Luz de Abril, de Clara Fuertes #PremioLiterario2018


214 páginas
Autopublicado / autoeditado

Dos mujeres. 
Un diario que habla de lo más triste, el abandono. 
Un viaje a la India. 
El destino. 
Un viaje hacia el amor. 
Retorno a la belleza. 
A veces un solo viaje, un momento inesperado, un encuentro, unas manos que te rozan sin querer, una mirada que pasa a tu lado, puede llegar a ser suficientes para una vida entera, para cambiarlo todo, incluso un corazón roto, herido, triste, un corazón desesperado y huraño, un corazón que solo sabía cantar melancolías, recordarle y escribir cientos de interrogaciones en un cuaderno muy usado. Maldito cuaderno. 
Mi madre me llamaba Luz de Abril, decía que a través de mis ojos se podía contemplar el mundo entero y la primavera. Yo siempre la creí. Él no lo hizo. 
Era sabia mi madre, siempre quise ser como ella, una soñadora con la cabeza en las nubes. Una mujer enamorada. Fue mi madre la que me animó a tejer historias, a acumularlas en diarios de viajes, la que me dijo un día sin venir a cuento que hacían falta muy pocas palabras para volar de verdad, para llenar el lado vacío de una cama para dos, para inventar un amor desconocido, para enamorarnos de un paisaje para siempre y compartirlo. 
Escribe, me dijo, pero hazlo bien, con el corazón en la mano, con todas las emociones saltándote en el estómago. 
Y eso hice. Esta historia, que todavía no lo es, es para ti, mamá.

La India, con su cultura, sus gentes y su historia, siempre me ha llamado la atención. He visto muchas películas ambientadas en este país, algunas de Bollywood y otras no, y siempre me ha atraído esa manera tan especial que tienen de ver la vida, de enfrentarse a ella y de sentirla. Por esto no fue difícil decidir que me apetecía leer esta novela, que me prometía un viaje, uniendo la India con los sentimientos.

Si habéis leído la sinopsis que nos propone la autora puede que os hayáis quedado igual que antes de hacerlo sobre lo que os vais a encontrar en esta novela. Yo no soy quién para contaros mucho más, pero como me encantaría que os animarais a leerla porque creo que merece mucho la pena, me atrevo a contaros que es una historia escrita en primera persona y a dos voces, aunque una habla mucho más que otra, donde la primera está muy presente en la segunda, ya que es el desencadenante de este diario, de esta novela; estas dos voces son dos mujeres, españolas: María, cuya vida cambia radicalmente tras conocer a un hindú, allá por los años 80 o 90 (ahora no recuerdo hace cuánto tiempo), y Abril, que a través de un viaje, acompañando a María, nos desvela sus sentimientos, sus sensaciones, su dolor y su manera de ver lo que le rodea.


Es corta, sin texto que sobre; se lee sin descanso pero saboreando lo que leemos, disfrutando de las palabras elegidas por su autora que consiguen transmitir tanto; Luz de Abril me ha parecido justo lo que me prometía su autora, un viaje a la India a través de la voz de Abril y, en parte, de la historia de María, que me da la sensación de que tiene más de verdad de lo que podríamos llegar a pensar. La narradora nos acerca sus pensamientos, sus sentimientos, sus sensaciones, utilizando las notas que fue escribiendo durante un viaje que realizó con la familia de María a un país que le fascina y del que volvió distinta.

Maravillosamente escrita, no solo tenemos información de la narradora y de todos sus miedos y anhelos, sino que vamos conociendo parte de ese país desde los ojos de una europea, de esa dualidad que provoca una sociedad llena de contrastes. Os aseguro que he sido capaz de sentir la repulsión y la atracción, el miedo y la fuerza, el dolor y el amor, el horror y la belleza, ese juego de lo mejor y lo peor que Abril siente al llegar allí. En algunos momentos creo que yo podría haber sido ella.


Además, tenemos esa manera a través de los recuerdos de dejarnos pequeñas perlas de su vida, de su pesar, que nos hace acercarnos a ella como mujer, aunque no resolvamos mucho; y las pinceladas que nos regala, como un diario de viaje, con pequeñas anécdotas sobre la India, su cultura y su historia. Maravillosa mezcla.

Ha sido toda una sorpresa, y se ha colado en mis lectura más intimistas, cercanas y que más me hacen pensar. He sentido verdad en lo que he leído, y eso no me ocurre muchas veces.
Creo que si más gente se animara a leer esta pequeña historia, Luz de Abril sería una firme candidata a quedar entre los finalistas, porque me parece que únicamente le falta algo de visibilidad para tener más fuerza. 

#PremioLiterario2018
#LaIndia #RepulsiónYAtracción
#OdioYAmor #HorrorYBelleza
#LoPeorYLoMejor #UnPaísLlenoDeConstrastes
#YoQuieroHacerEseViaje #YoNecesitoHacerEseViaje
#MezclaDeCulturas #YoNoSoyTanValiente
#NarrativaIntimista





Comentarios

  1. Qué disciplinada eres con las lecturas del concurso de Amazon, lees muchísimas y en muy poco tiempo... Yo, entre que tengo muchísimos pendientes que tengo que ir sacando como pueda, y que no me entero casi nunca de quiénes participan (es que no sé ni dónde se mira, soy así de penosa), solo me entero cuando dan el nombre del ganador, básicamente. Soy lo peor... jajaja.

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No las leo en poco tiempo, al revés, las leí hace ya más de dos semanas y tenía pendiente poner mi opinión en el blog... soy un poco desastre... si quieres ver cuáles participan entra en Amazon y verás el apartado... de todas maneras, confieso que me gusta leer algunas y ayudar así a los participantes a ganar visibilidad... te dejo el enlace para que, pinchando en obras participantes, les eches un vistazo... y cuidado, que engancha ;)
      (https://www.amazon.es/b?node=12641858031)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Primer sorteo del blog

Historias eróticas para viudas del Punyab, de Balli Kaur Jaswal

Tres sorteos para celebrar el verano

Nadie me ofende impunemente - SORTEO #1

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

El juego de la inocencia - SORTEO #7

Caen estrellas fugaces - SORTEO #6

Sorteo cumpleañero

Locos, ricos y asiáticos, de Kevin Kwan