La hija del pintor, de Julie Klassen

Título original The Painter's daughter
Autor: Julie Klassen
Fecha de publicación: 29 de enero de 2019Idioma: EspañolISBN: 9788416973996Género: Ficción histórica / Clean RomancePáginas: 512Formato: 15 x 21 cmEncuadernación: Rústica con solapas


Sophie Dupont trabaja en el taller de su padre, retratista. Tiene talento propio y, sin embargo, lo mantiene oculto. De viaje por la costa de Devon, conoce a Wesley Overtree, el primer hombre que le dice que es guapa...
El capitán Stephen Overtree está acostumbrado a ocuparse de las obligaciones que su hermano Wesley deja sin atender. Cuando conoce a la hija del pintor que ha alquilado la casa de su hermano, queda prendado de ella... y al saber que está embarazada de su hermano, que la ha abandonado por otra musa en Italia, decide tomar cartas en el asunto y le propone matrimonio. No le ofrece amor, ni siquiera un futuro juntos, pero puede salvarla del escándalo. Ella acepta casarse con él, y se traslada junto al capitán a Overtree Hall. Sin embargo, nada más llegar, se da cuenta de que los problemas solo acaban de empezar. ¿Se arrepentirá de la decisión tomada o acabará enamorándose del extraño con quien se ha casado?

No sé si la palabra más adecuada para describir este libro es original, pero sí sé que tiene algo poco habitual en su historia de amor, ese algo de otras maravillosas historias de amor que nacen a partir de un desengaño, de un problema y de una situación límite, además de por el peso de las responsabilidades de un capitán, más serio de lo que se espera y tan intrigante como debe ser, y de una chica especial que anhela a alguien que se ha ido y la ha dejado frente a todos los problemas. Es un libro lleno de soledades que se acaban compartiendo.

Nos situamos en 1815, en Inglaterra, y nada más comenzar nos damos cuenta de que estamos ante un triángulo de personajes, más que nada por los sentimientos que despiertan en cada uno de ellos: la joven hija de un pintor, de la que descubriremos que a pesar de todos sus miedos y anhelos, es fuerte y puede llegar a amar con todo su corazón; y los dos hermanos; uno de ellos, el primogénito, artista, guapo, algo díscolo y cobarde, y el pequeño, militar, serio y del que pronto tenemos la impresión de que es una persona demasiado correcta que siempre hace lo que se espera de él, y tan aséptico a veces, que puede enervarte.
Cuando un soldado es consciente de que se puede morir en cualquier momento, o ni piensa en Dios y solo se preocupa de comer, dormir, matar y pasárselo bien a ratos, o se vuelve muy consciente de la brevedad de la vida y de la bendición que esta supone.
No soy muy fan de los triángulos amorosos, lo que significa que suelo pensarme mucho leer una novela que se centre en algo así. No es tanto porque no me guste cómo están encajados los personajes dentro de la trama, sino más porque acabo sintiendo simpatía por todos los personajes y me cuesta acabar viendo a uno por encima de otro. Vamos, que si no es que uno de los tres es "malo malísimo", a mí me cuesta elegir.


No deja de ser una manera abrupta de comenzar la relación de los protagonistas un matrimonio, al que se ven voluntariamente forzados, y lleno de los fantasmas, que ambos llevan consigo, donde lo atractivo de la lectura será descubrir no solo si los dos protagonistas acabarán amándose, algo que se da por seguro por el tipo de novela que es, sino también saber cómo se llegará hasta el final de ese camino y qué ocurrirá con el equipaje que llevan ambos con ellos.
Queridos todos, nos hemos reunido aquí ante Dios... para unir en matrimonio a esta mujer y a este hombre; el matrimonio es algo sagrado... cuyo significado religioso representa la unión mística entre Jesucristo y su Santa iglesia; y por lo tanto no debe realizarse de forma irreflexiva, ligera ni indecente, solo para satisfacer los apetitos carnales, sino de forma reverente, discreta, reflexiva sobre y basada en el temor de Dios...
Me enfrenté a esta lectura teniendo la sensación de que tanto Steven como Sophie eran una incógnita para el lector, es decir, para mí, dándome cuenta de que tendría que aprender a valorarles y aceptarles, y a que me gustasen como personajes, para que mi deseo siguiera siendo que acabasen juntos, porque todas las sombras que estaban junto a ellos cuando comencé a leer, se iban haciendo cada vez más presentes. 

Una de las cosas que más llama la atención en esta historia es que el personaje masculino, el capitán Overtree, aunque es serio y de carácter a veces brusco, tiene un profundo sentido del deber ante Dios, ante el ejército y ante la familia, y normalmente buscamos un galán algo más pícaro y desenvuelto, por lo que es necesario terminar de leer la novela para saber si la trama acabará obligándole a que explote toda la pasión que lleva dentro.
¿Por qué será, capitán, que solo apreciamos lo que tenemos cuando lo hemos perdido? Ojalá la sola idea de perder algo o alguien obligar a valorarlo cuando lo tenemos delante de las narices.
Un poco-a-poco sería la definición de esta historia, y eso me ha hecho estar muy a gusto leyendo porque ser testigo de cómo se construye algo desde la nada es bonito.  El estilo narrativo de la autora me ha parecido sencillamente sólido y quizá más elaborado de lo que me esperaba. La manera en la que me ha construido tanto el personaje de Sophie como el del capitán ha sido bastante adecuada para que tuviera la perspectiva de ambos y una visión global. 


Es un libro para quien disfrute de los amores tranquilos, a cuentagotas, con pasos lentos pero con una línea muy clara. Tanta contención en los personajes y en el texto te crea algo de ansiedad lectora con ganas de seguir y seguir para ver en qué momento va a cambiar todo.

Su marido la había besado. Y aunque solo hubiera sido en la mano, sintió un gran placer que llenó por completo su cuerpo y su espíritu.
Ha estado muy bien; ha tenido una pequeña parte de intriga, ha tenido una parte de sentimientos, me ha creado algo de ansiedad por la atracción contenida, ha tenido una parte de esas que dices "oh, mierda, todo se va a liar y estropear", y creo que el peso de la ambientación y el colocar a los personajes justo a comienzos del siglo XIX, con Napoleón de fondo, resulta bastante interesante. Aunque podríamos decir que hay alguna pequeña trama secundaria, no se desvía de la central, sino que simplemente acompañan para hacer más real todo lo que estamos leyendo. 

Una autora para seguir leyendo.





Comentarios

  1. Hola
    Hace mucho que quiero leer algo de esta autora y, unos meses atrás, compré en kindle flash unanovela suya, no creo que sea esta. Pero me gusta lo que me cuentas, y si es original ya me llama mucho más que antes
    Echaré un vistazo al título que tengo y seguro que me animo, quizás después me haga con esta
    Un besote

    ResponderEliminar
  2. Solo he leido un libro de esta autora (La hija del Boticario) y me sorprendió ya que más que una historia de amor, fue una historia de descubrimiento personal, y me dejó con ganas de leer más novelas suyas, ¡Esta está entre mis pendientes!
    Gracias por la reseña
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. No he tenido aún ocasión de leer nada de la autora y esta novela parece original y veo que te ha gustado un montón así que tomo nota, gracias por la reseña.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. No es el tipo de literatura que suelo comprar, si tengo alguno es porque me lo han regalado, y justamente estas navidades me regalaron un libro de esta autora, "Las damas de Ivy Cottage", así que a ver qué tal :)

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
  5. Muchas veces lo mejor de una historia es ese desarrollo lento y disrutar de como está explicads. No hace falta a veces que sea una gran historia para poder disfrutarla. Un abrazo!! 😉😊🤗

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Unlimited

Entradas populares de este blog

Me olvidé de mí

Piso para dos, de Beth O'Leary

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

Tan cerca del horizonte, de Jessica Koch

El último día de mi vida, de David Orange #PremioLiterario2018

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott

El hombre fetichista, de Mimmi Kass #retoíntimo