Sedas de Francia, de Sandra Brown #RetoRita2


605 páginas
Publicado por Ediciones B
Claire Laurent ha luchado mucho para levantar Sedas de Francia y convertirla en la firma de lencería más conocida del momento. Claire sabe combinar la elegancia con una voluntad de hierro, y tiene fama de no permitir que nadie se interponga en su camino. Cuando el tele-evangelista Jack Wilde emprende una campaña contra Sedas de Francia por las "pecaminosas" prendas de fantasía que Claire comercializa, y poco después aparece brutalmente asesinado, todas las sospechas recaen sobre ella.
Complicados en el caso se hallan también Robert Cassidy, enamorado de Claire pero casi convencido de su culpabilidad; la despampanante modelo Yasmine que tanto ha contribuido a situar Sedas de Francia en el candelero, y la joven viuda de Jack Wilde, que lloró en público a su marido con sus bellos ojos azules, aunque planea hacerse con todo su imperio televisivo...

Vamos avanzando en el Reto Rita 2.0 con la sexta lectura en el sexto mes del reto (en enero no hubo lectura). Es verdad que soy de las que menos lee porque me limito a uno al mes pero por ahora voy cumpliendo. Con este tipo de retos voy descubriendo nuevas lecturas, algo que me encanta, pero reconozco que tanto esta como la del mes pasado no han sido todo lo que esperaba. 

Sedas de Francia es una novela larga pero no por ello de una trama compleja; la historia nos lleva a Nueva Orleans, en los años 90, y nos plantea una situación con varios frentes abiertos a partir del asesinato de un predicador televisivo evangelista en su habitación de hotel, en el que estaba junto a su joven mujer y a su hijo, ya adulto. La investigación de dicho asesinato nos lleva a conocer a varios personajes, todos ellos relacionados de alguna manera con el muerto, para bien y para mal


Los protagonistas de la parte romántica son Claire (principal sospechosa) y Cassidy (ayudante del fiscal que investiga el caso) y su relación o pseudo-relación de tira y afloja del tipo yo te investigo, tú me mientes y yo sigo investigándote... amor hay, eso no lo voy a negar, pero casi más en forma atracción sexual que inexplicablemente se convierte en un te quiero más cerca del éxtasis orgásmico que del romance más literario. 

Si dejamos a un lado al atormentado Cassidy y a la mentirosa Claire, tenemos un pequeño conjunto de personajes con sus intrigas que van cerrando la red en torno al muerto: una modelo explosiva y racial, amiga íntima y socia de Claire y su vida sexual, una joven y ambiciosa viuda, su hijastro y su forma de castigarse, una madre anclada en otra vida, un matrimonio muy al estilo más clásico de la alta sociedad local involucrado en política y alguno más que aparece y tiene mayor o menor importancia; y todos con un pasado que se nos presenta y que marca su manera de actuar.

Quitando cómo me ha chirriado leer ciertas palabras y expresiones sexualmente coloquiales, y lo forzadas que me parecían algunas escenas, se puede decir que es una lectura fácil, amena, que te entretiene como cualquier película de sobremesa con intriga, líos de faldas, acusaciones, culpables, mentiras, secretos, familia y un toque de romance.  Eso sí, no os fijéis en esa portada que da la impresión de un gran romance, al estilo más victoriano, con sensualidad, erótica y romanticismo, ya que está muy lejos de la historia que vas a leer. 


Ahora, tengo que reconocer que me sorprendió ese culpable. Yo me las prometía muy felices con mi desenlace más que decidido en mi cabeza y aunque no iba desencaminada el final no fue como me lo imaginaba. Hay que saber crear tramas y tejer acciones para que todo tenga sentido, y eso es mérito de la autora

Como estamos en familia puedo decir sin miedo a que me tachen de "exagerá" que me ha parecido como si la autora escribiera una buena y sencilla historia de intriga, al estilo más "blanco" y para que encaje en el género en el que ella se mueve le introduce una historia romántico-sexual entre dos de sus protagonistas, y alguna que otra escena subidita de tono, con vocabulario un poco soez que no está en consonancia con el resto del texto, pensando que eso siempre le gusta a las lectoras. ¿Qué queréis que os diga, pero para mí "chocho de calidad" no le pega a una novela romántica, aunque sea algo que piense un personaje secundario?; Eso sí, dejando a un lado esas discrepancias lingüísticas entre la autora y la que suscribe, creo que sus libros son de esos que apetece leer de vez en cuando, y seguro que no será mi último Sandra Brown.

#RitaBrown #RetoRita2
#SePillaAntesAUnaMentirosaQueAUnaCoja
#TodosTenemosUnPasado
#QuiénMatóAlPredicador
#TodosEngañan #DetallesQueSeNosEscapan

Si te ha gustado, sigue mi blog 




Comentarios


  1. El que yo leí, Odio en el paraíso, también le pasa lo mismo en cuanto a la relación entre los protagonistas. Se percibe mucha atracción sexual pero poco amor del que estamos acostumbradas. Supongo que será la marca personal de la autora. Por lo demás las tramas están interesantes pero es cierto que se acercan a las películas de sobremesa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entretenidas, amenas, con mucha intriga pero sin la negrura del género policíaco... me lo imagino.
      Seguro que es marca de la casa, como dices
      Un abrazo

      Eliminar
  2. ¡Hola! Yo leí este libro hace años y lo tengo con una portada que no pasaría la censura de Facebook. Salvo excepciones, no creo que Sandra Brown sea una escritora romántica al uso, pero a mi me han gustado prácticamente todas sus novelas. Me han dado ganas de volver a leerlo porque recuerdo menos de lo que me gustaría A ver si le puedo hacer hueco.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Prime Student

Entradas populares de este blog

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

Piso para dos, de Beth O'Leary

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

La hermana luna (Siete hermanas #5), de Lucinda Riley

Tan cerca del horizonte, de Jessica Koch

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott

Primer sorteo del blog

Toda la verdad de mis mentiras, de Elísabet Benavent