Tras las páginas de Marta, de Natalia Girón #PremioLiterarioAmazon2020


Salí hace años del pueblo en el que crecí, en busca de mi sueño. Después de tanto tiempo, me veo obligada a volver y a encontrarme con mi pasado, lo que incluye a Álvaro, el amor de mi infancia, el que me ignoraba por la simple razón de llevar siempre un libro bajo el brazo. Ahora hemos crecido, somos adultos y, al menos por un instante, somos capaces de vernos tal como somos. ¿Por qué privarme de lo que no pude tener entonces? Total, yo pienso volver a la ciudad.

Quizá la sinopsis que nos proporciona la autora nos hace pensar en una comedia romántica contemporánea, y nos hace imaginarnos que tendremos unos divertidos y, en cierta manera, sensuales, enfrentamientos entre Marta, la de las páginas, y Álvaro, el amor de su infancia, el que la ignoraba por tener siempre un libro bajo el brazo. Ya os digo que no eso lo que te encuentras en esta historia.

Es difícil hablar de un libro que has conocido mientras crecía, os lo aseguro. Pensaréis que no es así, pero sí lo es, y mucho; al menos para mí. Me cuesta construir una opinión sobre algo que conozco bien porque, precisamente porque lo conozco bien, soy muy consciente de sus limitaciones, de sus defectos y de sus puntos flojos. También reconozco lo bueno que hay en esta historia y en sus palabras, así como el camino que ha recorrido su autora para construirla, lo que hace que tenga más valor.

Marta es un personaje curioso; una chica complicada, rebuscada, demasiado complacida a veces de sí misma, pero a la vez insegura y llena de miedos. Claro, es que conozco muy bien a Marta y en eso juego con ventaja. Desde el principio, Marta es la que nos presentará la historia, narrada en presente, tras decidir volver al pueblo donde pasó su infancia y adolescencia para ayudar a su mejor amiga a pasar un momento muy complicado para ella, su inminente divorcio. Así comenzamos a leer este libro, con una narradora a la que a veces ahogarías por su intensidad, por su verborrea y por su manera de dejar clara su postura continuamente


En el pueblo se encuentra con Álvaro, eso ya lo habréis deducido vosotros, pero también se encuentra con su pasado, con su casa, con sus miedos y con todo aquello que le impide encontrar su inspiración para seguir avanzando. No voy a desvelaros más sobre Marta, porque tenéis que ser vosotros los que la descubráis, para ver si estáis de acuerdo conmigo y esa animadversión que le proceso a la protagonista. Eso sí, os diré que, a partir de un momento concreto, donde ocurre algo que rompe la historia que estábamos leyendo, y nos lleva a la segunda parte, de las tres en las que se divide el libro, comienzas a entender mejor a la protagonista, a aceptarla y a empatizar un poco con ella, tras ver la vulnerabilidad que hay realmente esconde.
—¿Por qué todos os empeñáis en quedaros en este pueblucho?
—Porque no todos soñamos, Marta. Eso os lo dejamos a los valientes.
Por el contrario, Álvaro es maravilloso; así de sencillo. No es perfecto, eso no, pero en contraste con ella, él se hace más grande; al menos así lo he vivido yo. Puede que influya el que tenga una presencia menor en la narración, o simplemente sea porque Natalia, la autora, ha buscado a alguien perfecto para su Marta

Contigo tengo que pensar las cosas dos veces. Lo que creía ya no es y de lo que no sabía, ahora existe. Contigo no hay nada seguro, un día puedo ser un obrero como el siguiente un artista, contigo no me cierro a nada porque puede que dentro de la jaula haya algo que ame más todavía y no lo sepa. Abres ventanas, puertas incluso, a veces el cielo, Marta así que no me preguntes esas cosas, porque contigo puedo o no puedo ser.
Yo entiendo que para la autora Marta es muy importante, porque sufre mucho por dentro, aunque por fuera tiene una manera muy peculiar de ver su vida, y su relación con los demás, y de expresar su realidad. Dejando a un lado todo lo que eso implica para Natalia (la autora) que es mucho, a mí, como lectora, me llega otra Marta, esa que yo percibo a través de sus palabras. De hecho, en esa segunda parte, más sincera e intensa, como ya os he dicho, te reconcilias con el personaje, quizá porque empiezas a verla a través de los ojos de Álvaro, o quizá porque al final todos tenemos un poco esa coraza tras la que ella se oculta. 
Álvaro tiene razón, para mí los libros son como para él la vida.
Como podéis ver, los personajes son muy importantes en esta historia, de ahí que sea capaz de hablar durante horas sobre ellos, pero también hay una historia, que comienza con esa vuelta de Marta y acaba encontrando qué hay tras las páginas de Marta. Uno de los mayores valores de esta novela es el último tercio, donde la autora ha sabido plasmar mejor la esencia de ellos y el camino que han recogido
—Volverás a escribir, Marta. Te lo prometo.
—No quiero que me prometas algo que no está en tus manos —se separa, enfadada—, quiero que me recuerdes. Solo eso.
La novela no es perfecta pero sí tiene mucho de Natalia y su manera de entender el mundo. Narrativamente podría estar mejor, pero consigue transmitir sentimientos y consigue que te acerques tanto a ellos que, al final, agradeces un poco esa «verborrea» exagerada

¿A quién le recomendaría esta historia? Pues a quien disfrute leyendo novelas románticas contemporáneas con toques dramáticos, sentimientos intensos, muchos miedos y amor. Al final, todo se resume en eso.

«A ti, Natalia, gracias; gracias por confiar en mí, a pesar de que a veces tengo la sensación de que soy muy dura contigo, y gracias por aceptar mis comentarios, con los que sé que muchas veces no coincides. Veo que cada vez pisas más segura, confías más en ti y en tu forma de expresarte, lo que no te exime de querer mejorar, avanzar y aprender, que es, para mí, lo que más valor tiene. Tras las páginas de Marta es un paso más que afianza el camino de baldosas que vas recorriendo. Adoro esos momentos en los que podemos hablar de libros y de personajes, a pesar de que nuestra manera de entenderlos pueda ser a veces muy diferente».

Si te ha gustado, sigue mi blog 




Comentarios

  1. No termina de llamarme pero gracias por la reseña.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. No tiene mala pinta pero no termina de llamarme. Lo dejo pasar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Hola, Carmen. Pues yo la leería, me gusta lo romántico con sentimientos intensos. Gracias por la reseña.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. En cuanto lo salió me lo leí y tengo que decir que me encantó, Lo disfruté muchísimo, buen post guapa

    ResponderEliminar
  5. No conozco a la autora, a ver si le encuentro su momento. Gracias por tu reseña 🥰

    ResponderEliminar
  6. No conozco a la autora, a ver si le encuentro su momento. Gracias por tu reseña 🥰

    ResponderEliminar
  7. A ver si encuentro el ánimo lector que ando un poco dispersa y me lo leo que lo tengo. Y estoy segura de que Natalia noa hará disfrutar.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Unlimited

Entradas populares de este blog

Me olvidé de mí

Piso para dos, de Beth O'Leary

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

Tan cerca del horizonte, de Jessica Koch

El último día de mi vida, de David Orange #PremioLiterario2018

El hombre fetichista, de Mimmi Kass #retoíntimo

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott