Sed de amor, de Kresley Cole



414 páginas
Esta portada es de Essencia pero yo he leído el libro editado por RBA en el año 2011
Lachlain MacRieve, mítico guerrero y jefe del clan licántropo lleva siglos sometido a infames torturas en las catacumbas de París a manos de la horda vampírica. Ahora, por fin, ha encontrado un motivo para escapar de su cautiverio: la mujer a la que ha buscado durante mil años está muy cerca, y ha despertado en él un deseo salvaje e incontenible. Sin embargo, cuando cae en sus brazos descubre horrorizado que ella, su alma gemela, es un vampiro... y también algo más. ¿Podrá el odio milenario entre licántropos y vampiros transformarse en amor?


Décima lectura del Reto Rita y reconozco que la empecé sin muchas expectativas, ya que la romántica paranormal, con sus licántropos, vampiros, valquirias y otros seres demoníacos, no es exactamente mi elección lectora. Me han dicho muchas veces que las historias de amor entre seres inmortales o cambiaformas u otros tipos de personajes mitológicos enganchan como las que más, y tras leer esta novela empiezo a pensar que puede ser verdad, casi tanto como cuando descubrí las historias románticas de highlanders y no podía dejar de leer una tras otra estas novelas, y no me cansaba.

En Sed de amor me he encontrado una historia fácil, llena de deseo y amor entre el rey de los "señores de la guerra" y una mutante, medio valquiria y medio vampiro. El choque entre estos dos personajes tan radicalmente distintos es lo que rige el eje central de toda la trama, aunque tengamos una parte de "aventura" que nos sitúa la novela como primera (bueno, realmente segunda) de una serie de doce, y que gira entorno a la Ascensión "Y un tiempo llegará en el que todos los seres inmortales de la Tradición, desde los más fuertes, como valquirias, vampiros y facciones de licántropos, hasta fantasmas, hadas y sirenas... lucharán y se destruirán los unos a los otros" y a la lucha de poder entre todos.

La historia nos lleva a través de un viaje de los dos protagonistas, en el que ambos evolucionan, cambian y alcanzan su máxima expresión como seres de la Tradicción juntos, como almas gemelas.  Los licántropos escogen a su alma gemela y es algo eterno, que no se puede romper, y que está por encima de todo, por eso, cuando Lachlan la encuentra nada le puede frenar, excepto su carácter orgulloso y escéptico. Ella es asustadiza, débil, pálida, frágil, cobarde... todo lo contrario, así que su encuentro con él la convierte en víctima de todo. Los insultos de él, la rabia de ella, la tensión sexual y su viaje hacen que la fuerza interior de ella vaya saliendo a la superficie y que afiance en él la confianza que acaba llegando a tener en ella.


Reconozco que para ser una ignorante en este mundo como lo soy yo, no me he encontrado fuera de lugar leyendo y no me han resultado extrañas las peculiaridades de estos seres. Ellos aman, sufren, adoran, se protegen y luchan, así que son más parecidos a nosotros. Curioso ha sido que prácticamente no se hable de los humanos en toda la novela. Quitando el toque de macho alfa que salva a la damisela, para mí algo a destacar es que ELLAS son las que acaban destacando sobre ELLOS, ya que son fuertes, poderosas, decididas, aman con todas sus consecuencias y son adoradas.

Otro tema interesante son los encuentros sexuales de la historia. Ha sido casi todo jugar con el deseo y la contención, bueno, y alguna escenita para abrir boca, lo que hacía aumentar las ganas de ambos y, lógicamente, las nuestras como lectoras. Interesante juego, la verdad. Ese miedo a ser ellos mismos en un momento de pasión extrema frenaba y a la vez alimentaba su relación que iba creciendo aunque sin que ellos se dieran cuenta, y todo ello con la unión absoluta a través de la sangre (un buen simbolismo, me parece a mí)

No sé valorar realmente este tipo de lecturas así que no sé si es un Rita merecido, pero sí puedo decir que me ha gustado, me ha entretenido y me ha "abierto el apetito" por este subgénero. Iré leyendo las novelas de esta misma serie, pero con pausa, para no saturarme.


#MiDécimoRitaYSeguimosContando
#PuesEstoDelParanormalNoEstáTanMal
#YoApuestoSiemprePorUnaValquiria
#AmorEntreEspecies #Inmortales
#Sangre #Vida #muerte #Poder #Familia #ReyDeReyes
#RetoRita

Si te ha gustado, sigue mi blog 


Comentarios

  1. ¡Hola! este lo tengo pendiente, a ver si me animo. Me alegro de que al final te haya gustado. No estaba yo muy convencida de fueses a disfrutar con este libro, pero me alegro de haberme equivocado.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Yo este si que me lo apunto, que el género es de mis favoritos :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Hola Carmen, estas novelas paranormales me.encantan, la tendré en cuenta.

    ResponderEliminar
  4. Me alegro muchísimo de que te haya gustado! La serie Immortals after dark tiene muchísima fama y es muy valorada por los fans de la romántica paranormal.
    Para mí la traducción al castellano es terrible, por eso la he leído las dos veces en inglés, y reconozco que me costó meterme en este nuevo universo (ya traigo demasiados líos paranormales XD), por eso me alegro mucho de que hayas podido disfrutar de la novela.
    Yo creo que el Rita, dentro de su categoría, es merecido.
    Un besote y gracias por seguir con el reto!!!

    ResponderEliminar
  5. Aunque me gustan las historias paranormales, esta novela la dejo pasar porque ahora estoy leyendo otras cosas, más novela negra. Además, me echa para atrás que sea una saga.
    Un besito :D

    ResponderEliminar
  6. Me encantan las historias paranormales/románticas y hace mucho que no leo alguna así que me apunto este libro que tiene pintaza.
    Un beso

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La chica que dejaste atrás, de Jojo Moyes

La dama del paso, de Marisa Sicilia

Silentium. Isidro R. Ayestarán

Espérame en Nueva York, de Caroline March

Desde el alma, de Carol J. Giraldo Quintero

El último rey de África, de José Antonio Quesada Coves

Mis compras en digital en septiembre 2017

Cumbres Borrascosas, de Emily Brönte

Álteravita, de Estefanía Yepes

El señor de la medianoche, de Laura Kinsale