. Yo la he vivido como un regalo hecho a las lectoras; un regalo bonito y tierno, donde los personajes al final son felices y no hay ninguna complicación importante. Creo que la autora le da un color festivo y alegro a todos los personajes que aparecían en el primer libro.

Cuando Brenda quiso interpelarle, el selló sus labios con un beso suave y un cálido apretón de hombros.

—Sé feliz y realiza tus sueños, Bren.

Después se había ido y no volvieron a verse.

No ha complicado mucho la trama, no hay grandes giros ni momentos grises, quizá siendo esa la principal carencia, pero no pienso que ese fuese el objetivo de esta novela. Buscas leer Mo Fàil para reencontrarte con todos ellos tras estos años de separación, que son prácticamente los mismos que han transcurrido en la novela, y para saber qué les pasó a Brenda, y su sueño de ser una gran chef, y a James, que se prepara para lo que su familia y su futuro le ofrece. 

Sigue siendo interesante cómo te muestra Escocia, sus costumbres y lo arraigado de su identidad, además de tener, como ya os he dicho antes, el añadido del matrimonio de Ana y Dylan.

En resumen, porque sé que a muchos de los que leen blogs les gustan los párrafos finales, una historia que te lleva directamente a conocer a dos personas, hechas el uno para el otro, que han necesitado creer, vivir y experimentar para ser conscientes del fuerte vínculo que les une; una historia que cree en el amor verdadero y eterno, y en el amor de la familia que escogemos; una historia donde la gente es buena y donde a la gente buena le ocurren cosas buenas; una historia de amor, en un amplio espectro, y de ilusiones y sueños, y de paciencia, mucha paciencia. 





Comentarios

  1. No termina de llamarme esta vez así que lo dejo pasar. Un alivio para la lista de pendientes.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Las historias sencillas también tienen su puntito bueno. Me apunto las dos.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. La portada no me gusta, pero no pinta mal. buen post guapa

    ResponderEliminar
  4. Hola :)
    Cuando se publicó Mo Duinne le había echado el ojo pero lo fui dejando y... sigo sin haberlo leído, tendré que ponerme las pilas porque lo que dices de Mo fail me gusta.

    Besinos.

    ResponderEliminar
  5. Hola :)
    Cuando se publicó Mo Duinne le había echado el ojo pero lo fui dejando y... sigo sin haberlo leído, tendré que ponerme las pilas porque lo que dices de Mo fail me gusta.

    Besinos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Prime Student

Entradas populares de este blog

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

Piso para dos, de Beth O'Leary

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

Tan cerca del horizonte, de Jessica Koch

La hermana luna (Siete hermanas #5), de Lucinda Riley

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott

Primer sorteo del blog

El secreto de Malcom, de Kate Danon #PremioLiterario2018