Mujercitas, de Louisa May Alcott


Las cuatro hermanas March, mujercitas ansiosas de vida y de alegría, viven serenamente con el gran afecto que las une entre sí y con su madre, aunque deban renunciar a muchas aspiraciones debido a la modesta condición familiar, agravada desde que el padre está en el frente de batalla.
El mérito de la novela, riquísima en episodios , está en la pintura de los caracteres, estudiados y descritos con delicadísima precisión. Además, es un cuadro vivo de la vida norteamericana en la segunda mitad del siglo XIX
.



Harto conocida es esta historia, no solo por la novela sino también por alguna de las varias adaptaciones cinematográficas que hay de la misma. Su título evoca muchas cosas; me lleva a la ternura de la familia, a las buenas intenciones, al perdón, a la ayuda desinteresada, a lo especial que hay en cada uno, a cómo se puede renunciar a algo por alguien, al amor fraternal, a la amistad y al amor, aunque en este libro es algo poco presente. 
... más vale ser solteronas felices que no esposas desgraciadas, muchachas atrevidas de esas que corren en busca de maridos.
1949 (con Elizabeth Taylor) - 1933 (con Katherine Herpburn)

Escrita en la segunda mitad del siglo XIX, tiene el valor de haber de haber sobrevivido en el tiempo muy bien, siendo lectura preadolescente (para lectores de unos 12 años) de varias generaciones. Esto es importante porque esto es precisamente lo que vas a encontrar entre sus páginas: una historia costumbrista sobre cuatro niñas, su situación familiar y cómo viven mientras su padre está en la guerra.

Como si de una obra de teatro fuera, comienza con una escena en la que están todas las hermanas juntas, hablando, y, a través de ese diálogo, podemos ya intuir cómo es cada una de las hermanas.  Una vez que termina esa escena, el narrador se dirige directamente al lector, involucrándolo. Este tono acrecenta la sensación de novela juvenil, ya que esas explicaciones facilitan que el lector se haga una composición completa y, además, consiguen que forme parte de la familia March
Si los Lawrences hubieran sido envarados y presuntuosos, Jo no se hubiese entendido con ellos, porque esa clase de personas le hacía sentirse tímida y torpe, pero hallándolos francos y llanos, se mostró tal cual era, y causó buena impresión..

Un lenguaje muy sencillo, todo lleno de escenas caseras y habituales, y una pequeña trama alrededor de todos los personajes. Sí he encontrado alguna discrepancia con el carácter de las niñas tal como se muestra en algunas de las versiones cinematográficas; por ejemplo, Meg, la mayor, no es tan conformista como parece en la película, y está preocupada por su aspecto, anhelando tener más, tener lo que otras niñas tienen y no tener que trabajar. Destaco esto porque es una de las diferencias que más me ha sorprendido. Por lo demás, adoras a Jo y su frescura; te enternece Beth y su bondad; Amy no es tan insoportable como en las películas; Laurie es el compañero perfecto de juegos y casi el único galán de la historia, junto con su preceptor. Por cierto, el abuelo de Laurie es como el abuelo de todas y su relación con Beth es lo más emotivo de este primer libro.

Película 1994
Tiene un aire de enseñanza, mostrando lo que se debe hacer, cómo deben comportarse las niñas, cómo deben ser buenas, que me devuelve a la idea de literatura infantil. Supongo que tiene que ver con el público objetivo de la novela, porque las situaciones que se dan son relativamente simples, terminando con una especia de pequeña lección hacia cómo debe comportarse alguien temeroso y alguien bueno. Esa pequeña felicidad que rodea al hogar de los March, que es pobre pero está lleno de amor.

Sorprende el estilo narrativo de una novela escrita en el siglo XIX. No sé si es por la traducción que yo he usado o que la novela, por su carácter, es así de limpia. No son personajes complicados, ni pensamientos trascendentales ni rompedores. Además, el narrador, o narradores porque hablan en primera persona del plural, siempre trata a las mujercitas utilizando la palabra niña, incluso a Meg, que tiene 17 años, acentuando ese carácter de inocencia y de ignorancia propio de unas chicas educadas en un entorno seguro, familiar, donde hay bondad y donde todo transcurre con cierta tranquilidad. Ellas nunca han salido al mundo ni conocen más allá.

Desechar todos los regalos que nos brinda la vida porque no nos da el que queremos es una mezquindad

Dicen que la escritora escribió esta novela como homenaje a su infancia y a su hogar familiar. Todo gira en torno al amor: amor a la familia, a los padres, al cónyuge, a las hermanas, a los amigos, a los vecinos... con esa sensación de que si repartes amor, lo recibirás. Esto es algo que se palpa en todo el texto.

Si dejo a un lado esa sencillez en el texto, es una historia tierna, bonita, de buenos sentimientos, con ese objetivo de que a pesar de que te ocurran cosas malas, tienes que dar gracias por todo lo bueno que te rodea. Así es un poco la vida de estas littlewomen que están descubriendo la vida.

No sabía que esta historia, tal como la conocemos por el cine, está formada por dos libros: Mujercitas y Aquellas mujercitas, y un tercero que continúa con la historia donde la dejamos, Los hombrecitos. El primer y segundo libro son los que forman parte de las versiones que se han hecho, y al desconocer esto, me he encontrado que me faltaba algo al terminar. Tengo el segundo libro en digital porque la editorial Susaeta lo puso gratis estos días y pronto, muy pronto, lo leeré, porque necesito saber más de Jo y de las demás; necesito que crezcan, que cambien y que vivan un poco más. Es como si me faltase algo. Mujercitas termina sin terminar y yo quiero cerrar esta historia.

Nada más, salvo decir que no creo que me case jamás. Estoy muy bien así, valoro mi libertad y no tengo prisa por perderla a cambio de ningún hombre.

En definitiva, ha estado bien leerlo pero, muy a mi pesar, creo que lo hubiera disfrutado muchísimo más si lo hubiese leído con diez años. Así que si tenéis alguien a vuestro alrededor que esté comenzando a leer novelas y disfrute con las historias familiares que transcurren en otras épocas, adelante, regálale una bonita edición de Mujercitas. Le encantará. Ah, y no olvides acompañarla de Aquellas mujercitas, para que no le ocurra como a mí y se quede con la sensación de que le falta algo.

Por cierto, es mi clásico con adaptación cinematográfica del NIVEL 1 del #retonetherfiel2020, y con el que completo este nivel, con ganas de empezar el segundo.


En este enlace tenéis todas las lecturas del nivel del reto








Comentarios

  1. Que historia más bonita!!! he visto las miles de versiones en cine que se han hecho, aunque yo me quedo con la de Katharine Hepburn. Me apetece mucho leerlo. Felicidades por tu reseña, muy completa.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Yo he publicado una reseña de mujercitas esta semana :) No sabía si al final había continuación, aunque el primero acaba abierto a seguir sus aventuras. Muy buen artículo. Si quieres puedes leer mi reseña.
    www.martasinnerlife.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. Uno de esos clásicos que casi no lo parecen, de lo cercano y agradables que son. Me alegro que hayas disfrutado de la lectura y mucho animo con el reto
    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Yo creo que soy la única que no se ha leído este clásico, jajajaja las películas si. tengo que leer más clásicos, es un tema pendiente. buen post

    ResponderEliminar
  5. No lo he leído, aunque me gustaría. Tengo sentimientos encontrados con esta historia (Laurie~) sobre todo porque la autora tomó ciertas decisiones en base a las insistencias de los lectores que se centraban en exceso en el romance jajaja Pero la historia es muy buena, de esas que merece la pena conocer :)

    Un besazo!

    ResponderEliminar
  6. Hace años que la leí y fue agradable conocer a la familia March. Seguro que volveré a releerla, porque siento curiosidad para ver cómo la veo ahora. Estos días leí varias reseñas sobre Mujercitas, y llego a la conclusión de que se vuelve a tener similares sensaciones a cuando se leyó por primera vez. Buena reseña, ya lo creo. Besos.

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola! ^^
    Yo leí este libro hace algunos años. Es un libro por el que sentía curiosidad desde hace bastante tiempo, y aunque me gustó, debido a la fama que tiene quizá esperaba algo más. Además, está contado de una forma demasiado moralista, y también se pasa con el sentimentalismo. Quizá por eso mi personaje favorito es Jo, porque es la más rebelde e incorformista de las cuatro hermanas. Se aleja de ese perfil de mujer ideal de la época, y por eso me parece el personaje más interesante de todos. A pesar de todo reconozco que es un clásico que tiene su encanto, y merece la pena leerlo, aunque sea una vez.
    Besos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Unlimited

Entradas populares de este blog

Me olvidé de mí

Piso para dos, de Beth O'Leary

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

Tan cerca del horizonte, de Jessica Koch

El último día de mi vida, de David Orange #PremioLiterario2018

El hombre fetichista, de Mimmi Kass #retoíntimo

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott