El río de las palabras susurradas, de Norma Estrella #PremioLiterarioAmazon2020

Novela autopublicada
360 páginas
Publicada el 1 de junio de 2020
B089HQHSP2A 

Eva le dan miedo las aventuras.
A Javier le da miedo el fracaso.
Isabel teme irse de este mundo sin haber conocido el amor verdadero.
Fernando teme irse de este mundo sin haber vivido de verdad.
Todos buscamos respuestas, pero no todos sabemos escuchar cuando susurra el río.

Leer una novela de una autora de la que ya has leído más de una y de dos novelas tiene su parte buena y su parte no tan buena. Por un lado, pisas sobre seguro, ya que si repites es porque te gustan sus historias y su forma de contarlas, y por otro lado, creo que eres algo más crítica porque ya sabes si tiene algunas «manías» narrativas. El río de las palabras susurradas es la novela con la que este año Norma Estrella participa en el Premio Literario Amazon. Desde fuera, supongo que por su cubierta, me recuerda un poco a la novela con la que se presentó el año pasado (Gara y la isla del San Borondón), ya que en parte los colores tierra, ocres y verdes condicionan lo que veo; pero cuando lees esta historia te das cuenta de que es muy diferente con lo que ha publicado antes, no porque no tenga el mismo estilo, que lo tiene; ni porque el humor inteligente y maduro de sus personajes no esté, que está; sino porque es una historia muy personal de deseos cumplidos
—Es una metáfora perfecta de la humanidad —comentó Elías, encantado con el entusiasmo de su amiga—. Dos ríos aparentemente incompatibles, de durezas y temperaturas distintas, se funden en un solo, creando el río más grande del mundo. No es fácil, ambos se resisten a perder su identidad durante varios kilómetros, creando ese espectáculo único, pero el mestizaje siempre acaba ganando la partida.
Realmente, es una novela con una historia (o dos, o tres, o cuatro historias) que va creciendo a medida que avanzamos en ella. No solo por la trama en sí, sino porque vamos conociendo a los personajes, lo que les duele y lo que les hace felices, lo que se recriminan y lo que querrían cambiar, lo que anhelan y lo que necesitan; y todo ello hace que ese viaje, que cada uno realiza de una manera diferente, lo hagamos un poco con ellos. 
Mientras ella escribía en casa, pensando que las cosas seguían como siempre, el mundo había tomado un desvío, se había desplazado de su órbita y ella había seguido en línea recta. Cuando quiso darse cuenta, el mundo ya no estaba allí.
Es difícil hablar sobre algo sin contar nada. Podéis ver que la autora no ha querido desvelar más que cuatro frases en la sinopsis que acompaña al libro. Yo tampoco lo voy a hacer, así que tenéis que confiar en lo que digo y en lo que no digo sobre ella. 
Frida Kahlo, Chavela Vargas y María Dolores Pradera la sujetaron por los brazos para que no perdiera la dignidad.

En cierta manera, un objetivo común pone a los personajes de esta historia a luchar por algo, a buscar y avanzar. Tenemos a Bel, o doña Bel, cuya vida le ha puesto en un momento de no retorno en sus decisiones. Su determinación por avanzar, sin dejar de recordar lo que le ha conducido hasta allí, es determinante. Y esto influye, y ayuda, a Javier, que se siente perdido por las circunstancias y las decisiones, y es incapaz de mirar la vida directamente. Fernando, que es quizá quien inicia el motivo de la novela, es simplemente maravilloso. He sufrido mucho con él, la verdad; mucho más de lo que yo esperaba, y creo que más de lo que esperaba la autora. Y, finalmente, está Eva; Eva es... Eva. Tengo la sensación que comienza siendo casi una víctima de sus propios sentimientos y acaba sacando todo la fuerza que atesora; además de ser divertida, sincera, sencilla y entrañable. Sé que os sonará extraño pero me he llegado a identificar con los cuatro personajes. Yo soy Isabel y soy Javier; también soy Fernando y, por supuesto, Eva. En ello radica la intensidad de esta lectura, porque son tan cercanos y reales que es imposible no comprenderles, admirarles, reír con ellos y llorar con ellos.
Y sí, le había escrito cientos, miles de poemas a su musa de piel dorada y corazón apasionado, aunque casi todos acababan rotos en mil pedazos cuando, a la implacable luz del día, releía lo que había escrito la noche anterior.
¿Sabéis cuando estáis leyendo una novela donde todo parece simple y casual pero tiene un fondo más real de lo que aparenta? Pues eso. Al principio no lo había entendido así pero luego ha sido como abrir los ojos. Hay mucha verdad en lo que cuenta, en nuestra huella, en la manera en la que decidimos vivir nuestra vida, en cómo esto afecta a nuestra relaciones personales. Esta lectura ha sido, en parte, como mirar la vida con un filtro: la realidad sigue siendo la que es pero ese filtro te da cierta perspectiva
La vergüenza era cosa de adolescentes; en la madurez no tenía sentido. «A partir de los cincuenta, si la vida te pone una locura por delante, hay que lanzarse con los ojos cerrados. La única vergüenza sería no aprovechar la ocasión», se dijo, convencida.
Supongo que si paramos un poco podemos pensar qué tiene la vida, qué hemos hecho y qué caminos hemos llevado para acabar donde estamos. Es fácil que todos nos hagamos en algún momento esta pregunta. Pues El río de las palabras susurradas casi sería como el camino hacia encontrarse uno mismo, a la esencia de lo que eras y quizá perdiste. Creo que esto es lo que encauza Norma a través de estos cuatro personajes, a través de los libros, de las pequeñas cosas que pueden ser maravillosas, la naturaleza, la comprensión, la ayuda, el amor, los amigos, la familia, el río, las leyendas... 
Sabía que el viaje en tren o en coche sería mucho más rápido, pero el río le permitía una conexión con las personas que lo habían recorrido antes que él. No sabía explicarlo, no tenía lógica, pero sentía que el río le hablaba, le susurraba palabras en un idioma que no lograba entender. Y algo lo animaba a seguir escuchando. Creía que, si escuchaba con la suficiente atención, acabaría por entenderlo.

Para mí, ha sido el detalle de lo que implica el camino que va recorriendo cada personaje lo que me ha mostrado la belleza de lo que he leído. Creo que ese amor en el tiempo de Isabel, o de Fernando, y ese momento truncado de Javier, o de Eva, me demuestran que hay que intentar ser fiel a uno mismo y, si es necesario, luchar, sin olvidar que es el camino lo que tenemos que disfrutar
«La vida sabe lo que se hace. Es amiga de los sementales, no de los poetas, porque sabe que, si dependiera de nosotros, se extinguiría en cuatro días.»
Me ha resultando una lectura más poética de lo que podría esperar, con algún que otro guiño cómico, siendo esencial la necesidad, o el amor, que les guía uno hacia el otro. Además, se agradece que esté llena de referencias literarias (el amor de Isabel por los libros es fundamental para entenderla) y cinematográficas.
Escarba en tu interior, Bel. No te conformes con el aplauso fácil. La literatura es algo sagrado; es una magia poderosa que nos permite asomarnos las almas de personas que vivieron hace cientos o miles de años, hemos de respetarla. 
Probablemente no es la mejor novela que vaya a leer, y, a lo mejor, no es la más completa, del Premio Amazon, pero he llegado al final de la historia con tanta intensidad y sentimiento que solo me resta agradecer a la autora lo que me ha contado. Preciosa. Maravillosa. En parte, mágica. Creo que es más grande de lo que ella pretendía. Casi me atrevo a decir que es la historia que más me ha gustado de todas las que he leído de ella. Ha sido muy bonito viajar con ellos y junto a ellos. He llorado y he reído.
—Podría llamarla, pero eso sería vivir la vida en prosa y hace tiempo que me lancé en brazos de la poesía.
En definitiva, un feel-good con aire de road-movie (o algo similar), lleno de sentimientos muy cercanos; es un texto real y, en cierta manera, algo mágico, que me recuerda la fragilidad de la vida y su carácter temporal, y lo maravillosas que son las personas

«Ojalá más historias de este tipo se cuelen en tus sueños mientras escribes, Norma» 



Si te ha gustado, sigue mi blog 




Comentarios

  1. Madre mía. He borrado ya cinco veces el comentario; me has dejado sin palabras. Sé que puede parecer un cliché, pero leer reseñas así y ver que la historia ha llegado con la misma intensidad que nació es el único premio que merece la pena. Y sigo borrando trozos de comentario, porque no quiero dar la chapa. No es la primera vez que te lo digo, pero gracias por la confianza, por tu tiempo y por tu maravillosa mirada lectora. Disfruto leyendo todas tus reseñas, pero ésta me ha emocionado un montón. Ahí va mi agradecimiento y todo mi cariño. ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  2. Yo solo he leído una novela de Norma pero coincido contigo en eso de que "parece simple y casual pero tiene un fondo más real de lo que aparenta" y es cierto que podemos vernos reflejadas en todos sus personajes de una forma o de otra.

    Ya me hice con este libro y espero leerlo pronto.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hola, Carmen. Anotado el libro, me encantaría leerlo. Mil gracias por todo lo que nos has contado.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Aún no he leído nada de esta autora, pero la tengo pendiente, tiene muy buena pinta este libro, muy buen post Carmen

    ResponderEliminar
  5. Me alegra que te haya gustado pero lo voy a dejar pasar que no me termina de convencer.

    Saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Unlimited

Entradas populares de este blog

Me olvidé de mí

Piso para dos, de Beth O'Leary

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

Tan cerca del horizonte, de Jessica Koch

El último día de mi vida, de David Orange #PremioLiterario2018

El hombre fetichista, de Mimmi Kass #retoíntimo

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott