Khalil, de Susana López

Editorial: Click Ediciones
Temática: Novela contemporánea
Novela En femenino | Drama
Colección: Narrativa Contemporánea
Fecha de publicación: 09/04/2019
Idioma: Español
ISBN: 978-84-08-20818-1
Colección: Narrativa Contemporánea

La muerte de su hijo Ángel en un atentado terrorista de la yihad ha sumido a Sebas en una depresión que dura ya un año. Su reciente jubilación empeora la situación, demasiadas horas para pensar. Su mujer Marian, que sigue ejerciendo de profesora, está muy preocupada y no sabe cómo ayudarle. Se casaron en segundas nupcias, él viudo con un hijo y ella, madre soltera de una niña. Paula y Ángel fueron el centro de sus vidas, les dieron muchas alegrías y les colmaron de orgullo cuando ambos se licenciaron en medicina. Pero desde la muerte de Ángel la tristeza lo empaña todo.
Un día Sebas decide arreglar el jardín. Paula y Marian tienen la esperanza de que esta inesperada iniciativa sea el comienzo de su recuperación. Sin embargo, nuevas tensiones pondrán a prueba a la familia. 
Marian no ve con buenos ojos que su marido contrate para la obra del jardín a Khalil, un joven inmigrante marroquí que llegó a España de forma ilegal, dejando atrás un oscuro episodio que no ha confesado a nadie. Es un muchacho trabajador que enseguida congenia con Sebas y que, curiosamente, le hace salir poco a poco de su mutismo. 
Además una inesperada carta abre heridas del pasado. En ella se convoca a Paula a la lectura del testamento de su padre biológico, un músico venezolano a quién nunca llegó a conocer. En el despacho del notario la muchacha conoce a Jairo, su hermano venezolano, un joven desagradable, convencido del chavismo, que no acepta repartir la herencia con una hermana cuya existencia desconocía. 
La tristeza, la culpa, los secretos del pasado, el rencor, pero también la esperanza y la complicidad se reúnen en esta historia sencilla, donde los personajes se cruzan desvelando sus miedos, sus inquietudes y sus sombras.

Entiendo lo difícil que es escribir la sinopsis que acompaña un libro, ya que hay que conseguir que el lector potencial se decida por esa historia. En este caso nos cuentan mucho sobre lo que nos vamos a encontrar, pero quizá sea porque esta es una de esas lectura en las que el cómo cobra importancia, así como el trasfondo de los sentimientos ocultos tras los encuentros entre los personajes.

Khalil parece una historia sencilla, que podría ser real, en la que a partir del momento triste en el que se encuentran nuestros personajes, un momento de desolación por la muerte inesperada de un hijo, se va haciendo un repaso de parte del pasado de una manera sencilla y muy certera, además de suponer el punto de partida para el viaje que realizan hacia la aceptación.

Me ha resultado una lectura muy fluida, muy como a mí me gustan, tranquilas, aunque no pausadas. Es verdad que no tiene una gran fuerza descriptiva pero a través de la narración de hechos, muy bien llevada, vamos haciendo nuestra composición de lugar sobre cada uno de sus personajes, que conllevan la fuerza de esa historia.

Es cortita, no llega a 200 páginas, lo que a veces se agradece. No siempre necesito novelas de tramas complejas, de estructuras complicadas; sino que a veces busco esas novelas pequeñas que hablan de personas normales y que me llevan hasta el centro de su dolor para terminar, o no, según la novela que esté leyendo, en su propio descubrimiento y resurgir

La historia nos muestra que la vida no es sencilla y sí lo es, ambos conceptos entran dentro de ella. Saltamos de un personaje a otro, aparentemente sin más sentido que el querer de la narración y el devenir de la historia; y eso nos lleva a una buena manera de entrelazar esas pequeñas tramas que formar la novela y de hacer interactuar a los personajes
Sebas piensa que la vida no puede quedar reducida a tres sintagmas que conforman una frase. Detrás de las comas, entre cada palabra, agazapada tras las sílabas, se esconde la historia de Khalil, la cara oculta de una verdad que por silenciada se la imagina necesariamente dolorosa.
-También pienso -añadió Sebas mirando fijamente los ojos húmedos de Marian- que, si tengo ganas de emprender algo, es que empiezo a ganarle la batalla a la tristeza. ¿No crees?
La autora ha jugado con mi empatía hacia los personajes por esas reacciones tan normales y tan reales que tienen hacia lo que les es desconocido y adverso, debido a ciertas situaciones, pero en cierta manera es una novela de encuentros. Gracias a este libro he descubierto una escritora que ha hilado una historia sencilla en la que hay muchas variables; es una historia de personajes, podríamos decir coral, aunque sí que es verdad que tendríamos tres tramas pero son tan pequeñas, tan cortas, que casi confluyen en una: por un lado Khalil, el inmigrante sin papeles, marroquí, con un porqué detrás que le condiciona su pasado, su presente y, probablemente, su futuro; luego tenemos a Sebastián, ese hombre que tiene una depresión de la que intenta salir; a Paula, que descubre una parte de su pasado; a Jairo, un personaje que no aparece mucho pero que tiene su propia parcela, y tenemos a Marian, la mujer, esposa y madre. Las historias están allí, se van sucediendo, se entrelazan, pero casi es esa sensación de haber leído una parte de toda su vida.

Aunque es verdad que la historia, supongo que por ser corta, simplifica mucho ciertas cosas a nivel de desarrollo o de consecuencias de distintos actos, mientras lees piensas en su parte más bonita, en la importancia de las relaciones y en el camino por el que nos pueden llevar nuestras decisiones. Alguna lagrimilla he soltado, no lo voy a negar, pero más por mi facilidad "sentida" que porque la narración busque eso del lector, creo.
Si se pudiera recomponer la vida como se recompuso aquella casa marchita... Pero no hay clavos,lija o pinceles que rehabilitan las heridas profundas de la vida. Ni siquiera el tiempo nos sana, a lo sumo nos aclimata para vivir entre escombros. También es verdad que, a veces, entre los cascotes, milagrosamente, nace una flor.
He terminado la lectura con algún giro inesperado y realista, con la sensación de que por nuestra vida pasan personas que en un momento determinado significan algo, para bien o para mal.

El texto nos habla de prejuicios, de consecuencias, de relaciones familiares, de mentiras, de pasado, de una manera muy sencilla y fácil. Es un libro que se lee en nada y que está bien. Me hubiera gustado más contenido, no lo niego. Creo que Khalil podría merecerse más historia. No obstante, reconozco que todo tiene sentido tal cual, así como está.

La dedicatoria del libro está enfocada a los hombres que rodean la vida de la escritora y eso me hizo pensar antes de comenzar que centra todo en ellos, algo poco habitual en la narrativa de carácter personal, o intimista, al menos en mis lecturas, que están más enfocadas en las mujeres. Por eso, una historia que habla de él, o ellos, me gusta, me intriga, y me suele implicar más, como lectora; sobre todo si está bien llevada y bien escrita

No sé qué impulsó a la autora a ponerse en contacto conmigo para preguntarme si quería leer su libro. No sé exactamente qué me impulsó a hacerlo. Hay muchos factores que influyen en esa decisión: la temática de mis últimas lecturas, la sinopsis del libro, la portada, lo que exprese su autor en el mail... El caso es que me animé y estoy contenta por ello, y ahora os invito yo a que le deis una oportunidad a esta historia. Te gustará si lo tuyo es la narración, los encuentros, las personas, el porqué de muchas cosas, la aceptación de la vida, el amor entre las personas, los reproches, las verdades, los te quieros dichos y no dichos, el pasado... bueno, creo que ya me habéis entendido.






Comentarios

  1. ¡Holaaa!

    La verdad es que me has convencido totalmente con tu reseña, creo que este libro puede ser para mí.
    El tema que trata es duro -la pérdida de un hijo- pero si es una historia sencilla, centrada en los personajes, que nos lleva al pasado y que al final trata de la aceptación, creo que me va a gustar mucho ^^

    ¡muchos besos!

    ResponderEliminar
  2. Tiene pinta de ser un libro interesante, muy buen post guapa. si me animo ya te contaré

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Unlimited

Entradas populares de este blog

Me olvidé de mí

Piso para dos, de Beth O'Leary

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

Tan cerca del horizonte, de Jessica Koch

El último día de mi vida, de David Orange #PremioLiterario2018

El hombre fetichista, de Mimmi Kass #retoíntimo

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott