Aguas oscuras, de Robert Bryndza

Editorial: Roca
ISBN: 9788417167097
Colección: Thriller y suspense
Páginas: 400
Formato: Tapa blanda con solapa
Fecha de publicación: 07-02-2019

La detective Erika Foster recibe un aviso de que la clave para resolver un importante caso de narcóticos está escondida en una cantera abandonada en las afueras de Londres, por lo que ordena que sea registrada. Allí, entre el lodo espeso, encuentran un alijo de droga, pero también lo que parece ser el esqueleto de un niño pequeño. Los restos se identifican como los de Jessica Collins, de siete años, la chica desaparecida que copó los titulares hace veintiséis años. Mientras Erika trata de juntar las nuevas pruebas con las antiguas, también indaga más sobre el pasado de la familia Collins y se pone en contacto con la principal detective del caso en aquella época, Amanda Baker, una mujer atormentada por el fracaso de no haber encontrado a Jessica Collins en su momento. Pero alguien guarda terribles secretos. Alguien que no quiere que este caso sea resuelto y que hará todo lo que esté en sus manos para evitar que Erika descubra la verdad.

Los que somos ya lectores de esta serie y conocemos a Erika Foster de sus dos libros anteriores (Te veré bajo el hielo y Una sombra en la oscuridad) estamos más que encantados con que el autor continúe escribiendo casos que debe resolver este personaje. En su página web ya sabemos que hay seis libros así que tenemos Erika Foster para una larga temporada; y yo, #felizcomounaperdiz.

Me gusta esta serie y me gusta este autor. No es solo por su manera directa, sencilla y muy acertada de escribir, sino porque a través de sus palabras consigue que disfrute de la historia que voy leyendo, algo que necesito cuando me decido por leer un libro policíaco, ¿o será un thriller?. A veces me cuesta distinguir cuándo estamos ante un thriller o cuándo es una novela policíaca y de intriga. En este caso tenemos a una inspectora de policía que dirige una investigación policial para descubrir al autor de los crímenes que se han cometido, o que se están cometiendo, con lo que tenderíamos a hablar de novela policíaca; pero como dicen que es un thriller cuando todo se va precipitando de un capítulo a otro y cuando el ritmo de la acción es trepidante, supongo que esta novela se acerca más a esta descripción. Realmente, lo mismo da que me da lo mismo. 

    AMAZON

¿Quién fue? ¿Quién sería capaz de algo así?, -pensó-. Quiero encontrarte. Te voy a encontrar. Quiero encerrarte en una celda y tirar la llave...

Aunque este es el tercer libro de la serie, como pasó con los anteriores, no habría ningún problema en leerlo de forma individual. Sí, es verdad que Erika tiene un pasado del que algo se ha dicho (no mucho) en los dos anteriores, pero en este también nos lo cuentan; sí, también viene de resolver dos crímenes y se encuentra donde se encuentra por cómo terminó en el libro anterior, pero eso no desvela nada, ni siquiera lo consideraría spoiler; sí, sabíamos que tenía una hermana pero no la conocíamos realmente hasta este libro; sí, sabíamos que es viuda pero ese tema sigue en el aire rondando al personaje libro tras libro, sin llegar a marcar la trama, únicamente definiendo el porqué de la actitud de ella; sí, sabíamos que es una policía a la que se le da muy bien desenmarañar una madeja de situaciones, y ya está; eso es precisamente lo que hace en esta entrega. Como veis, aunque no hayáis leído los dos libros que preceden, no importa. Yo creo que hay un efecto contrario, una vez terminéis este, iréis corriendo a la tienda a comprar los otros dos, porque os gustará Erika y os gustará el autor.

Aguas oscuras coloca a Erika ante la dificultad de descubrir quién y por qué asesinó y tiró a Jessica Collins, una niña de siete años que desapareció hace veintiséis años, al pantano de una vieja cantera. No solo se enfrenta a la dificultad de un caso tan antiguo sino a toda la corriente mediática que supuso esta investigación en su momento y que tuvo consecuencias muy diversas para todos los que estaban relacionados con la misma, no solo para su familia.

-Yo siempre pienso que si algo es tan evidentemente obvio, debe ser cierto...



Mi hermano era un alma extraviada. Una de esas personas que se escurren por las rendijas de la sociedad.

Había olvidado lo bien que se leen estas historias, con esta manera tan activa y tan dinámica de escribir que tiene Robert Bryndza. Mezcla narración con diálogos, va directo al grano y creo que consigue crear un atmósfera muy similar a las mini-series de televisión, como ya os he dicho, lo que facilita que cojamos el libro con muchas ganas y no queramos que nadie nos interrumpa mientras lo hacemos.

Me ha resultado muy interesante cómo va la trama, muy fácil pero muy segura, con la presentación de cada personaje nuevo a medida que avanzaba, y cómo poco a poco empezaba a descubrir que esos personajes no son todo lo que yo pensaba. Es verdad que a medida que iba pasando páginas, no era difícil intuir por dónde iban los tiros aunque con las reticencias suficientes para que la intriga siguiese allí; no deja de haber cierta previsibilidad en algunos detalles (yo imaginé el quid de la cuestión casi desde el principio pero eso no resto interés a mi lectura) pero está tan bien gestionado todo: el ritmo, los giros a novela negra, los personajes que aparecen, los que reaparecen, la investigación, el trabajo, la familia; todo, que acabas devorando las páginas porque no puedes dejar de querer saber qué pasó.

Además, añadimos un extra a esta historia y es ver un lado un poco más humano de Erika y de la forma de relacionarse con su entorno.

-A veces basta con una posibilidad remota-


Me revienta decirlo, pero no podemos resolver todos los casos. No se tome su incapacidad para resolver este en particular como un fracaso personal, por favor.
Marsh le puso la mano en el hombro.
-Eso es fácil de decir, Paul. Lo único que yo sé hacer es trabajar.
No soy esposa; nunca seré madre. Mi vida es esto.


Por cierto, se me plantea una pregunta, ¿en todas las novelas de Erika Foster tiene que llover tanto? Supongo que es la manera de remarcar que en Londres siempre llueve, puede ser muy oscuro y húmedo, y esa sensación algo desalentadora se te mete en los huesos. Bueno, esto son más pensamientos dispares que me vienen a la mente tras terminar el libro, pero es que el agua está muy presente en todas las tres novelas.

No sé si decir que esta ha sido la que más me ha gustado de las tres es decir mucho, pero es que me ha gustado muchísimo. La primera la leí hace ya un tiempo y hace muchas lecturas, así que todo se relativiza con la distancia, pero esta me ha parecido como más cerrada, más hilada y con mucho más sentido, tanto por la trama de la investigación como por Erika y sus decisiones. Sin ser una novela de personajes, ese juego por ver las aristas de cada uno de ellos me ha resultado muy atractivo y muy real. Al final todo se resume a algo que pasó y a algo que se descubrió pero cada cosa que ocurrió entre medias tiene un porqué y tiene sus consecuencias, y eso es lo que acabamos averiguando.

¿A quién recomendaría esta lectura? Obviamente a todo lector de thrillers policíacos, también a aquellos que busquen una buena historia, con intriga, intensidad y ritmo, y un buen desenlace, de esos que es mejor que no te cuenten, pero sin tener que sufrir mucho. Como ya os he dicho, Robert Bryndza tiene la capacidad de escribir de forma muy sencilla y fácil, construyendo una historia cuyo hilo argumental puede parecer claro pero que en absoluto lo es, dejando que el lector sea partícipe de todo lo que va pasando. 


Comentarios

  1. Pues tiene buena pinta Carmen, no leído nada de la autora, pero los anteriores libros si que me suenan. Buen post guapa

    ResponderEliminar
  2. Hola, Carmen. Yo ya sabes que tengo debilidad por esta serie y cada libro me gusta más. La evolución personal de Erika es un gran acierto en esta novela y a mi me ha dejado con ganas de más. Creo que en la segunda novela no llovía tanto, el autor nos presentó un ambiente caluroso, un calor asfixiante y pegajoso.

    Besos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  3. Me preguntaba si se podría leer este libro sin leer los anteriores; gracias por responderme jejeje. En fin, es el típico libro que me gustaría
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Lo tengo fichado! Es un género que me gusta mucho =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  5. Ay, Carmen de mi vida y mi corazón. Lo terminé esta tarde, y ya lo reseñé. Me ha encantado, no me esperaba ese final, ese desenlace, esas personas!!!!!!!!
    Me encanta este autor y cada libro que leo me hace reafirmarme en que este hombre es un gran escritor, engancha cosa fina, y no se de quien sospechar nunca, jajaja.
    Qué ganas de leer el siguiente!!!!!!!

    Besinos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Unlimited

Entradas populares de este blog

Me olvidé de mí

Piso para dos, de Beth O'Leary

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

Tan cerca del horizonte, de Jessica Koch

El último día de mi vida, de David Orange #PremioLiterario2018

El hombre fetichista, de Mimmi Kass #retoíntimo

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott