La ecuación del amor, de Helen Hoang


ISBN: 9788416327638
Publicación: 4/3/2019
Páginas: 320
Colección: Titania amour

Stella Lane cree que las matemáticas son lo único que funciona en el universo. Utiliza algoritmos para predecir compras, un trabajo que le ha proporcionado más dinero del que sabe gastar y menos experiencia en el apartado de las citas que la media de cualquier treintañera. No le ayuda tener Asperger y que besar le recuerde a un pez piloto limpiando los dientes de un tiburón. Por eso contrata al despampanante gigoló Michael Phan. Mitad sueco, mitad vietnamita, Michael no puede rechazar la oferta de Stella y accede a ayudarla y rellenar todas las casillas de su plan de lecciones amorosas, desde el juego previo hasta más allá de la postura del misionero... Stella no solo aprende a apreciar los besos de Michael sino a anhelar el resto de sensaciones que le provoca. Pronto su asociación sin sentido empieza a cobrarlo y el patrón que Stella descubre la convence de que el amor es la mejor clase de lógica.

Me gustan estas novelas, lo reconozco; y en este caso me ha gustado mucho. Una historia que no solo me levanta una sonrisa sino que también normaliza situaciones que me son ajenas, o no tanto, y lo hace con tanto acierto, es perfecta para hacerme disfrutar (y sonreír).

La sorpresa que una se lleva con el planteamiento inicial de la novela, es decir, con una mujer exitosa laboralmente que, debido a su Asperger y para hacer feliz a su madre, decide contratar un profesional del sexo buscando aprender a sentir, se entiende perfectamente cuando comprendes la motivación que ha llevado a la autora a escribirla de esa manera tan simpática, entretenida, sin tapujos y con muy buen humor, pero sin olvidar lo que es y lo que puede significar.

Elegimos este libro para el Club de romántica y erótica de Valencia del mes de mayo y reconozco que dio mucho juego a la hora de ir comentando la historia y sus personajes. Fue fácil dividir nuestra conversación en dos frentes claros. Por un lado, esa historia que nos lleva desde el cómo se conocen, qué hace que vayan acercándose y cómo se resuelve todo, que en parte tiene algo de Pretty Woman; y por otro lado ellos, los protagonistas, su familia y su relación. 
—Te estás volviendo complaciente, Stella. Si dejas de ponerte desafíos, no vas a mejorar tus habilidades sociales. Lo que me recuerda… ¿Hay algún compañero de trabajo con quien te gustaría salir?
Me gusta oír lo que piensas. Sobre todo cuando te beso.
La novela, con la distancia de un narrador en tercera persona, pero jugando con capítulos alternantes desde el punto de vista de él y desde el de ella, nos permite ser testigos privilegiados de lo que les ocurre y lo que eso les hace sentir, siempre con una línea temporal lógica, lo que hace que la lectura avance rápida y dinámica. Una vez que asumí ese tono tan claro respecto a algunos temas, que me pareció inesperadamente gratificante, y que acepté la línea erótica lógica que tampoco estaba en mi cabeza al comenzar a leer, disfruté de la tensión sexual que llega a generarse entre ellos, de cómo él es tan certero en sus acciones y consigue más de ella que nadie hasta ese momento, y de las sonrisas que me provocaban algunas de las situaciones en las que se ven envueltos, tanto por lo especial que son las reacciones de ella como por esa personalidad tan tierna y sensible de él
Es una mujer tímida que sueña despierta sobre economía.
Me ha resultado maravillosamente sensual y tierna. Así de simple. Incluso con ese vocabulario directo que me suponía un bache al leer porque no encajaba dentro de la idea que yo solita me había formado previa a la lectura.

Podría hablaros más de la novela, de esos momentos caóticamente divertidos que se generan cuando coinciden con la familia de él, de su primer beso (oh, sin palabras me dejó), de esa fiesta a la que acuden, de los padres de ella, del autismo que tiene y de cómo lo afronta, de la comprensión, de la inocencia, del amor... la novela da para mucho pero, sobre todo, es una de esas historias que podrías leer una y otra vez, como cuando reponen por enésima vez Pretty Woman en la televisión y siempre (SIEMPRE) acabamos viéndola, y cantando sus canciones, reconozcámoslo.  

Por cierto, adoro a Michael y su tatuaje... bueno, y su manera de ver la vida, y su sensibilidad, y sus cuidados, y sus dilemas, y sus caricias, y su seguridad para algunas cosas y inseguridad para otras... 

Te la recomiendo si te gustan las novelas románticas adultas, con un toque de comedia, bien escritas, con una pareja sólida, unos personajes inolvidables, una familia cercana y divertida, y unas situaciones inusuales. Y si no sueles leer este género y te apetece probar, creo que esta es una muy buena opción

Si te ha gustado, sigue mi blog 




Comentarios

  1. Seguro que os lo pasasteis genial. Apenas leo romántica ahora... ¡tengo que volver! ¡chicas hacerme sitio!

    ResponderEliminar
  2. Fantástica reseña. Me encantó la novela y como dices es de las que apetece revisar de vez en cuando, ambos son un amor...
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Le tengo muchas ganas a este libro Carmen, a ver cuando lo puedo leer por fin!!! muy buen post guapa

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola! Me la llevo apuntada, a ver si la consigo pronto.

    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Lo tengo en inglés... así que a ver si me animo de una vez que no veo el momento
    Antes de verano lo quiero leer
    Un besote

    ResponderEliminar
  6. Lo tengo anotado porque mucha gente me ha hablado muy bien de él.
    Buena reseña
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. ADORO esta historia, desde el principio supe que me iba a gustar pero es que cada página que pasaba y más conocía a Stella y a Michael más me enamoraba de ellos, es una de mis parejas favoritas y uno de mis libros favoritos forever.
    Me gusta mucho como escribe Helen Hoang y el segundo no me defraudó, espero que lo traduzcan también ^^

    Besinos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

La hermana luna (Siete hermanas #5), de Lucinda Riley

Primer sorteo del blog

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott

Piso para dos, de Beth O'Leary

Historias eróticas para viudas del Punyab, de Balli Kaur Jaswal

Tres sorteos para celebrar el verano