Palabras que caen como la lluvia, de Caroline March

Publicada por Esencia
Colección: Contemporánea
Número de páginas: 448
Fecha de publicación: 9/4/2019
ISBN: 978-84-08-20683-5

Livia tenía todo lo que siempre había deseado: un futuro profesional prometedor y el amor del hombre que la había llevado a lo más alto de su carrera deportiva. Pero cuando descubrió la dolorosa verdad que tan bien le habían ocultado y dejó de oír el rumor de aquellas olas que siempre le habían susurrado respuestas, lo abandonó todo.
Seis años después regresa a su refugio a orillas del mar Cantábrico, cargada con una mochila repleta de desilusiones y con un único objetivo: prepararse mentalmente para la prueba que la espera al final del verano. 
Sin embargo, allí se topa con la desagradable sorpresa de tener que compartir apartamento con un hombre que despierta en ella emociones encontradas, alguien que la obligará a preguntarse si se puede amar a dos personas sin terminar herida. Él será quien la empuje a enfrentarse a lo que más teme: ella misma. 
¿Volverá a ser Livia aquella persona valiente y sin miedo a nada?

Algo tengo que hacer con mi ritmo lector porque el desfase que acabo provocando entre el día que termino un libro y el día que escribo mi opinión es demasiado grande. Menos mal que me envío notas de audio con algunos comentarios que me van surgiendo mientras leo, que si no no sabría qué hacer. No me llaméis rara porque sé que no soy la única que lo hace.

Palabras que caen como la lluvia fue un libro que me duró dos días, no tanto porque fuera corto sino porque la historia fluía y yo me encontraba muy cómoda entre sus páginas; de hecho, rompió mi lista de lecturas; ya sabéis qué pasa cuando un libro nos entra por los ojos, tenemos que leerlo sí o sí.

A pesar de ser una lectura con un tono cómico y dramático a partes iguales, la trama, que nos muestra cómo se van conociendo y relacionándose Liv y su nuevo amigo, parece que se desarrolla sin que ocurra mucho, manteniendo la intriga por saber a dónde nos lleva pero dejando un regusto a pérdida. No me veía capaz de encontrar el camino de baldosas amarillas, como se dice haciendo referencia al Mago de Oz, es decir, el camino marcado por el hilo argumental que le diera sentido a todo. 

Con el paso de los años aprendí que podíamos separar los recuerdos en grados, guardarlos en la mente y elegir el momento en el que queríamos que salieron a la luz. Yo había elegido mantener tres compartimentos cerrados en mi interior: mi propio corazón, para protegerlo; mi infancia, por el dolor que rememorarla producía, y el surf...


-¿Atento? - inquirió elevando la voz.
-Completamente - afirmó Sergio con seriedad.
-Ámala fuerte.
-¿Ámala fuerte?
-Sí, ámala tan fuerte que no quede ningún resquicio o grieta por el que pueda escaparse ese amor. Ámala cuando no te mire, porque ansiará que tú sí la mires. Ámala cuando se enfade, cuando grite, porque significará que no querrá que veas sus lágrimas. Ámala cuando se esconda del mundo, porque sólo te tendrá a ti para defenderse. Ámala siempre, sin fisuras, sin pausas y sin descansos para tomar aliento. Ámala cuando no espere nada, porque siempre estará esperándolo todo. Ámala fuerte, ¿lo entiendes ahora?
-Lo entiendo a la perfección - contestó Sergio con voz enronquecida.
-Tengo una pregunta.
-Lánzala.
-Y si ella no me ama fuerte, ¿qué hago?
-¿Es que todavía no te has dado cuenta de que todos los hombres que han pasado por su vida lamentan haberla perdido? Hazte una idea de cómo ama ella y no seas tan tonto como para perderla también.

Liv es el personaje central, no solo por ser la narradora de esta historia sino porque es el eje sobre el que giran los demás. Aunque no he llegado a empatizar con ella todo lo que a mí me gustaría, al final he acabo comprendiéndola, y agradezco que me hayan llevado hasta ese momento. Además, he disfrutado mucho de sus pequeñas conversaciones, entre rápidas, inteligentes, directas y sinceras, que se convertían en momentos tiernos entre ellos; porque hay un ellos, claro, siempre hay un ellos. Parte de la fuerza de la historia es saber cómo acabará todo, quiénes son y hacia dónde les lleva su propio dolor.

El hecho de que sepas que ambos están destrozados por dentro se convierte en un contrapunto extraño con esas sonrisas que te levantan sus conversaciones y con esa luz que irradian los dos cuando están juntos, aunque no sabes si es atracción o es algo más. Hay durante gran parte de la lectura un tono velado, como enterrado, que sabe amargo. Eso ocurre cuando sabes que los personajes están viviendo algo que va a acabar mal, o al menos lo parece; cuando sabes, como lector, que la historia te está llevando hacia un lugar al que no quieres ir porque intuyes que sufrirás, y eso no te gusta.

Como ya os he dicho, está narrada en pasado y en primera persona, desde el punto de vista de ella, y puede ser que esa sensación triste y decadente venga porque es Liv la que nos cuenta, la que nos habla; es decir, es ella la única que transmite y eso define todo. El texto está muy ligado a los recuerdos.

#SinTiSoyMenosYo
#ContigoSoyYo

Hay un trabajo muy interesante de la autora en plasmar las aristas de cada uno de los personajes. No son personajes lineales, aunque sí son sencillos; son personales reales y, como en la realidad, la gente ni es buena ni es mala, de hecho tiende a ser más bien buena, lo que pasa es que simplemente actúa y a veces se equivoca en sus decisiones. Todo lo conocemos a través de ella, que nos presenta al resto de los personajes, pero siempre casi como en un espejo porque son los diálogos que ella reproduce y son los recuerdos que ella comparte con nosotros. Como veis, todo es ella.

Otro tema a destacar es el surf, que fue muy importante para Liv en su adolescencia y juventud, y la competición. No obstante, para mí el surf no la define como personaje; es algo que forma parte de ella, de su manera de ser, pero en esta historia la música la define mucho más, por un lado, con esa banda sonora perpetua que pone a todos los momentos que vive; de hecho, el título de cada capítulo es una canción que guarda relación con lo que va a vivir en el capítulo; y por otro lado, la literatura: las palabras para ella son muy importantes, así como ese escritor con el que mantiene una relación literaria por su capacidad para verse a través de él y de sus palabras de adolescente y lo que estaba viviendo, y cómo ella vuelca en esas palabras. La música y la literatura te ayudan a clarificar o a definir el personaje más de lo que lo hace el surf, o al menos así me ha parecido a mí. 

Es verdad que el mar es muy importante para ella, pero creo que es algo más simbólico, más como la inmensidad, la tranquilidad; algo grande que se escapa de su control y con el que puede estar en armonía. Sobre el amor, otro de los puntos que buscas al comenzar a leer, sólo puedo decir que ella no sabe amar pero ama

Me sorprende haber leído una historia cuya protagonista me ha caído mal, sobre todo al principio, lo que no ha desmerecido mi lectura, ni mucho menos. Livia es, o parece, caprichosa, perdida, inestable, toma siempre las peores decisiones, hace daño, se oculta, duda demasiado, va de un sitio a otro sin pensar... y ante todo esto, está él, y todo lo que eso conlleva. Él es divertido, amable, cariñoso, sincero aunque también oculte algo, y se gana mi favor desde el principio (¡Qué intensidad amando, a pesar de todo!).

Os aseguro que, siguiendo la costumbre de esta autora, la historia esconde más de lo que parece y juega con nuestra empatía en la parte final porque, como en la vida, no solo ocurren cosas buenas y nuestras decisiones nos llevan por caminos que hubiéramos preferido no recorrer. Las novelas de Caroline March hay que leerlas hasta el final porque de esa manera cerramos el círculo que ella ha dibujado y encontramos el sentido a ciertos detalles; y esto es muy importante, por no decir lo más importante.

-¿Qué canción crees que le corresponde al libro que te presté? -soltó de pronto.
-No lo sé -respondí meditándolo, y mi vista se quedó sobre el libro que él había escrito años atrás: El debate de dos almas-. ¿Cuál es la de tu libro?
-Piano Man, de Billy Joel.
-No tiene que ver con la filosofía.
-Te equivocas: en un bar, a medianoche, hay más filosofía que borrachos -afirmó sonriendo -. Encuéntrale una canción, todos los libros tienen una, todos los momentos de la vida también, porque ya todo está contado, solo tenemos que atrapar las palabras y ordenarlas para que conformen nuestra propia historia.

-¿He llorado, Sergio?
-Sí.
-No quería llorar.
Me miró un instante a los ojos con inconmensurable cariño y me dijo: 
-Para volver a sonreír, primero hay que llorar todas las lágrimas que llevamos dentro.

He olvidado hacer referencia al tono cómico que envuelve parte del texto y que puede evitar que ese tono tranquilo nos canse, y nos acompaña hacia ese lugar al que no nos apetece llegar; y hablar de Suances como lugar donde Caroline sitúa ese "encuentro" y la mayor parte de la historia. Se nota que el apego a esa zona va muy dentro de ella. 

¿A quién recomendaría esta novela? Aunque aparentemente está dirigida a lectores de romántica, para mí no deja de ser una historia narrativamente interesante sobre el dolor, el miedo, las segundas oportunidades y como el engaño nos puede marcar; además, también nos adentra sobre lo complicado de las relaciones personales, lo que la hace interesante para cualquier lector de narrativa que no busque más allá de una historia entre dos personas que arrastran mucho equipaje detrás. 

No quiero terminar sin nombrar ese guiño tan especial a otras historias que los lectores de Caroline March apreciamos en gran medida. xD







Comentarios

  1. Pues este libro me llama, tiene muy buena pinta Carmen, lo tengo en cuenta, muy buen post guapa y buen fin de semana ;)

    ResponderEliminar
  2. Ostras, me has dejado perpleja con tu reseña...He leído varias historias de Caroline y vaya por delante que me encanta su estilo; además, estuve de vacaciones en Suances, con lo que me hace gracia que esta historia transcurra allí. Por otro lado, me aterra un poco lo que comentas sobre ese final y esa sensación un tanto agridulce...
    No sé si más adelante lo leeré, en principio, así espero que sea!
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maribel, yo no he dicho que la historia termine mal sino que te pasas toda la lectura con ese miedo a que te lleve hacia donde no quieres... anímate a leerla y así me cuentas qué te ha parecido. Si te gusta Caroline, te gustará
      No se te queda sensación agridulce, la novela es romántica, pero alguna lágrima sí que he soltado
      :)

      Eliminar
  3. hola! ante todo muchas felicitaciones por tu blog es excelente, nos cuentas en pocas y justas palabras tu opinion y lo que narran los autores, en este caso desconozco el libro lo que es un regalo para llevar, gracias! abrazosbuhos.

    ResponderEliminar
  4. Hola, no he leído nada de Caroline March, tal vez sea una buena novela para conocerla. Besos.

    ResponderEliminar
  5. Hola
    Admito que parece muy dramatico ,pero es un plus para leer la historia ,seguro que emociona con saber si hay final feliz, gracias linda

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola! Me ha encantado tu reseña, y tras leerte creo que no es el tipo de libro que a mi me gusta. No obstante me lo anoto y si puedo hacerme con él le daré una oportunidad.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. La empecé y la dejé aparcada porque me parecía demasiado triste. Leyendo tu reseña me animaré a retomarla. No soy de dejar libros a la mitad, pero en este momento no me apetecía leer una novela de esta índole.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  8. Me parece muy interesante y cada vez me gustan más estas historias, se hacen adictivas y esta tiene muy buena pinta. Gracias

    ResponderEliminar
  9. Coincidimos bastante, aunque en mi caso no llegué a comprender a la protagonista en ningún momento. Las escenas en las que se esconde...uff es que me parecieron tan de niña pequeña que no pude.
    De resto es una novela muy bonita, con un personaje masculino excepcional.

    Un beso

    ResponderEliminar
  10. hola, pinta bien el libro y no he leído nada de la autora, creo que me gustará, gracias

    ResponderEliminar
  11. Yo no me mando mensajes de audio, pero sí que tomo notas en el móvil cuando me acuerdo... a veces se me pasan tres o cuatro meses desde la lectura y la reseña, y por mucha memoria que se tenga, los detalles se pierden en el camino...

    Sobre el libro, es más del estilo de MB que del mío, pero me gusta sobre todo lo que cuentas de que esconde más de lo que parece a primera vista, que no hay que dar nada por sentado con la lectura y la realidad que emanan los personajes. Se te nota que lo has disfrutado mucho, y eso es lo más importante cuando se cierra un libro :)

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
  12. No he leído nada de la autora, pero me has dejado con ganas de leer este libro. ¡Gracias por la recomendación!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

Piso para dos, de Beth O'Leary

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

La hermana luna (Siete hermanas #5), de Lucinda Riley

Primer sorteo del blog

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott

Toda la verdad de mis mentiras, de Elísabet Benavent

El secreto de Malcom, de Kate Danon #PremioLiterario2018