El porqué del color rojo, de Francisco Bescós

Editorial Salto de página
Colección Púrpura
320 páginas
Tapa blanda, 14x21 cm
ISBN 9788416148615

Ingredientes de western y comedia en un intenso thriller rural con el mundo del vino, la explotación de mano de obra migrante y la lucha antiterrorista como trasfondo.
Comienza la vendimia en La Rioja Baja. Los tractores invaden las carreteras y las cuadrillas de temporeros, llegadas de todas partes, se afanan en la recolección de la uva. Al amanecer, una llamada anónima avisa al cuartel de la Guardia Civil de Calahorra: el cadáver de un joven ha aparecido abandonado en un viñedo cercano a Aldeanueva de Ebro. Todo hace pensar que se trata de un temporero ilegal procedente de Europa del Este, forzado a trabajar por una mafia. La teniente Lucía Utrera, alias la Grande, comienza investigando el caso como un asunto de poco calado con la única ayuda de un equipo de guardias inexpertos y un sacerdote con problemas para controlar su ira.


Este libro fue el premio que obtuve por un concurso que se organizó en Babelio en torno a la creación de cuestionarios. Era una de las novelas que tenía puestas como "por leer" tras haber leído la opinión de un lector en esa misma red social. Si os habéis parado a leer la sinopsis que nos proporciona la editorial, y os gusta la novela negra y el thriller, es fácil que estéis conmigo en que esta tiene toda la pinta de ser una magnífica lectura por descubrir. 

Esta es la segunda novela ambientada en Calahorra y que tiene por protagonista a la teniente Lucía Utrera, alias La Grande. Yo lo suponía mientras leía y lo confirmé al terminar, ya que se nombraba varias veces el mismo caso ocurrido cuatro años antes así que era fácil pensar que esa historia existía en otro libro. De todas maneras, no me ha parecido un problema; al contrario, creo que me ha entrado mayor curiosidad por saber más de Lucía, su marido y lo que la lleva a Calahorra. Aquí os dejo el enlace por si os apetece : El baile de los penitentes
Esas uvas perderán su inocencia en poco tiempo: pasarán de la niñez del mosto a la arrogancia del vino en menos de un año. Una pubertad admirable.
Mientras leía, sobre todo al principio, me costó un poco ver la parte negra de la historia, hasta que, sin darme cuenta, empezó a mostrarse por la manera en la que se guiaban algunos de los personajes. Sin duda, se investiga el asesinato de un joven rumano gitano, aunque en gran parte de la historia, queda, en cierta manera, deslucida dicha investigación para centrarse en otras partes de la trama: por un lado, algo que tiene que ver con la propia teniente y su pasado, y por otro lado, la vida de uno de sus subordinados y cómo se enfrenta a la investigación. Aun así, a medida que se va avanzando en la historia, y en su intriga, que la hay, nos acercamos con más firmeza a entender lo que pasó y cómo pasó para, al final, resolver la investigación.


—¿Qué ... le pasa? —le pregunta el teniente Paredes, en voz baja, a Campos.
—Dieta, mi teniente Paredes. Para ella es como dejar de fumar.—Dejé de fumar una vez. No me volví un psicópata—Quizá es que no fumaba lo suficiente.



De esta manera, la historia se vuelve madura e intrigante y, como os digo, más negra, añadiendo ese aire de ambiente rural, reseco y áspero, donde la existencia de la Guardia Civil es la que es en un lugar como Calahorra

Una de las partes más interesantes es la vida en Calahorra, no porque sea costumbrista, ni mucho menos, sino por esa ambientación que nos lleva a los temporeros, a la uva, a la vida nocturna, a lo que se necesita y a lo que se consigue. Es una historia que ocurre en cinco días y en un lugar donde aparentemente nunca pasa nada; y a partir de estas dos premisas, se desarrollan los hechos. Además, todo con el sabor impregnado del pasado de la Guardia Civil en los años ochenta y noventa en el País Vasco, La Rioja o Navarra, con la presencia de la banda terrorista ETA.

Yo llevo veinte muertos. Pero no asesinatos. Yo no asesino. Yo ejecuto. Para ejecutar hace falta valor y una causa, porque de una ejecución uno no saca ningún bien. Para asesinar solo es necesario ser ambicioso.

Como podéis intuir, el eje de todo son los personajes, de ahí que estemos ante una novela coral: la teniente Lucía, que dirige el cuartel, y su segundo de abordo, el cabo Ramírez; muy distintos y con su propio camino dentro de la historia; así como el resto que los acompañan, algunos más divertidos que otros, sin duda. Lo más significante es la motivación de cada uno de ellos para seguir adelante o para sobrevivir.  Son personajes bastante reales, llenos de defectos y de claroscuros, y llenos de miedos. Destaca esa violencia impregnada en los mismos, llevados al límite, los cuales son capaces de ir por caminos inesperados
Materia prima. Sencillez. Así somos aquí. No tenemos complejos, como los vascos, toda su vida tan preocupados por dejar de ser españoles que acaban por convertirse en franceses. Aquí, en la Rioja, somos honestos. Y eso nos convierte en perdedores naturales.
No os he dicho que esta novela ganó el VI Premio Pata Negra en 2018 y III Premio Novela Cartagena Negra en 2019, por si eso os convence del todo para leerla. 

¿Por qué todo está en rojo en esta región? La tierra. El polvo. El vino. Y también el olor es rojo. El aire es rojo. El vuelo de los buitres es rojo. Como una gota de sangre que se disuelve en una bañera. Se ha levantado un viento que mueve las cortinas que muchas de las casas lucen en sus puertas. Las colocan para que no entren moscas; recuerdan a un telón con el que se quisiera ocultar algún fenómeno de feria: la mujer barbuda o el hombre elefante.
Sin querer contar mucho más, os diré que El porqué del color rojo ha sido una de esas novelas que tienes por casa sin saber cuándo la leerás y que, una vez lo haces, te preguntas por qué no te has animado antes con ella. Inteligente, negra y, en cierta manera, de color rojo. Muy recomendable.

 

Si te ha gustado, sigue mi blog 




Comentarios

  1. Hola!! A mí la novela negra ne gusta si no es eso, muy negra. Más cerca del trhiller y la investigación policial que del asesinato truculento. No se si me he explicado bien. Igualmente por tu reseña parece interesante, puede ser una buena apuesta. Un saludo 😉😊

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Unlimited

Entradas populares de este blog

Me olvidé de mí

Piso para dos, de Beth O'Leary

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

Tan cerca del horizonte, de Jessica Koch

El último día de mi vida, de David Orange #PremioLiterario2018

El hombre fetichista, de Mimmi Kass #retoíntimo

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott