El presagio de los buitres, de Antonio Orozco Guererro #PremioLiterario2018


Ebook y tapa blanda
Autopublicado
231 páginas
Publicado el 2 de julio de 2018
ASIN B07DQPNFQJ

Los belos, titos y arévacos (tres importantes tribus celtíberas) se enfrentan a Roma en una guerra en la que unos luchan guiados por la avaricia y el ansia de gloria y los otros por su libertad y supervivencia como pueblo.

PERSONAJES PRINCIPALES
• Caciro, un anciano adivino de la ciudad de Segeda, que se debate entre las viejas y arraigadas creencias y el cultivo de la razón. Apoya la guerra contra Roma, pues la interpretación del vuelo de los buitres le augura una gran victoria. Muy pronto se arrepentirá.
• Caro, jefe de los belos de la ciudad de Segeda; un genio militar capaz de sorprender a la misma Roma. 
• Liteno, jefe de los arévacos de Numancia; tan valeroso como prudente.
• Quinto Fulvio Nobilior, cónsul de Roma; engreído, inexperto y autoritario.
• Marco Claudio Marcelo, cónsul de Roma; gran militar con excelentes dotes para lograr la paz.

El presagio de los buitres es una novela histórica cuyo acontecimiento ocurre en un periodo tan desconocido para mí que prácticamente me ha tenido leyendo e indagando durante el tiempo que me ha durado. De Antonio Orozco Guerrero había oído hablar por La guarida del raposo o por Indomable pero esta ha sido la primera vez que leo una de sus historias.

Ha sido un verdadero placer adentrarme en una época de la que no sé prácticamente nada, como es el siglo II a.C. en Hispania, durante la considerada segunda guerra celtibérica, entre Roma y los habitantes de Segeda así como la resistencia de la ciudad de Numancia, a través de la narración que el autor ha construido, más histórica que ficticia, facilitando así mi conocimiento y mis ganas de saber más. En este mapa os dejo la disposición de la Península por aquel entonces, con la Hispania Citerior y la Hispania Ulterior, romanas, y con los otros pueblos que ocupaban en resto del territorio.


No sólo ha sido un viaje, iniciado de la mano de ese adivinador (Caciro) que comienza a narrar la historia de sus ancestros a su nieto y futuro sucesor para acercarnos a las costumbres de un pueblo que habitó gran parte del territorio de la Península durante muchísimos años y que se enfrentó a Roma y a su manera de conquistar, también ha sido un pequeño aprendizaje sobre la fragilidad de la vida entonces, sobre la estrategia militar y su importancia social y política, sobre las bases de una civilización que ha marcado nuestro presente, y sobre historia, lo más importante.

Me ha sorprendido todo, lo reconozco. Ha sido muy interesante leer cómo un hecho en aquella época pudo cambiar el devenir de generaciones futuras (como ejemplo tenéis el porqué el año comienza el 1 de enero y no en marzo como ocurría hasta entonces), y ha conseguido que me entre curiosidad por leer más historia, no tanto narrativa de ambientación histórica, sino histórica, histórica novelada y ficción histórica. 


Es una novela de hechos, contados a través de sus personajes. Al principio parece un gran número de personajes pero enseguida te das cuenta de que no es realmente así y que seguir el hilo argumental es más fácil de lo que parecía. Al final tenemos por un lado a los habitantes de Segeda, y sus motivaciones para mantenerse firmes, a pesar de querer buscar la paz, y por otro lado tenemos a Roma y sus representantes.


Sobre la manera en la que todo está contado, solo decir que me ha resultado maravillosa esa sencillez para hacer ágil y entretenido lo que puede llegar a ser arduo y pesado. La trama avanza con facilidad y, poco a poco, sin darnos cuenta, conocemos a los personajes, en su mayoría históricos, que son nombrados a lo largo de toda la narración

Como texto histórico, me ha parecido que está contado más como un ameno relato para que todos seamos capaces de saber qué pasó y cómo ocurrió, y ya solo por eso tiene un gran valor narrativo para mí. Como ya os he dicho más arriba, no es un texto de personajes sino de hechos, de momentos y de gestas, con mucho de costumbres y estructuras sociales, además de acercarnos la historia de un pueblo que luchó por su identidad y por sus derechos contra otro pueblo que imponía sus condiciones allí por donde fuera y llevaba consigo lo que consideraban civilización moderna. 


¿A quién recomendaría esta novela? A quien le guste una buena novela histórica, basada en un hecho real y narrada con ciertas licencias narrativas para darle mayor facilidad de lecturas; a quien quiera saber sobre los pueblos celtibéricos, sus costumbres, su valor y su estructura social, y cómo su existencia ha llegado a nuestros días; a quien simplemente le guste leer disfrutando de lo que lee mientras aprende y conoce otra vida pasada, otra sociedad, otros pueblos; y a quien le gusten las leyendas que no son tal sino verdades cubiertas de historia.





Comentarios

  1. Hola, Carmen. Anotado queda el título y contenta de disfrutar de nuevo con una de tus reseñas. Gracias.

    Besos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Unlimited

Entradas populares de este blog

Me olvidé de mí

Piso para dos, de Beth O'Leary

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

Tan cerca del horizonte, de Jessica Koch

El último día de mi vida, de David Orange #PremioLiterario2018

El hombre fetichista, de Mimmi Kass #retoíntimo

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott