Perdida en el paraíso, de Ascensión de Tena Marín

Páginas 144
Vendido por: Amazon
Idioma: Español
ASIN: B07BH5MG78

Esta es la historia de Yasmin, una mujer beduina descendiente de los auténticos beduinos pastores nómadas de Arabia cuya tribu habita en Ramlat al Wihibah, corazón del desierto de Omán. 
El mayor deseo de Yasmin es alcanzar un sueño: encontrar el Paraíso. Para cumplirlo deja atrás el desierto que la vio nacer. 
Yasmin se enfrenta a sus miedos e incertidumbres. Vive alegrías y sinsabores y también se siente tentada abandonar la búsqueda del Paraíso. Después de muchos días inmersa en la aventura, sincerarse consigo misma desencadena un final de viaje sorprendente.

Hay veces que, tras leer un libro, me quedo pensando sobre cuál puede haber sido el motivo que impulso a un autor a adentrarse en la creación de esa historia. Lógicamente, esto me suele ocurrir con novelas, en cierta manera especiales, que traen una historia cuya "moraleja" tiene sentido para mí. Si, además, la novela es de formación, y narra un viaje que cambia al protagonista a medida que avanza, es casi seguro que ese momento de reflexión lo tenga. Tras leer Perdida en el paraíso me he encontrado en ese punto y me hubiese gustado que la autora compartiera con nosotros, los lectores, en un epílogo (o mejor, como acabo de descubrir, en un ultílogo) cuáles fueron sus motivaciones para acercarse, desde dentro, a los pensamientos y deseos de una mujer beduina, que vive como vivían hace cientos de años, en pleno siglo XXI.

Antes de seguir por este camino, me gustaría daros un par de pinceladas sobre lo que podéis encontraros en esta novela corta, que nos cuenta, en primera persona, lo que le ocurre a Yasmin, una mujer beduina nómada que vive en el desierto junto a su madre y a uno de sus hermanos y que cuida de sus cabras, lleva una vida según la tradición beduina y muestra ciertas inquietudes en torno al conocimiento y al descubrimiento enfocadas en un ávido interés literario; de hecho, es una amante de las grandes historias que ha conocido a través de los libros. Ella misma nos dice que necesita hacer un viaje hacia lo desconocido para encontrar su paraíso y enamorarse. Este es el punto de partida y, desde allí, acompañaremos a Yasmin a través de los caminos que la llevan a relacionarse con otras personas, respirar otros aires, sentir otras sensaciones y, finalmente, descubrir su verdadero paraíso.

-Se trata de un sueño que quisiera alcanzar
-¿Qué sueño es ese?
-Encontrar el Paraíso -le respondo sin pensarlo
-¿Y qué es para ti el Paraíso?

Con pocos personajes, una narración rápida, fluida y, en parte, poética, y pequeñas perlas sobre la vida en el desierto, esta especie de "road novel", si puedo utilizar este término, nos lleva, como a Yasmin, a descubrir la diversidad cultural, social y racial de Omán, pero todo como en pequeñas dosis, siendo la base central de esta historia el viaje de ella hacia su interior, hacia sus miedos, para acabar encontrándose.

De lo que nos cuenta el guía sobre los turistas he aprendido que hay muchos tipos de personas diferentes en el mundo y que cada una de ellas espera algo diferente de la vida.

Confieso que me cuesta acercarme a una historia cuando está escrita en primera persona y en presente. Es curioso, porque esta manera de escribir debería permitirme entender al que narra, por la cercanía del tono y del momento, pero en mi caso suele ser al contrario. Puede que esta sensación en esta lectura se vea acrecentada por el hecho de percibir cierta ausencia de trama que acompañe a ese hilo argumental marcado y claro. Existe un principio y un final, sin duda, y una línea que los une, pero yo necesito más conjunto, más narración. No me he visto capaz de sentir lo que ella siente, aunque sí he admirado los paisajes que ella ve, los sitios por los que pasa, sus momentos de descubrimiento. Es una mujer viajando sola, son sus miedos, pero no he recibido lo suficiente para agradecer este viaje de lectura a través de sus palabras, y eso que el lugar, el momento y la situación me resultaban muy atractivas.

Mi mayor deseo es alcanzar un sueño: encontrar el Paraíso. Y le soy fiel. Su fuerza es tan impetuosa que mata y da vida a la vez. Mata porque siento una inquietud permanente por lograrlo y da vida porque mantiene me animo completamente ilusionado. Después de todo... soy una soñadora

Me quedo con lo que me cuenta sobre la cultura beduina, su manera de enfrentarse a la vida diaria, ese contraste entre ella, Yasmin, que es la transmisora de una tradición ancestral, fuertemente anclada en sí misma, y sus hermanos, por ejemplo, que viven en los Emiratos abrazando la modernidad actual, a los que simplemente nombra pero que es fácil tener presente a la hora de valorar esa diferencia.


Estos días me he sentido perdida en el Paraíso: sin saber a dónde ir ni qué hacer.

También vislumbro retales de esa manera que tiene de sentirse ahogada, encerrada, viviendo en el desierto, a cielo abierto, lugar que adora y que forma parte de ella, sin renegar de la tradición, al contrario, ella no anhela modernidad, no quiere salir de lo que ya conoce, sino que busca una aventura, vivir, respirar, algo distinto. En resumen, lo que toda mujer, de cualquier sociedad, raza o edad, quiere: ese estar viva, sentir que ha encontrado el lugar al que pertenece, su paraíso personal, aunque con la diferencia de haber tenido un aprendizaje distinto y poseer otra sabiduría vital.

Sé que es el siglo XXI, que hay smartphone, internet, no hay distancias, pero da la sensación de que sin esos pequeños detalles de ambientación que nos deja aquí y allá la autora, podríamos estar hablando de una historia situada muchos años antes y eso nos acerca más al desierto de Omán, a sus costumbres y a lo que significa el desierto para los que han vivido en él desde hace generaciones.

Puedo decir que en en mundo hay gente buena capaz de ayudar a los demás y compartir sus vidas.

¿A quién recomendaría esta lectura? Al lector que prefiere algo fácil de leer, algo con lo que disfrutar durante los pocos minutos que tiene para leer, con una historia bonita, que podría ser real; una historia llena de la verdad que trae una mujer que quiere buscar su paraíso en la tierra. Al lector que no le gusten los textos complicados pero si las palabras. Y, quizá, al lector que tenga curiosidad por la cultura beduina.


Comentarios

  1. ¡Holaaa!

    Pues me llama mucho la atención a pesar de que no hayas conectado plenamente con la protagonista y con lo sentía. Creo que al menos para conocer más de esta cultura puede ser una buena lectura, y me encantaría leer sobre esos desiertos y esos paisajes :D

    ¡besos!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! Creo que este libro no es para mi, así que lo dejaré pasar. Gracias por la reseña.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Hola guapa, no me atrae mucho, pero muy buen post como siempre

    ResponderEliminar
  4. Hola.
    La verdad que no es el tipo de historia que suelo leer, por lo que no creo que me animé.
    Besotes

    ResponderEliminar
  5. Hola guapa,
    Aunque parece interesante no es una lectura para mi por lo que voy a dejarla pasar.
    Besos desde Promesas de Amor, nos leemos.

    ResponderEliminar
  6. Suena interesante, además de entretenido, y siendo así cortito creo que se podría disfrutar. Lo veo muy del estilo de Moniki, mi compi de blog, por eso de que se ambienta en un destino así exótico.

    Por cierto, te dejo por aquí esto, por si te pudiera interesar participar:
    http://amor-y-palabras.blogspot.com/2019/02/lectura-conjunta-sorteo-insomnio.html

    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  7. Yo creo que te ha faltado extensión. Estás acostumbrada a libros muchos más extensos y quizás este se te haya quedado cortito.
    Me encanta la portada, y que trate el tema de la diversidad cultural. De todo hay aprender, aunque sea leyendo.
    B7s

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Prime Student

Entradas populares de este blog

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

Piso para dos, de Beth O'Leary

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

La hermana luna (Siete hermanas #5), de Lucinda Riley

Tan cerca del horizonte, de Jessica Koch

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott

Primer sorteo del blog

Toda la verdad de mis mentiras, de Elísabet Benavent