El futuro tiene tu nombre, de Brenna Watson

Título: El futuro tiene tu nombre
Autor: Brenna Watson
Sello: VERGARA
Fecha publicación: 11/2017
Idioma: Español
ISBN: 9788415420729
Temáticas: Narrativa romántica
Colección: Amor Y Aventura
Edad recomendada: adultos

Cuando el barón Hamilton fallece de forma inesperada, su viuda, la joven Marian Fillmore, cree que por fin se verá libre de un esposo abusivo y maltratador. Sin embargo, las condiciones que establece en su testamento la obligan a permanecer atada a un lugar al que odia y a su cuñada, tan cruel y déspota como su hermano.
La llegada del hijo del barón, procedente de América, será la única luz de esperanza en el porvenir de Marian. Solo él será capaz de cambiar su destino y el de las personas a las que ama, aunque el precio a pagar será demasiado alto.
Porque, ¿hasta dónde es lícito sentirse atraída por el hijo de su difunto marido?

Otro libro que me tocó en un sorteo. En este caso fue hace más de un año en el blog Regálame romántica. No sé deciros por qué no lo había leído hasta ahora. Me gusta su portada cubierta, me gusta su título y me gusta la temática de su historia. Además, no es muy largo (209 páginas) y la edición en papel es bonita y cómoda. Pero bueno, me acojo a lo que me dijo una vez una autora sobre mi retraso en leer su novela «no hay prisa, los libros no tienen fecha de caducidad». Qué cierto es y qué pronto lo olvidamos en esta vorágine de novedades y novedades en la que nos veos imbuidos; al menos, a mí me ocurre. 

Marian Fillmore se acaba de convertirse en viuda, tras varios años sufriendo el maltrato físico y psicológico al que le ha sometido su marido, el barón Hamilton, y la hermana de este. Fue usada por su padre para pagar una deuda. Ante la situación límite en la que se encuentra, aparece el hijo del primer matrimonio de su difunto marido, procedente de Estados Unidos, se encuentran en Inglaterra por motivo de la boda de un primo suyo, y eso hace que las cosas cambien. 
Se quitó el camisón y lo dejo sobre la cama revuelta. Luego se volvió y contempló su delgado cuerpo reflejado en la superficie del espejo. El moratón del muslo había comenzado a adquirir un tono amarillento coma igual que el que adornaba su costado derecho. El brazo izquierdo resaltaba, casi como una ofensa coma el más reciente, al que hacía compañía uno de igual color en la muñeca.
Aunque bien es cierto que el argumento de la novela no me resulta del todo desconocido, soy incapaz de saber qué historia he leído similar; quizá sea simplemente la unión de muchas. Supongo que el hecho de estar bien llevada, sin ser demasiado incisiva en todo lo que ocurre o detenerse a darnos explicaciones sobre algunas de las cosas que pasan, hace que se lea muy a gusto. Es verdad que parte de una premisa dolorosa, como es el maltrato físico y psicológico que sufre la protagonista, ya presente en la primera página de la novela, para contarnos la historia de dos personas, totalmente heridas y con un pasado complicado, que se encuentran
—¿Por qué has venido?
—Porque creí que era mi deber —reconoció él.
—¿Tu deber? —replicó con sarcasmo—. Tu deber murió el mismo día que abandonaste esta casa.
Se plantea un interesante choque, roto por la fuerza y la nobleza del protagonista, entre la alta sociedad londinense, muy estricta y sofisticada, y una chica perteneciente a la nobleza rural, que por sus circunstancias es ignorante y carente de la educación adecuada al estatus que debería ocupar por ser la hija de un barón, por mucho que sea un título menor, sobre todo en la nobleza inglesa.
Resulta curioso lo poco que nos cuesta acostumbrarnos a las cosas que nos hacen bien, a las personas con las que congeniamos.
Sin ser el objetivo de esta novela, parte de lo que leemos duele; porque duele ver cómo una persona sufre, física y anímicamente, por cómo ha perdido toda su fe en las personas, viendo, además, cómo es vilipendiada por la sociedad y lo que puede pensar de ella. Está claro que en la época en la que se encuentran los personajes (período de regencia), las apariencias son muy importantes y la reputación de alguien es algo tan efímero, frágil y fácilmente destruible, que nada de lo que se cuenta en esta novela romántica es realmente exagerado.
—Pero él nos quiere.
—¿De verdad? —sonrío ella limpiando sus lágrimas con un pañuelo.
—Desde luego que sí. Mira, me habla y me toca como lo haces tú —respondió el niño—. No me he querido mucha gente, Marian, por eso lo sé.
Es una lectura agradable, muy corta, se lee de un tirón, que te lleva a leer la historia de amor de dos personas desgraciadas, que al final se complementan y aceptan que están hechas la una para la otra. No tiene grandes giros, no tiene complicaciones, el dolor ya viene por el pasado de los personajes, y esto hace que sea una lectura correcta y entretenida, y, depende de lo que busques, puede resultar una buena opción. Eso sí, no me ha parecido una gran historia de amor que me haga suspirar y que me deje esa cara de sonrisa perpetua cuando la leo, que normalmente es lo que yo busco en una novela romántica de época.

Intuyo que habrá gustado más a lectores no asiduos al género. Puede que me equivoque.






Comentarios

  1. Pues me llama la atención este libro, tiene buena pinta. lo tendré en cuenta. Buen post guapa

    ResponderEliminar
  2. Justo ahora estoy releyendo "Viento de otoño" de esta misma autora. Me lo apunto, me gusta cómo escribe. Gracias por la reseña
    ღゝ◡╹)ノ♡

    ResponderEliminar
  3. La leí hace unos meses y me llevé las mismas impresiones que tú: se lee de forma muy ágil y la trama tiene algo que, a pesar de su sencillez, engancha. Me alegra saber que te ha gustado!
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Pues yo creo que me gustaría, así que si se cruza, seguro que cae.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. Pues igual no te equivocas porque yo no soy asidua al género y´este me gustó mucho jajaja
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Hola!
    Este libro fue toda una decepción para mí, seguramente porque iba con una idea totalmente diferente, no sé si por la sinopsis o por las reseñas que en su momento leí sobre él, pero a mí tanto drama no me gusta. Algo muy personal y no todas las historias son para todas las lecturas por igual,.
    Un besote

    ResponderEliminar
  7. La verdad que no es mi estilo pero sí que me has dejado con el gusanillo, tomo nota. Besos

    ResponderEliminar
  8. La tengo pendiente de lectura. Me gustó la novela anterior de la autora y, por tu reseña, veo que el entretenimiento está asegurado en El futuro tiene tu nombre. Besos.

    ResponderEliminar
  9. Tiene muy buena pinta. Que suerte que tiene Carmen en los sorteos :)
    B7s

    ResponderEliminar
  10. Es un tema interesante el que trata, pero yo también necesito una historia de amor que me haga suspirar... me lo pensaré.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Unlimited

Entradas populares de este blog

Me olvidé de mí

Piso para dos, de Beth O'Leary

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

Tan cerca del horizonte, de Jessica Koch

El último día de mi vida, de David Orange #PremioLiterario2018

El hombre fetichista, de Mimmi Kass #retoíntimo

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott