Deliciosa Chiara, de Nicky Pellegrino

Amor a la vida, pasión por la cocina. Sentimientos que desbordan las fronteras. Maria Domenica, muchacha rebelde y soñadora, abandona su pueblo natal, cerca de Nápoles, para huir de un matrimonio impuesto. Su único equipaje son las recetas de cocina que le legaron generaciones de mujeres de su familia. Años después, su hija Chiara hace a la inversa el camino de su madre. Busca sus raíces, pero también desvelar el secreto familiar que Maria Domenica había guardado tan celosamente. Los lazos de familia y la fuerza de la tradición en una novela tierna, apasionada... Y muy sabrosa. Si le gustan las historias sensuales, esta novela es para usted.

Compré este libro cuando buscaba otro. Puse «delicioso» en el buscador de la librería de segunda mano donde suelo comprar y esta novela entre las opciones. Lógicamente, compré las dos. Me gustó su título y me gustó lo que ponía en la sinopsis. Una vez leída, debo decir que la sinopsis no refleja la fuerza real de esta historia y, además, para mí, cuenta demasiado, ya que el cambio que detalla es algo que ocurre bastante leído, pero, aun así, la novela merece la pena, sepas de antemano el camino que tomará María Domenica. No importa. No desmerece su historia, ni mucho menos.

Se podría tachar como novela costumbrista en parte, ya que te lleva a la Italia de los años 60 y a un pueblo, donde vive María Domenica. La hija mayor de una familia trabajadora. Una chica inteligente pero dócil que busca algo diferente para su realidad, aunque se vea obligada a hacer lo que le ordenen. 

Aunque hay tres partes claras, diferenciadas por un momento temporal (1965, 1969 y 2000), realmente podríamos dejarlo en dos. La sinopsis que nos da la editorial, como ya os he dicho, demasiado generosa, ya nos habla de ese viaje de Chiara hacia su pasado y su identidad, que nosotros hemos vivido antes que ella, así que no es en el descubrimiento donde está la fuerza de esta novela sino en la historia en sí, para ver luego como esa historia influye en la realidad de Chiara. Me imaginaba otro tipo de novela.

Es una historia donde se nos cuenta la vida de una mujer, contada de manera sencilla, sin llegar a aburrir, ni abrumar, a pesar de que algunos temas que toca son duros. Nos acerca una realidad en un pueblo de Nápoles en los años 60, en una familia y para una mujer, algo que no era fácil. 
Durante unos segundos pensó que se echaría a llorar. Luego su cabeza apareció aclararse y se dio cuenta de que solo había un lugar donde realmente deseaba estar. Un lugar donde en el fondo sabía que podía experimentar la auténtica sensación de calidez y seguridad de sentirse en casa.
La parte más "deliciosa", utilizando este adjetivo en el sentido en el que se usa en el título, viene en el último tramo, en la parte final, donde tenemos contacto con esas recetas tan importantes, tan familiares para la protagonista, y donde aparecerá Chiara.


Bonita, tranquila, muy familiar; sobre todo, habla de raíces, y de decisiones. Nos deja claro que realmente no conocemos a nuestros mayores ni la vida que tuvieron, con sus sueños, errores, y consecuencias. Plasma muy bien ese pasado que cada uno tiene o atesora y cómo eso condiciona nuestro presente. También habla de amor, que no de romance.

Se desinfla un poco en la parte final, pero sin llegar a explotar, más por la previsibilidad que nos resuelve todo un poco más rápido de lo que me hubiera gustado. Ese final es bonito, y con mucha luz y comida, a la italiana, y familia; todo eso me ha gustado pero, mientras leía, era como si algo me hubiera fallado un poco. Quizá venía condicionada por ese título que me prometía que Chiara fuera la gran protagonista, pero no es así; María Domenica es la que nos hace disfrutar muchísimo con lo que la llevó a buscar algo más allá de su realidad.   
—A veces existe belleza en las cosas feas —le había dicho en una ocasión María Dominica—. en las fábricas y en las chimeneas con humo, en edificios que deberían haber sido derribados hace décadas o que incluso no deberían haberse construido. Ahí hay belleza. Solo tienes que saber dónde mirar para encontrarla.
Es una novela entretenida, bonita y de fácil recomendación, sin duda. Llena de personajes entrañables y otros no tanto, y con una pequeña intriga que acrecenta el interés por avanzar con la historia de María. En algún momento tenía la sensación de que estaba ocurriendo en los años 50, en alguna película de Sophia Loren o de Gina Lolobrillida; quizá la vida no había cambiado mucho en un pequeño pueblo napolitano en 15 o 20 años.

Los temas tratados son interesantes: la familia, los errores, las obligaciones, los amigos, el miedo, el silencio, las decisiones, los sueños, y cómo la realidad obliga a buscar otra realidad para mirar el futuro con alguna ilusión. No puedo olvidarme de que Chiara aprende lo que en una vida supone el recuerdo y cómo, al final, se puede encontrar un poco de felicidad.  

Me ha sorprendido que no se haya publicado nada más de esta autora en español porque creo que es una buena narradora de historias. Ojalá pronto eso cambie. 

Si a alguien le han entrado ganas de leerla, podéis encontrarla en librerías de segunda mano. Aquí he visto que venden un ejemplar.


Si te ha gustado, sigue mi blog 




Comentarios

  1. Tiene buena pinta, pero no me termina mucho de llamar. Muy buen post guapa

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Unlimited

Entradas populares de este blog

Me olvidé de mí

Piso para dos, de Beth O'Leary

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

Tan cerca del horizonte, de Jessica Koch

El último día de mi vida, de David Orange #PremioLiterario2018

El hombre fetichista, de Mimmi Kass #retoíntimo

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott