Simbad el marino

Nivel educativo: Educación primaria
Materia: Lengua y literatura
Adaptación: A. Sánchez
ISBN/EAN:
9788431668594
Páginas: 112
Tamaño: 16x22 cm
Colección: Colección Cucaña

Tras derrochar la herencia familiar en banquetes y fiestas, el árabe Simbad se embarca hacia Oriente para rehacer su fortuna. Al regreso de su viaje, Simbad se promete que nunca más abandonará su casa, pero su irreprimible afán de vivir aventuras y conocer nuevas tierras lo empuja a hacerse a la mar en otras seis ocasiones. El destino, sin embargo, lo conducirá por caminos cada vez más peligrosos, por lo que Simbad habrá de afrontar un sinfín de naufragios y peripecias que pondrán en grave riesgo su vida. En sus diversos viajes, el héroe tendrá que habérselas con un gigante de un solo ojo, una serpiente descomunal, el abordaje de unos piratas, una manada de elefantes furiosos, una tribu de caníbales y una tropa de monos asesinos. Su trepidante experiencia le enseñará a no perder jamás la esperanza y a valorar en su justa medida el privilegio de la riqueza y el amor de los suyos.

¿Os gustaba leer de niños? Es una pregunta que a mí me hacen a menudo y que no sé responder con sinceridad. Diría que sí. Recuerdo decenas de historias, cuentos, libros o aventuras. No obstante, no soy consciente de preferir leer a jugar, ver la televisión, pintar o bajar a la urbanización con mis amigas; así que si me hubieran preguntado entonces si me gustaba leer, probablemente hubiera dicho que no mucho. Supongo que es cuestión de perspectiva, porque sí leía, y mucho si lo comparo con otros niños. 

Ahora estoy en el otro lado. Soy madre de dos niños a los que intento convencer de la diversión de la lectura. No puedo decir que mis hijos no lean, lo hacen, pero no como algo genial para ocupar su tiempo libre, sino como algo obligatorio que hay que hacer todos los días. Aun así, leen y disfrutan de los libros; de unos más que de otros, y curiosamente los clásicos son de los que más les suelen gustar, sobre todo al mayor, que tiene ocho años. Ha sido él el que ha leído primero Simbad el marino y me ha instado a que no deje de leerlo yo. De hecho, puedo deciros que han sido sus primeras 5 estrellas (tienen un pasaporte lector en el colegio y califican sus lecturas).

Me ha gustado tanto Simbad y sus viajes que me han entrado unas ganas enormes de leer Las mil y una noches. Sé que este libro es una adaptación para facilitar la asimilación por parte de lectores de Primaria, algo que consigue con seguridad, por lo que la curiosidad de conocer esas historias, leyendas y cuentos recopilados en Las mil y una noches, es cada vez más grande.
—¿Y a ti, Simbad? — me preguntaron—, ¿qué es lo que más te gusta en esta vida?Yo no tuve que pensarlo dos veces. Me quedé mirando el río a través de la ventana, y dije con voz firme:
—Lo que más me cautiva en este mundo es el mar.
—He ganado mi fortuna en siete grandes viajes —le explicó el anciano—. Si te quedas un rato con nosotros, ya te contaré cómo fueron, pues estos amigos han venido a que les explique la historia de mi vida. La conocen de sobras, pero nunca se cansan de escucharla.
Para quien no conozca Simbad, diré que es un cuento que gira en torno a un rico ciudadano de Persia que, tras quedarse huérfano, dinamita toda su fortuna, por lo que decide embarcar para conseguir fortuna. A partir de entonces, vivirá una aventura que pondrá su vida al límite consiguiendo casi que muera, tras la que siempre saldrá bendecido con fortuna, y tras la que regresará a su casa, prometiéndose que nunca más viajará; promesa que incumplirá una y otra vez. En resumen son siete los viajes de Simbad y siete las aventuras que vivirá, llevándole a conocer criaturas extrañas, sociedades salvajes y lugares insólitos. La perspicacia y la paciencia de Simbad conseguirán que salga ileso, y, quizá, un poco de suerte le llevará de vuelta a su casa, con su familia.

Narrativamente, la historia contiene el saber de los grandes cuentos contados con maestría y consiguiendo la atención del lector, aunque se nota que buscan más la atención de un afortunado oyente, que escucha con deleite las desventuras del personaje. Supongo que gracias a la adaptación, este libro es perfecto para lectores a partir de los 8 años. El nivel de vocabulario es adecuado, gramaticalmente no es complicado y favorece la comprensión lectora, además tiene el detalle de incluir pequeñas definiciones de aquellas palabras que un joven lector pudiera no entender. Esto último es algo a destacar porque todavía recuerdo a mi hijo diciéndome: "Mamá, esto está genial. Me explica lo que significan algunas palabras que no entiendo".
—Sola hay una persona a la que envidio en esta vida —me dijo—, y esa persona eres tú.—¿Cómo puede ser eso? —pregunté extrañadoEl capitán me dio un abrazo antes de contestar.—Por tu buena suerte, Simbad, por tu buena suerte.

Si hablamos de esta edición, tenemos unas maravillosas ilustraciones que acompañan el cuento y que consiguen descansar la vista del joven lector, a la vez que deleitan a un lector más aventajado. Son ilustraciones de gran riqueza, alejadas quizá de las líneas actuales, lo que considero que consigue mostrar a nuestro joven lector otra manera de mostrar una historia. 

Aventuras, peligro, otros mundos, leyendas, fortuna... mucho se puede sacar de un cuento. En la misma definición de cuento ya están implícitas sus características así que no hay mucho más que decir, aunque queda la duda si es más una leyenda y Simbad existió de verdad. Algunos de los personajes que salen en la historia existieron, así que... quién sabe.
Cuentan que el día en que a Simbad el marino se lo llevó la muerte, el mar se volvió negro de tristeza. Para entonces, la historia de aquel viejo mercader y ahora bien conocida en Arabia y corría de pueblo en pueblo por otro reinos de Oriente. Todas las noches al salir la luna, los beduinos se la contaban al amor de sus hogueras, y cada vez que pensaban en Simbad creían oír el rumor de las olas en medio del desierto.
En esta edición, además, tenemos unos interesantes,y nada complicados, ejercicios de comprensión lectora que serán muy útiles para poder trabajar el texto con los lectores. Esto hace este libro, o esta edición realmente, sea perfecto para un club de lectura infantil o para una clase de lectura en el colegio. 

Ya os contaré si al final me animo con Las mil y una noches. Por ahora, os recomiendo esta pequeña joya, tengáis ocho u ochenta años.

Si te ha gustado, sigue mi blog 




Comentarios

Unlimited

Entradas populares de este blog

Me olvidé de mí

Piso para dos, de Beth O'Leary

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

Tan cerca del horizonte, de Jessica Koch

El último día de mi vida, de David Orange #PremioLiterario2018

El hombre fetichista, de Mimmi Kass #retoíntimo

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott