Invicta, de Miriam Alonso

Autora: Miriam Alonso
ISBN: 978-84-16618-29-3
Páginas: 340
Encuadernación: Rústica con solapas y ebook
Lanzamiento: 1/03/2018

Se encontraron en la noche. Ella, jadeante de nervios y excitación; él, deseoso al tenerla atrapada, finalmente, entre sus brazos.
Fue brusco al ponerla contra los tablones que hacían las veces de pared. Quería que lo mirara a los ojos, que renaciera expuesta como una igual, lejos de convencionalismos absurdos y sociedades obtusas.
Él acarició el nacimiento de su garganta; Victoria sintió el tacto fino de su amante deslizarse por la piel. Quién iba a decir que, a pesar de ser el momento la definición misma de un apasionado romance, el amor fuera a doler tanto.
Invicta es un paseo por la historia; un canto a la rebeldía, al inconformismo, lleno de suspiros críticos y feministas. El arte palpita en estas páginas. Los sentimientos se apoderan de los estudios parisinos a comienzos del siglo XX y también de ella: porque la musa, envuelta en sábanas blancas, se deja contemplar, aunque su pose relajada esconda un pasado todavía inquieto.
Acompaña a Victoria en este viaje lleno de sentimiento, reencuentros y rodillas que sangran de cuando en cuando, mientras las máscaras clásicas del teatro muestran sus más pronunciados extremos en la tragicomedia que siempre acompaña, por el camino, a la invicta protagonista de esta historia.

A veces me gusta leer novelas a ciegas, por impulso, sin ir mucho más allá de lo que puedo intuir por su portada o por lo que me propone una sinopsis algo indefinida. Esto fue exactamente lo que decidí al ver que el blog Tejiendo ideas, cosiendo palabras organizaba una LC de esta novela. Intuía que era una historia ambientada en una época pasada (sé que en la sinopsis nos hablan de principios del siglo XX pero no llegué a leerlo realmente), que iba de una mujer, de un viaje, bien sea emocional o físico, y de arte, sin saber en qué disciplina se centraría; y así me adentré en esta lectura.


¿Sabéis qué significa Invicta? Invicta significa que no ha sido vencida nunca y, tras leer la historia de Victoria, es un adjetivo que define totalmente a la protagonista de este melodrama, con menos carácter dramático del esperado, baja intensidad pero bien escrito, mucho entretenimiento, facilidad de lectura, algo de romance y personajes reales en torno al mundo artístico parisino de principios del siglo XX. Lógicamente, la fuerza de esta novela radica en ella, su manera inocente de enfrentarse a las dificultades de una mujer ignorante y sin relaciones en esa época, sus fuertes convicciones y su capacidad de seguir adelante, reponiéndose frente a las dificultades.

La trama está dividida en cinco partes más un pequeño epílogo, que es más un regalo a los lectores que otra cosa porque no es necesario para dar por finalizada la lectura. Cada una de estas partes tiene que ver con cada una de las etapas por las que pasa Victoria hasta acabar donde acaba, y en cada una casi he visto lecturas distintas. Aunque en estos momentos no os diga nada si no habéis leído esta historia, yo empecé a disfrutar más a partir del cuarto libro; no tanto porque no sean interesantes las anteriores sino porque en el momento que aparecen personajes reales alrededor, mi interés aumentó considerablemente, además de disfrutar enormemente de ese cambio que supone todo en ella y en su futuro.

El hilo argumental de esta historia, mitad romance, donde me parece que flojea un poco, y mitad narrativa con fuerte presencia femenina, siendo la parte más sólida, nos lleva de la mano de la protagonista desde Inglaterra a París, y nos recuerda a una obra teatral narrada, con su presentación de los personajes, las dificultades por las que pasa, hasta un final que termina muy arriba.



He tenido la sensación de que la autora nos presentaba un texto que a veces me recordaba a La Bella y la Bestia, y esos encuentros en la biblioteca o esa soledad de él; a veces a Romeo y Julieta, y ese final trágico; a veces incluso llegué a pensar en Jane Eyre, por la fuerza de ella y la maldad de su "señor"; incluso llegué a pensar en Heidi y su abuelo, aislados del pueblo y hasta en Ana de las tejas verdes, con algunas similitudes en algún reencuentro (no digo más).  Y todo esto como la parte más amable e inocente del texto; luego hay otra parte, que me ha resultado más interesante, que muestra la sociedad del momento, con sus problemas, sus miedos, la forma de muchas mujeres de sobrevivir, de enfrentarse a su propia naturaleza, de relacionarse con el sexo opuesto, y todo en una sociedad que estaba cambiando rápidamente, con grandes diferencias culturales y personales dependiendo del lugar donde nacías. 

A pesar de esa falta de intensidad dramática que he echado en falta en ciertos momentos, suplida por un tono narrativo más en línea con un cuento, fábula o representación teatral, ha sido una buena lectura, fluida, que va de menos a más, o por lo menos para mí y mi gusto lector. No me entendáis mal, tiene momentos en los que la historia gira a un sentido triste, tal y como es la vida, es solo que la manera de traérnoslos no se recrea en ellos sino que simplemente nos los cuenta.
Puedo entender y compartir todo lo que la autora ha querido expresar con esa historia, además de notar el trabajo de investigación que conlleva. Yo he notado amor por la libertad, por el deseo, por el destino, el arte, la literatura, el arte, las buenas personas, la verdad, la amistad, los finales felices, la familia, el respeto, las mujeres y su fuerza interior, y las personas reales

Si tras leer esta opinión no tenéis claro cuál ha sido mi sensación con Invicta, de Miriam Alonso, o si notáis ese pero a pesar de que os he dicho que me he encontrado un texto bien escrito con mucho que contarnos, me reafirmo en que Victoria es lo mejor que tiene la novela (junto con el cameo de Oscar Wilde y de Degas) y solo por eso ha merecido la pena leerla.


#lcinvicta #sigloXX
#LaNarradaHistoriaDeUnaMujerEnMayúsculas
#TodoLoQueTeOcurreTeLlevaHastaDondeEstás
#Familia #Amor #Dolor #Desengaño #Miedo
#Viaje #Cambios #Momentos 
#París #UnaHistoriaEscrita
#Teatro #Inspiración






Comentarios

  1. ¡Hola!

    No conocía de nada el libro y a pesar de las partes en las que flojea, me ha llamado muchísimo la atención por todo lo que dices de él.

    ¡besos!

    ResponderEliminar
  2. Hola Carmen! Tienes razón, lo mejor de la novela es Victoria y Oscar Wilde jejeje. A mí me ha gustado bastante, principalmente porque me ha encantado la forma de escribir de Miriam Alonso y la ambientación de esta historia, o tal vez deba decir ambientaciones pues, aunque existe una común, cada parte tiene su propia esencia a este respecto.
    Me han gustado unas partes más que otras y al final le pongo un pequeño "pero" (en plan tiquismiquis, nada serio, jejeje) pero la valoración global es muy positiva.
    Muchas gracias por haberte animado a participar en esta lectura conjunta.
    Un besin

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! Me encanta tu reseña porque resume muy bien muchas de las sensaciones que te aporta esta lectura. A mi me gustó mucho y me atrapó cuando lo leí en su momento.

    Un beso

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

La hermana luna (Siete hermanas #5), de Lucinda Riley

Primer sorteo del blog

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott

Piso para dos, de Beth O'Leary

Historias eróticas para viudas del Punyab, de Balli Kaur Jaswal

Tres sorteos para celebrar el verano