24 besos, de Caroline March

Editorial: Esencia
Número de páginas: 496
Fecha de publicación: 08/05/2018 
Idioma: Español
ISBN: 978-84-08-18709-7

Presentación: Rústica sin solapas 
Colección: Contemporánea

Álex es inconformista, reaccionaria, soñadora y una aventurera incansable hasta que sucede algo terrible y tiene que cambiar la perspectiva con la que ve su futuro. Cuando piensa que ya no hay salida, una descabellada propuesta trastocará su existencia.
Un viaje a Londres, una familia metomentodo y el reencuentro con un antiguo amor provocarán que Álex decida recuperar con más ahínco lo que creía que ya había perdido, y aunque continúe tropezándose una y otra vez con la misma piedra, se enfrenta a la adversidad con mucho humor…
24 besos nos recuerda la importancia de vivir el presente sin pensar en el mañana.


Algo tiene que hacerme sentir esta autora cuando leo sus historias si, tras esta novela, solo me queda una por descubrir de todas las que tiene (Mi alma gemela, Búscame en tus sueños, No todo fue un sueño, Si solo una hora tuviera, Espérame en Nueva York, El retrato de Alana) y eso debe indicaros lo cómoda que me siento leyendo sus libros. Que sus textos son románticos es algo indudable, pero siempre consigue un giro intenso especial que hace que los lectores que disfrutamos del dramatismo que puede tener la vida nos sintamos más cerca de sus personajes.

Esta lectura ha sido la escogida por el Club de romántica y erótica de Valencia para celebrar su quinto aniversario. Buscábamos algo que nos divirtiera a la vez que consiguiera removernos en algún sentido, y creo que, en general, todas hemos coincidido con esta apreciación (unas más y otras menos, como en toda casa de vecino).


Más tarde me di cuenta de que la vida es una traidora que permanece agazapada para asestar el golpe que hará que toda tu existencia se tambalee definitivamente

Comienzas la lectura de 24 besos ya desubicada cuando el primer capítulo, temporalmente posterior a la gran parte del resto del texto, introduce en ti el ansia y la preocupación por la protagonista, de una manera casi definitoria, lo que provoca que a partir de este momento tengas siempre presente ese final al que sabes te lleva toda la trama. Para que nos situemos, el eje central de todo lo que vamos a leer es Alex, una española con un pasado que pesa demasiado en ella y un presente incierto porque de ella depende que la empresa familiar pueda seguir activa. Alex es impulsiva, rencorosa, actúa sin medir las consecuencias, le cuesta pensar antes de hablar y, aparte de ser buena, cariñosa, insegura y muy familiar, le rodea siempre la calamidad, de ahí que su hermano le llame Calamity Jane.

Lloré lágrimas de purpurina

Mientras lees eres consciente de que Caroline March juega contigo porque no te cuenta todo lo que podría contarte, sino justo lo contrario, con lo que te sientes algo estúpida porque se te escapan detalles y no sabes por qué, sensación que desaparece a medida que vas avanzando. Bailamos entre la comedia, el humor, la intriga, el amor y el miedo a acabar herido, para que aquello que nos pueda parecer fuera de toda lógica, al final, cobre sentido, nos guste cómo lo hace o no.

-Alex, nunca lo entenderás, ¿verdad?
-¿El qué?
-Eres demasiado.
-¿Demasiado?
-Sí. Demasiado.

Sorprende descubrir la facilidad que tiene Alex para hablarnos y volvernos locos. Aunque es curioso que, sin dejar de hablar y contar todo lo que le ocurre, a nosotros, los lectores, nos mantiene en ascuas hasta que somos capaces de construir todo lo que ocurrió y todo lo que eso ha supuesto en su vida, y en la de los que la rodean, personajes tan importantes en la trama como lo son ella y él.

Es posible que Alex no te guste, que no comprendas por qué se comporta como lo hace, y qué es lo que la lleva hasta donde está. Es fácil que a veces te hubiese gustado sacudirla para que se centrara y se diera cuenta de que su actitud no era la adecuada. Es muy normal que te rías con todo lo que va pasando y con cada una de las personas que constituyen su entorno, algunos de ellos llevados un poco al límite más cómico por la autora. De lo que no habrá ninguna duda es de que te enamorarás de él, aunque en algún momento te parecerá injusto y vengativo

Un hombre jamás olvida el olor de la mujer que ama. Tú olías a sol, a salitre, a flores frescas, a libertad. Recuerdo cada aroma y el tacto de tu piel. Cada curva, cada valle, cada recoveco. Jamás olvidé el momento en el que creía alcanzar el cielo.

Es posible que estas apreciaciones se te pasen por la cabeza, así que espero que comprendas que todo esto es precisamente la esencia de esta novela, que "es un auténtico juego de espejos, un escenario en el que todo el mundo miente y es incapaz de admitir sus auténticos deseos", tal y como la sinopsis nos indica.


A veces, hay que engañar a tu propio corazón para que siga latiendo.

Todavía, y eso que han pasado varios días, no sé si me encaja el tono romántico de la parte final porque me rompe un poco la línea de la historia, pero ese epílogo al estilo de las buenas comedias llenas de personajes extremadamente divertidos manteniendo una conversación tan cierta, tan multitudinaria y tan cómica, ha sido un buen broche final a estos "24 besos", con todo el significado que tienen.

No dejo de pensar en que me parece que esta historia está condicionada por el sello editorial bajo el que se ha publicado porque eso lleva las miradas del libro hacia un género muy concreto y definido, y debido a los prejuicios, de sobra conocidos, a la novela romántica, hay lectores que pierden la oportunidad de descubrir esta novela, o incluso las anteriores, que también están bajo el mismo sello editorial. Esto es solo una apreciación personal y a vuestro criterio os dejo el animaros con Caroline March y su manera de entretenernos.

En otro orden de cosas, solo me queda agradecer a la autora que se atreviera al análisis "inquisitorio" del club, que se riera con nosotras y las innumerables tonterías que se nos van ocurriendo, que compartiera esas anécdotas que giran en torno a un texto y a su inspiración, y que se mostraran tan cercana, tan natural y tan lectora.


#corazóndesafinado
#nothingthenothing #calamityjane
#loqueocurriómarcólavidademuchos
#consecuencias #segundasoportunidades
#engaño #intenciones #amor #últimocartucho
#clubdelectur #CdLRománticaVLC
#escritorasquevalensupesoenoro





Comentarios

  1. Lo apunto a mi larga lista de pendientes y deseos, tu reseña me entusiasmó, me gusta leer novelas románticas, así que no hay prejuicios en mi caso, pero sí me gusta sorprenderme con nuevas formas de contar este tipo de historias...
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Carmen. Pues no he leído nada de esta escritora y me atrae lo que cuentas. Buscaré el libro.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Pues no había oido hablar de la autora, pero me la anoto!!! buen post guapa

    ResponderEliminar
  4. Hola ,
    Gracias por tu resena me alegra conocer tu blog y te sigo porque estoy totalmente fascinada <3, me parecio todo interesante y creo que seria totalmente de mi gusto.

    -SALUDOS, GEEKY FREAKY.

    ResponderEliminar
  5. Yo empecé otro libro suyo y no se si es que no era el momento o qué, pero lo abandoné porque se me hacía muy lento. Quizá más adelante vuelva a leerla de nuevo.
    Un beso

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

La hermana luna (Siete hermanas #5), de Lucinda Riley

Primer sorteo del blog

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott

Piso para dos, de Beth O'Leary

Historias eróticas para viudas del Punyab, de Balli Kaur Jaswal

Tres sorteos para celebrar el verano