Rebelión en la granja, de George Orwell

Título original: Animal Farm
Autor: George Orwell
Publicación original 17 de agosto de 1945
Temáticas: Literatura contemporánea
Colección: Contemporánea
Edad recomendada: Adultos

Un rotundo alegato a favor de la libertad y en contra del totalitarismo que se ha convertido en un clásico de la literatura del siglo XX.
Esta sátira de la Revolución rusa y el triunfo del estalinismo, escrita en 1945, se ha convertido por derechos propio en un hito de la cultura contemporánea y en uno de los libros más mordaces de todos los tiempos. Ante el auge de los animales de la Granja Solariega, pronto detectamos las semillas de totalitarismo en una organización aparentemente ideal; y en nuestros líderes más carismáticos, la sombra de los opresores más crueles.

Qué distintas son las cosas ahora que antes; y no me refiero a otras épocas, sino a mi propia manera de entender lo que me rodea. Vamos, que eso de la experiencia vital es fundamental para asimilar conceptos de una forma u otra. Además, a más años, más me gusta aprender y leer, y más me intereso por otras culturas, por la historia, por la literatura y por lo que los demás pueden enseñarme. Decidme que a vosotros también os ocurre. Ejemplos muy claros los tengo en libros que leí con 15 o 16 años, que asimilé de una manera, y que, tras volver a leerlos ahora, con unos cuantos más, he comprendido y he disfrutado de otra. 

¿Por qué os digo todo esto al comenzar? Porque estoy convencida de que si hubiese leído Animal Farm Rebelión en la granja entonces, la hubiera disfrutado, sin duda, pero no hubiera asimilado la sátira en torno a los personajes y, sobre todo, a las ideas e ideales que fundamentan un movimiento y que la historia, o los propios protagonistas, acaban transformando en su propio beneficio, con crueldad y alevosía, ahogándolas hasta hacerlas desaparecer

Animal Farm (me gusta más el nombre original) es una novela corta, muy corta, en la que se cuenta la historia de unos animales de una granja que, cansados de sufrir bajo el yugo de su egoísta y cruel amo (humano) y alentados por el anhelo vital un viejo cerdo, deciden levantarse, expulsar a su amo y tomar las riendas de su granja y, por tanto, de su vida, creando una asociación en igualdad, trabajo en común y honestidad, defendiendo a los animales de los humanos. Para ello, crean una comunidad (comunismo), escriben sus siete mandamientos, organizan el trabajo, colocan a los cerdos como dirigentes, ya que son «los inteligentes», distribuyen necesidades para poder atender a cada uno de los animales de la granja, y todo va bien; hasta que las cosas empiezan a cambiar.

Los siete mandamientos:
1. Todo lo que camina sobre dos pies es un enemigo.
2. todo lo que camina sobre cuatro patas, tenga alas, es un amigo.
3. Ningún animal usará ropa.
4. Ningún animal dormirá en una cama.
5. Ningún animal beberá alcohol.
6. Ningún animal matará a otro animal.
7. Todos los animales son iguales.

Dejando a parte la motivación que llevó a George Orwell a escribir esta novela, que deja bastante claro en el prefacio que él mismo escribe sobre lo que le costó publicarla y en qué se basa este cuento, una de las cosas que más me ha llamado la atención es cómo, siendo irreal esta sociedad inventada con los animales como protagonistas, que piensan, hablan y son capaces de aprender a leer, tiene partes muy realistas.
El hombre es la única criatura que consume y no produce. No da leche, no pone huevos, no tiene fuerzas para tirar el arado, no puede correr lo suficientemente rápido para cazar conejos; y sin embargo es amo y señor de todos los animales.
Luego leí en algún sitio que una de las características de esta historia es la falta de metáforas, y mi ignorancia lectora primero me llevó a sorprenderme, porque una novela donde los animales son los personajes y donde ellos piensan, hablan y se relacionan parece que es una metáfora en sí, para luego ser consciente de que, efectivamente, la novela es una fábula satírica pero no tiene metáforas, es decir, no hay nada traslade su sentido real a uno figurado: los cerdos son cerdos, sí, hablan, piensan, mienten, leen, pero siguen siendo cerdos; al igual que las ratas, los caballos, las gallinas y el resto de los animales. Ahora bien, está muy claro que hay un alegato en contra de la corrupción, de las mentiras, del uso de la historia al antojo de quien la escribe, del poder más entendido y usado, del miedo, de las bajezas, de la crueldad, de la violencia y del totalitarismo

De algún modo parecía como si la granja se hubiera enriquecido sin enriquecer a los animales mismos; exceptuando, naturalmente, a los cerdos y los perros.
Mientras leemos, somos testigos de esa transformación desde una idea inicial, simbólica, atractiva, interesante y generosa, que tiene un viejo cerdo en una granja, hasta desembocar, debido en la manera de ser de algunos de los animales, en algo totalmente diferente. La crítica o denuncia va encaminada no tanto al origen o a los ideales, sino más bien a la burocracia, ajena a ese principio, que acaba destruyendo todo. En cierta media, el paso del comunismo al fascismo y al totalitarismo; y la importancia del uso de la comunicación o propaganda para engañar al pueblo y cambiar el pasado.

Sin duda, me quedo con la escena final, magnífica, increíble, muy significativa, y con ese párrafo que no puede ser más claro. Después, una vez cierro el libro, se me quedan algunas preguntas en el aire, lo que hace que la experiencia sea todavía más completa. 
Los animales, asombrados, pasaron su mirada del cerdo al hombre, y del hombre al cerdo; y nuevamente del cerdo al hombre; pero ya era imposible distinguir quién era uno y quién era otro.
Curiosamente, me ha parecido a veces divertida (esas ovejas bobas), pero la realidad, o, más bien, la verdad que engloba la violencia explícita que muestra, me ha provocado rechazo y tristeza, incluso rabia y desolación; ese paso de una sociedad que empieza próspera y limpia, pero que acaba como acaba, me ha llegado a originar rencor hacia lo que somos capaces de llegar a hacer.

Recomiendo esta lectura porque te hace pensar sobre mucho de lo que ha pasado en el siglo XX, sobre la complejidad de las ideas y la aplicación o uso que hacemos de las mismas; sin duda, la razón y verdad acompaña a las palabras, que son egoístamente transformadas para ser utilizadas a su antojo y acabar convirtiéndose en algo muy diferente, incluso opuesto, a lo inicial. Yo no me siento capaz de hablaros de comunismo, fascismo y totalitarismo, pero sí puedo ver cómo la actitud de algunos dirigente de este Animal Farm, buscando su propio beneficio, acaba «convenciendo» al resto sobre lo que vivieron y su propio significado, para acabar volviendo a aquello de lo que huían, incluso en peor medida. 
Todos los animales son iguales, pero algunos animales son más iguales que otros.
Si ya os he dicho que he sentido rabia en algunos momentos, también es cierto que, en otros, he sentido pena

He disfrutado enormemente del texto, escrito de una forma muy aséptica, donde la intensidad viene de lo que nos está contando y de todo lo que eso implica, y a través del cual tengo la sensación de que aprendo. Es un libro que necesita una segunda e, incluso, tercera lectura, para poder disfrutar bien de todos los detalles que este periodista, George Orwell, incluye en el cuento. 

Para los que ya la habéis leído, os diré que, si bien Napoleón no me ha sorprendido tanto, Squirrel es el que peores sensaciones me ha dejado; para mí es un personaje esencial porque consigue que todo tenga sentido para los demás, convenciéndolos para que acepten lo que ven y lo que creen haber visto.

Un clásico actual imprescindible, que me ayuda a avanzar en el Reto Netherfield. Voy completando el nivel 2.


Por cierto, navegando en la red para conocer más cosas sobre George Orwell (Eric Arthur Blair), me ha llamado poderosamente la atención dos cosas: participó en la Guerra Civil, en el bando republicano, del que tuvo que huir de sus propios compañeros por no ser seguidor de Stalin, y él acuñó los términos «guerra fría» y «gran hermano». AQUÍ tenéis una web muy interesante con 10 cosas interesantes sobre este periodista, escritor y activista político.

   

 Si te ha gustado, sigue mi blog 




Comentarios

  1. Hola. Yo de nuevo. Encontré tu reseña gracias a Babelio (claro) y me ha encantado, incluso más con todo el material extra que aparece en el blog. La verdad es que el libro es maravilloso y su forma de decírnoslo es todavía mejor. Agradezco mucho la reseña. Quisiera tener un aporte enorme, quizá una polémica, pero la verdad es que coincido demasiado con lo aquí expuesto. Es un libro maravilloso que me gustaría que otras personas conocieran (sobre todo jóvenes) y que pudieran ver a través de mis ojos. Lo malo es que imponer no funciona muchas veces y puede resultar contraproducente. Como sea, me ha encantado la reseña. Yo también tengo una por si gusta pasarse a mi blog a leerla.

    Saludos enormes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Caronte.
      Muchas gracias por pasarte por aquí y por leer mi opinión. Es una novela increíble, la verdad; pero todo el mundo con el que ha hablado de ella ha coincidido en que debería leer 1984, que es mejor. No sé qué me encontraré, pero pienso leerla.
      Un abrazo, y ahora me paso por tu blog

      Eliminar
  2. Es un clásico con el que aún no me he animado, pero me acabas de dar el empujón necesario para leerlo. Muy buena reseña.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Una novela imprescindible, casi diría que de obligada lectura en el colegio. Es una fábula ideal para comprender cómo funcionan los mecanismos del poder. Como curiosidad, la primera edición iba a incorporar un prólogo de Orwell en el que explícitamente refería a que era una crítica al régimen de Stalin. Al final no se incluyó, lo que pienso le dio un carácter universal al conjunto.
    Desde luego, también es un tratado sobre cómo hacer funcionar la propaganda política, algo que él también realizó en vida. Una fábula que es la mejor medicina contra la manipulación de hoy en día.
    Excelente reseña! Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería una muy buena lectura en el colegio pero guiada por un buen profesor de literatura que consiguiese que los alumnos entendieran e interiorizasen lo que están leyendo.
      Gracias por pasarte por mi blog y por comentar
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Este libro me lo tuve que leer en el instituto y, para ser una lectura obligatoria, no pense que me fuera a gustar tanto. Es un libro muy atemporal que refleja cualquier epoca que podamos imaginar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Este era un clásico entre mis pendientes. No me atraía mucho un libro protagonizado por los animales de una granja, pero hace unos meses por iniciativa del blog "El tintero de oro" lo leí y me pareció fabuloso.
    De George Orwell solo había leído alguno de sus libros ambientados en la Guerra Civil y sabía de su rechazo y sus problemas con el estalinismo, pero aún me faltaban sus dos novelas emblemáticas, esta y "1984". Aún me queda esta última, pero es que el "Gran Hermano" ha adquirido unas connotaciones tan negativas a raíz de la televisión que cada vez me apetece menos enfrentarme al de Orwell. A ver si otra iniciativa de alguien me pone en camino de vencer la pereza.

    ResponderEliminar
  6. Faaaaaa. Que reseña!!
    Lo he leído en su momento de novedad pero ahora lo haría con otros ojos gracias a tu reseña.

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola! ^^
    Pues lo tengo pendiente desde hace tiempo, junto con algunos más de Orwell, pero siempre hay otros libros que me apetece leer antes y voy aplazando su lectura. Me suele pasar con los clásicos, que al principio me da un poco de pereza ponerme con ellos, pero todas las críticas que he visto de este libro son buenísimas. De momento solo he visto la versión cinematográfica, pero me imagino que no es lo mismo xD
    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Tienes toda la razón guapa, no es lo mismo la edad a la que se leen los libros.
    Este libro es un eterno pendiente, a ver si lo adelanto.
    B7s

    ResponderEliminar
  9. Veo que somos muchas los que tenemos este libro pendiente y no terminamos de animarnos.
    Yo leí el año pasado "1984" y me decepcionó tanto, que me da miedo que con esta me pase lo mismo.
    Gracias por la reseña!

    ResponderEliminar
  10. Hola Carmen, lo leí tambien en el Reto Netherfield. No lo había leido nunca con lo que no puedo comparar mi evolución, pero seguro que mi forma de leerlo habría cambiado como tu misma admites. Es una verdadera genialidad de libro, y desgraciadamente muy actual. Besos

    ResponderEliminar
  11. Hola, estoy empezando a leer el libro en un último intento de cumplir con el quinto nivel y completarlo de Todos los clásicos grandes y pequeños. Al menos en lo que a lectura se refiere porque las reseñas ya son harina de otro costal. Es la tercera vez que intento leerlo pero nunca consigo terminarlo por una u otra razón. La primera fue durante el bachillerato pero en su versión inglesa Animal farm. Nunca lo terminamos porque nuestro nivel era muy bajo. Tal vez debiera volver a leerlo en inglés porque ahora controlo bastante más el idioma. Pero de momento me conformo con terminarlo antes de fin de año en español. Me ha gustado mucho la intensidad de tu reseña. ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Unlimited

Entradas populares de este blog

Me olvidé de mí

Piso para dos, de Beth O'Leary

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

Tan cerca del horizonte, de Jessica Koch

El último día de mi vida, de David Orange #PremioLiterario2018

El hombre fetichista, de Mimmi Kass #retoíntimo

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott