En un mundo de locos, de Juanegro Literario #PremioLiterarioAmazon2020


Sabrina acaba de terminar su residencia en psiquiatría y su primer trabajo en el manicomio de la Fundación Gasset le resulta insoportable.Un día escucha una atractiva melodía que proviene de la habitación de uno de los pacientes. La virtuosa voz que entona la canción es igual que la del fallecido cantante Silvio Jones. Es idéntica.En un Mundo de Locos encontrarás un psiquiátrico pero la acción no transcurre en él, sino en el pasado de todos aquellos personajes que lo conforman. Con honestidad ¿no has pensado alguna vez en cometer una locura? si la respuesta es sí, no estás tan lejos de ser uno de ellos. 
Llevo varias lecturas del #PremioLiterarioAmazon2020 pero no me ha dado tiempo todavía a publicar mi opinión ni en el blog ni en Amazon. Tengo que confesar que por ahora el balance es bastante positivo, y eso que me he animado con novelas que no tenían mucho movimiento en las redes o que, en el momento que las leí, tenían muy pocos comentarios en Amazon o, incluso, ninguno.
En un mundo de locos llama la atención por su título, por su delicada y significativa portada y, sobre todo, por la intriga que ese «Juanegro Literario» genera en torno a su persona. Eso es lo que me hizo decidirme por ella y puedo deciros que ha sido una lectura interesante.
Puede que lo de «interesante» os parezca muy abierto y, a la vez, algo ambiguo, pero es que lo ha sido. Supongo que ver cómo el autor jugaba con el lector, y con los personajes, para llevarnos por donde quería, es una motivación añadida para leer esta novela. De todas maneras, para ser sincera, me ha faltado algo para que pueda determinar esta lectura como increíble. Como siempre digo, ese «algo» es lo que forma parte de la subjetividad de cada lector.
En un mundo de locos es una novela claramente coral donde diferentes personajes, relacionados entre sí por esa residencia psiquiátrica, se muestran, tanto en el momento actual como en instantes del paso, y cada uno con su especial manera de afrontar sus miedos y sus ilusiones. Esos cambios aparecían sin avisar, lo que me obligaba a estar muy atenta para no perderme en esta especie de maraña de momentos y de personas. Además, la ausencia de separación entre bloques hacía más compleja esa comprensión. He llegado a pensar que no era casual, sino que el autor lo ha colocado así a conciencia, para acrecentar esa sensación de «locura» a la que hace referencia el título.
Apolo comprendió entonces que el artista por encima de todo el dinero, de las posesiones, de las comodidades del éxito o incluso de las comodidades de ser conocido, por encima de todo eso, se alimentaba, se nutría, necesitaba de la energía vital de ser aplaudido, querido, idolatrado. De sentirse Dios.
Supongo que podría calificar el libro como un thriller de corte psicológico, en el que se va jugando un poco con la percepción del lector y la realidad de la historia. Desubicación creo que es la palabra esencial que yo tomaría de esta lectura, ya que incluso cerca del final dudas sobre el propósito de todo. Algo que se resuelve perfectamente, pero estás obligada a leer hasta la última línea. 
Entiendo la motivación del autor para contar esta historia, en ese mundo de locos, y todo a partir de un psiquiátrico. Creo que, en parte, quiere mostrar esas motivaciones personales, que incluso nos conducen a actuar de manera errónea o reprobable. Al final, casi te habla de amor y de decepciones.
El giro final y el juego ha sido interesante. No me imaginaba que iba a ir por esa línea, y eso siempre lo agradezco. Me encanta que me sorprendan. Por otro lado, me hubiese gustado que el autor no distrajera mi atención con ciertas cortinas de humo, pero estoy convencida de que esto también era algo que el autor buscaba.
Ha estado bien. Me ha sorprendido. He necesitado, al terminar, algo más, sin embargo, también ha sido suficiente. No sé. Como ya he dicho antes, desubicación.
Le recomiendo esta lectura a quien disfrute de una novela de intriga psicológica, donde los personajes son lo importante, por todo lo que representan sus actos y sus inclinaciones, y donde el final aparece de forma abrupta, aportando el sentido que creías que le faltaba a lo que estabas leyendo. ¿Es este un mundo de locos donde podemos saltar (explotar) en cualquier momento?
A través de la duración de un beso, a través de sencillo gesto que une dos bocas, se puede deducir multitud de verdades. Desde la pasión más sincera de los que se aman con locura, al gesto ruinario del que ya no siente nada.
Lo mejor, la intriga generada ante la historia que vamos descubriendo del pasado, y el giro final; lo peor, esa falta de separación entre párrafos que obligaba a una atención doble. Creo que maquetar con algo de más cuidado puede ayudar a centrarse en lo que estás leyendo, lo que siempre agradecemos los lectores.
No sé si los resultados frente a este libro van a ser lo que su autor esperaba, pero estoy convencida de que le sorprenderán. El público lector de autopublicados es bastante imprevisible. A veces solo se necesita un pequeño empujón, y la cosa despega.
En resumen, lo recomiendo. Tiene algún pero, para mí; sin embargo merece la pena descubrirlos; además, necesitas leerla para llegar a ese final.

Si te ha gustado, sigue mi blog 




Comentarios

  1. Hola! Me encantan estos tipos de historias..Tengo un rollin con los psiquiátricos o gente con problemillas mentales siempre y cuando estén bien contadas.
    Gracias por reseñar lecturas diferentes o que no son Best seller casualmente son las que más me gustan.
    Saludosbuhos sigamos con lecturas no repetidas Hasta el cansancio.👏👏👏💚💛

    ResponderEliminar
  2. Me gustan estas historias y tu estilo de narrar lo que te gusta

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Prime Student

Entradas populares de este blog

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

Piso para dos, de Beth O'Leary

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

La hermana luna (Siete hermanas #5), de Lucinda Riley

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott

Primer sorteo del blog

Toda la verdad de mis mentiras, de Elísabet Benavent

Tan cerca del horizonte, de Jessica Koch