Amor prohibido, de Laura Lee Guhrke #retorita3 #RitaLaura


Para la recatada y tímida Daphne Wade, su placer prohibido más dulce es observar en secreto a su patrón, Anthony Courtland, duque de Tremore, mientras éste trabaja en la excavación arqueológica de sus propiedades de Inglaterra. Anthony ha contratado a Daphne para que restaure los preciados tesoros que él va desenterrando. Sin embargo, es duro para una mujer concentrarse en el trabajo cuando tiene delante a un hombre como Anthony, cuya belleza resulta abrumadora. Él ni siquiera ha reparado en ella como mujer, pero ¿quién pude culparla de haberse enamorado perdidamente?. Oculta tras unas enormes gafas, Daphne es la restauradora mejor preparada para llevar a cabo este trabajo, y Anthony lo sabe. Cuando una nueva encantadora Daphne salga de su caparazón, las reglas del juego cambiarán.

Comenzamos el Reto Rita de 2019 con una autora que sabe manejarse en esto de construir historias románticas interesantes y muy entretenidas de leer, sin que las tramas sean excesivamente complejas lo que facilita que nos centremos en ellos y en relación, que al final es lo más importante en este tipo de lecturas. 

Amor prohibido (Guilty pleasures) es el primero de una serie de cuatro libros que apuntan maneras y que tendré presente para cuando me apetezca un romance "enagüil"; además, en el tercero tendremos la historia de Viola, y eso es un pequeño añadido para querer leerlo.

Normalmente, cuando leo una novela tengo que ir apuntando ideas y comentarios a medida que avanzo en mi lectura porque es la manera de estructurar luego mi opinión, sin olvidar las partes que más me llamaron la atención. Esto no lo he hecho siempre, pero ahora es casi como un imperativo. No obstante, me he leído Amor prohibido de una sentada y no me ha dado tiempo ha resaltar nada así que voy un poco como sin red de seguridad recordando la relación entre mojigata Daphne y el engreído Anthony


El amor está bien - replicó a la ligera mientras se recostaba en la silla-, pero tiene poco que ver con el matrimonio. Mira a nuestros conocidos. Todos están enamorados. Solo que no de sus esposas.
Usar estos dos calificativos para ellos es quedarme en la superficie, porque ni Daphne es tan así ni Anthony tan asá, y de ahí viene la gracia de esta historia de amor que se forja desde una relación de admiración y casi sumisión, a pesar de que él solo la ve como algo necesario para su objetivo de conseguir un museo y ella está obnubilada por él y su presencia, hasta una relación de yo ya no te necesito pero yo a ti sí, y a partir de ahí, comienza el juego. Eso es de lo que precisamente disfrutamos, de un juego entre los dos, en el que él va un poco perdido pero sabe tentarla y ella, a pesar de su ignorancia en las relaciones, sabe marcar muy bien los límites y volverle algo loco.

No es una historia con una trama compleja ni de grandes subidas o bajadas; tampoco está llena de personajes ni de escenarios; es simplemente una historia de amor, con momentos tiernos y con momentos que nos dejan la miel en los labios (más a ellos que a nosotros, la verdad). La fuerza, quizá, está en los diálogos ingeniosos y ágiles y en ver cómo ella consigue que él sienta, más allá de sus necesidades y de sus obligaciones. Tened en cuenta que ambos personajes son muy diferentes, por lo menos al principio, y, aunque ambos están solos, no podrían estar tan alejados el uno del otro. 
Maldita sea. ¿Por qué las mujeres eran incapaces de entender que el amor no era importante en la vida?
Como lectores somos testigos de cómo ella va siendo más real y cercana a los ojos de él; cómo va desplegando todo su encanto, todo su atractivo, toda su fuerza, y cómo él se va consiguiendo que ella reviva, se muestre, se quiera y tenga la confianza suficiente para que su presencia se note allá por donde vaya. Me gusta que ella no sea una damisela en apuros y que tome las decisiones con firmeza y mirando hacia delante; y me gusta que él sea el débil de esta relación, y que le bajen esos humos de duque que lógicamente tiene que tener y que lógicamente debe rebajar para merecerse lo que anhela.  Ese es precisamente el juego al que asistimos y que disfrutamos.

Un añadido maravilloso a esta historia es ese lenguaje de las flores (si la habéis leído sabréis de qué hablo); me ha gustado tanto que enseguida me vi buscando el libro al que hacía referencia y que no encontré. Creo que le añade más ternura a esta novela.
-Si tiene que ver con mi educación en las artes de la alta sociedad, dígamelo de una vez -susurró ella -. Si no, deje de jugar conmigo. -Estoy jugando con usted porque esto es un juego. No voy a dejarla ganar, pero si quiere, puedo enseñarle cómo se juega. Algo en esas palabras le puso los pelos de punta. -No sé de qué me está hablando. De verdad. -Lo que de verdad importa es si quiere saberlo. ¿Quiere ser una dama respetable o quiere ser Cleopatra? -Ambas. -Ah. Una respuesta interesante y que plantea una pregunta aún más interesante. ¿Puede una joven ser cautivadora, misteriosa y respetable a la vez?
Por otro lado, es verdad que no hubiera pasado nada si la historia hubiese sido algo más larga y completa porque me encontraba tan a gusto entre ellos que algún malentendido no me hubiese importando. He disfrutado de los acercamientos, de los suspiros, de las miradas, de lo que significaban esos mosaicos cuando estaban a solas, de esas clases de baile, de esas conversaciones sobre Cleopatra y sus sentimientos, y sobre su pasado y el porqué de muchas cosas. Ha sido interesante ver cómo ella lo ponía en su sitio o cómo se doblegaba a sus deseos. Una lectura muy recomendable, sin duda. 





Comentarios

  1. Pues mira me la anoto, por que la autora me ha gustado mucho, yo con el mío disfruté como una enana. muy buen post guapa

    ResponderEliminar
  2. Hola, Carmen!

    Pues para mí este libro fue un sí pero no, y mira que empezó bien, eh, sobre todo esas escenas del conde mientras trabajaba y ella le observaba sin que él supiera nada XD. Me alegro de que tú sí lo hayas disfrutado.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leí tu opinión en goodreads y entiendo lo que quieres decir pero esos momentos de tensión sexual entre ellos y ese juego me ha gustado mucho.
      Besos

      Eliminar
  3. Me alegra que lo disfrutaras Carmen. Supongo que algún día lo leeré, esta autora me gusta.
    De esta mujer leí la serie de las solteronas y el de Conor y en general me gusta bastante, tiene libros maravillosos y otros buenos y otros pasables, lo importante es que nos hagan pasar un buen rato :)

    Besinos.

    ResponderEliminar
  4. Leí dos novelas de la autora y me faltó un poco mas de magia en sus historias. Apuntaré esta para un bajón literario.

    ResponderEliminar
  5. Hola"
    Para mí esta es de sus mejores series... la leí hace tanto que casi ni me acuerdo, pero es muy entretenida ;)
    Un besote

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

Primer sorteo del blog

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

La hermana luna (Siete hermanas #5), de Lucinda Riley

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

Historias eróticas para viudas del Punyab, de Balli Kaur Jaswal

Tres sorteos para celebrar el verano

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

Nadie me ofende impunemente - SORTEO #1