Soy lectora y me siento culpable



Esta es una de esas entradas que viene de la necesidad de expresar algo que por mi poca habilidad con las letras puede que no sea fácil de entender. Sí, como el título dice, soy lectora y me siento culpable, y no me gusta sentirme así. Yo leo por muchos motivos, y éste no es el momento de enumerarlos, la verdad. Cierto es que me gusta ir variando en mis lecturas con novelas más o menos conocidas y con novelas de escritores noveles, indies, independientes o pequeños, la manera de nombrarlos es indiferente. Lo importante no es quién haya escrito lo que leo sino la historia y cómo está narrada. Para mí es así, al menos. Además, creo que cuando una novela me gusta mucho se nota porque intento que llegue a más gente. No hay nada más gratificante que recomendar una novela y acertar, os lo aseguro. Y soy muy pesada con las recomendaciones, lo reconozco. Hago lo mismo que cuando voy a comprar un regalo, pienso en la persona que lo va a recibir, estudio sus gustos y confío en acertar según lo que la conozco. Soy muy consciente de que lo que me gusta a mí no tiene por qué gustar a otro lector.


También me muevo mucho por las redes. Twitter, facebook, instagram... cada una tiene un hueco en mi tiempo. Intento apoyar a los escritores con mis acciones e intento interactuar con una comunidad de lectores que está ahí, en Internet, y que consume mucha lectura, sobre todo lectura considerada auto editada o auto publicada. A veces estos intentos tienen sus frutos y otras veces son simplemente intentos, pero ahí están.

¿De dónde viene el sentimiento de culpabilidad? De la incapacidad de leer todo lo que me gustaría leer por falta de tiempo. Y es simplemente por falta de tiempo. Yo no leo pirata, os lo aseguro. Confieso que antes lo hacía. Hace ya una vida. Antes, cuando no tenía contacto con lectores, escritores, clubs de lectura... no sé, antes, cuando leer era un acto individual y privado, que no compartía con nadie. Desde entonces no lo hago, y estoy convencida de que hay mucha gente como yo. No soy una santa, ni mucho menos, pero no tengo necesidad. Entre las novelas que ponen gratis continuamente en Amazon, las ofertas que me permiten comprar libros en digital por 1 euro o algo más y los libros que me tocan en los sorteos, que no son pocos, sin olvidarme de la fuente inagotable que es la biblioteca, no hay ningún motivo para leer algo pirata. Os lo aseguro. 

Pero yo no puedo hacer más, y cuando me encuentro por la Red escritores que se sienten desolados porque su novela no vende, porque no tienen lectores, porque la promoción es muy difícil, yo lo entiendo y me gustaría ayudarles. De ahí, justo de ahí, viene mi sentimiento de culpabilidad lectora. Luego reflexiono y me digo que las cosas son como son y que yo tengo que leer lo que me apetezca en el momento, y poco más. Sólo sé que hay maneras de incentivar a alguien para que se lea tu novela, como las lecturas conjuntas (nos encantan las lecturas conjuntas), los sorteos (sí, sé que a veces se sortea y el ganador no se lee el libro inmediatamente, pero seguro que el motivo es que le falta tiempo) y los eventos, cafés literarios o clubs de lectura (si yo sé que voy a conocer a un escritor y tengo su libro sin leer, intento hacerlo antes). Esto no te asegura nada pero a veces ayuda. Los consumidores/lectores somos seres especiales que nos movemos por razones desconocidas muchas veces, así que, como no es fácil marcar la hoja de ruta que te asegure el éxito, mi consejo es que vayas adelante con lo que te haga sentir mejor, y confíes.

A vosotros que estáis ahí os pido que no perdáis la fe, que sigáis escribiendo, que dejéis las redes sociales si eso os está quemando, mejor retirarse a bambalinas que sufrir miedo escénico, porque en la sombra se puede estar, ya que sé que todavía hay lectores que quieren leeros. Haberlos haylos, aunque no se les (nos) vea mucho y hagan (hagamos) poco ruido. 

También os pido que no penséis que la culpa la tiene el lector porque a veces nos hacéis sentir así; he oído en más momentos de los que me gustaría que el lector es ignorante, no sabe expresar sus opiniones, que lee basura, que no sabe distinguir un buen libro de uno malo, que no reconoce ni los errores ortográficos, que no sabe hablar ni expresarse, que no sabe escribir... vamos, que somos un dechado de virtudes. Puede ser que sea verdad y seamos así, pero lo que nos gusta es disfrutar leyendo y seguiremos haciéndolo, con más o menos acierto, pero con la mejor intención.

Bueno, ya acaba mi discurso/reflexión del mes. Si has llegado hasta aquí, gracias. Proximamente #ComoSerBloguerYNoMorirEnLaMediocridad

Por cierto, la foto es porque me encanta esa imagen de Elizabeth Bennet leyendo (y que conste que ella no es mi Elizabeth Bennet) y me apetecía que estuviera en el blog.

#reflexiones
#yoconfiesoquesoylectora
#nomehagáiscaso
#megustaleer #leoycomparto #recomiendoleer

Si te ha gustado, sigue mi blog 


Comentarios

  1. Pues en este caso... Hola, me llamo Ana, soy lectora y yo también me siento culpable...
    Con los pelos de punta me has dejado!!
    Yo creo que cada uno de nosotros hace lo que puede y lee lo que puede... Es imposible contentar a todos... Imposible!!
    Una entrada de lo más sentida y con buenas reflexiones!! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ana Belén... gracias por comentar y me alegro de que te hayan gustado estos pensamientos locos que nacen de la necesidad de perder este sentimiento de culpabilidad ;)
      Un abrazo

      Eliminar
  2. ¡Hola!
    Te entiendo perfectamente, me pasa mucho. Y lo peor es el bucle, saber que tengo muchas lecturas pendientes y querer todavía leer nuevas que voy conociendo, ver que no tengo tiempo, agobiarme por ello y no leer, y así.
    Cuando me escriben escritores autopublicados me cuesta mucho decirles que no, porque se que necesitan la difusión, pero hay veces que por tiempo no puedes, o te apetecen otros libros y no sabes cuando cogeras ese en concreto más el compromiso....
    Personalmente me suelo ahogar mucho con esto, aunque se que no debería de ser así. Debemos encontrar un poco el equilibrio entre lecturas
    Me ha gustado mucho tu entrada, un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, es esa sensación. Gracias por compartirlo conmigo. Un abrazo

      Eliminar
  3. Me encanta como escribes, me identificó mucho con tus reflexiones, yo soy compradora compulsiva y no creó que en esta vida pueda leer todo lo que tengo. También leo d todos, más y menos conocidos, autopublicados y de editorial. Lo importante es leer lo que nos apetezca y yo m fio mucho de tus recomendaciones, gracias por ellas. creo q en ocasiones dedico mucho tiempo a leer y tb m siento culpable, ya que me lo quito de otras cosas, pero es inevitable. Gracias, un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un honor que te identifiques conmigo. Ya sabes que para mí eres como una enciclopedia lectora... ¡qué memoria!
      Me encanta compartir lecturas contigo (y eso también lo sabes)
      Un beso

      Eliminar
    2. Tenemos varias pendientes, a mi tb m encantan nuestras lecturas, a ver si este verano las cogemos, 😘😘

      Eliminar
  4. Estupenda reflexión, creo que tienes toda la razón. La verdad es que una vez que te pones a reseñar todo cambia y te agobias por todo lo que quieres leer y por recomendar, etc. Yo reconozco que me cuesta leer escritoras patrias porque leí antes de tener el blog y fueron experiencias terribles. Ahora que alguien me lee tampoco quiero sentar cátedra con mis opiniones, que no dejan de ser las de una lectora más, pero es cierto que una crítica a una escritora que intenta hacerse un hueco jode mucho más que si pongo el último de la Kleypas verde y me da mucho apuro. Por eso me cuesta leer autoras españolas y justo ahí reside mi culpabilidad.
    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada uno purga su culpa ;p
      Ahora en serio, entiendo perfectamente tu punto de vista y no me extrañaría que acabara tomándolo como propio. Espero que sigas "pelando" de esa manera las lecturas que hagas, sean cuales fueren, me encanta!!!
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Una entrada muy bonita y tienes mucha razon, no disponemos de todo el tiempo que quisieramos para leer y nos sentimos terribles con los escritores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que entiendas lo que quería decir. Un abrazo

      Eliminar
  6. Hola! Te entiendo en que aun hay mucho trabajo por hacer, muchos libros que leer y que quieras darle tiempo a todos y eso a veces no se puede, pero poco a poco. Me parece loable tu dedicación y entrega por abrazar a los que puedes, por difundir el trabajo de escritores autopublicados y fomentar la lectura, con tu granito de arena, contribuyes y orientas a muchas personas.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la parte que me toca y gracias por comentar
      Abrazos

      Eliminar
  7. Me ha gustado tu reflexión, creo que además de la lectura se puede extender a otros ámbitos, porque muchas veces nos sentimos culpables sin razón. Creo que la solución es seguir haciendo lo que nos gusta, a nuestro ritmo, sin ponerte metas imposibles porque, si no, dejaremos de disfrutar de aquello que tanto nos llenaba. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La culpabilidad nos acompaña siempre, me temo. Tienes mucha razón. ¿No será parte de la herencia que nos dejaron tantas mujeres de nuestro pasado? no lo sé. Tomo tus palabras como mías y animo a todo a hacer aquello que les guste, con ganas, sin metas imposibles. Yo lo intentaré al menos.
      Gracias por pasarte por aquí.
      Besos

      Eliminar
  8. Hola!
    Pues es verdad que un poco de culpabilidad hay, y agobios, y decir todo el rato "no me da la vida"...ojalá pudiéramos leer absolutamente todo lo que queremos y libros de autores autopublicados para echarles una manilla y de paso disfrutar de sus historias...pero es que, como todo en esta vida, es cuestión de elecciones, de decir "esto sí, esto no, esto en otro momento".
    Nos encanta leer, eso no hay duda, pero tenemos vida más allá, jejeje, en fin, que nos toque la lotería para comprar tiempo!!!
    Deseando leer tu próxima reflexión ;)
    un beso!!
    S

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces dudo si tenemos más vida... jajajaja... no, es broma, eso lo dudan en casa mejor ;P
      Gracias por pasarte a comentar
      Besos

      Eliminar
  9. A veces nos agobiamos un montón. Yo tengo muchos comprados sin leer y cuando lo pienso me pongo mala. Y alguna vez alguna autora, que sabe que lo compré, me pregunta cuando lo voy a leer y me siento mal, y eso que lo he pagado.

    Con los sorteos es peor, porque te lo han regalado. Por eso ya casi no participo en sorteos, porque la persecución de algunas autoras preguntando cuando te vas a leer su libro me agobia tanto que se me quitan hasta las ganas de leer.

    Los que me dan para reseñar en el blog tienen prioridad y como son pocos, pues lo llevo bien. Pero tampoco estoy cogiendo, aunque he cometido de decirle a algún autor que me lo ofrece que ya tengo su libro, y las preguntas del autor se suceden igual que si me lo hubiera dado él. Fallos de blogera novata.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ves, tú entiendes cómo me siento. Libros por aquí, libros por allá, y mucha ilusión puesta en ellos mientras esperan que los lectores les demos una oportunidad...
      Un beso
      (un año ya juntas, eh... si no fuera por el face que nos recuerda estas cosillas)

      Eliminar
  10. Poco más que comentar. Tienes toda la razón. Yo no hago reseñas, pero igual me siento agobiada de la cantidad de bellezas que me quedan por descubrir entre tanta letra que tengo atrasada en la lista de los siguientes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que las listas son horribles porque por mucho que las acortas por un lado por el otro no paran de crecer. Gracias por comentar y bienvenida
      Un abrazo

      Eliminar
  11. Yo también me siento culpable por no poder leer todo lo que quisiera, pero no puedo estirar el tiempo. Gracias por lectoras como tú que apoya a los autores.
    Un besito :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabía yo que esto de la culpabilidad estaba más extendido de lo que parece. Un beso

      Eliminar
  12. Me ha gustado mucho tu entrada por la sinceridad que ella destila. A mí también en ocasiones me sobrevienen reflexiones de este tipo. Algún post en mi blog dediqué en su día a la piratería y el mal que hace a la creación literaria.
    He llegado hasta aquí a través de un comentario que dejaste hace ya veintitantos días en Bloguers.net (perdón por mi retraso en contestarte).
    Y no te sientas culpable, Carmen. Lee lo que quieras, cuando quieras y del autor que quieras. La libertad absoluta es la de elegir lectura y momento. En un mundo en que las libertades están constreñidas, ya sólo falta que leer o no leer nos crease sentimientos de culpabilidad. No. no y no.
    Me he dado un paseíto por tu blog y me quedo por aquí.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pararte a leer mi pequeña reflexión, hecha en un momento de debilidad, lo reconozco. Voy a darme una vuelta yo por tu blog a ver si coincidimos en alguna lectura
      Abrazos

      Eliminar
  13. Cuanta razón tienes!!!!
    Últimamente me acuerdo mucho de una señora que comentaba en la radio que ella quería leer un libro "desde la tranquilidad" y así estoy yo también, intentando no agobiarme, dejarme de compromisos y volver a redescubrir el placer de la lectura. Porque cuando te fuerzas a leer.... algo va mal, como dice Juan Carlos en el comentario anterior, no, no y no, me niego a sentirme culpable.
    Un besazo enoooorme <3333

    ResponderEliminar
  14. Un euro por saber lo que piensan vuestros maridos/parejas al respecto...

    ResponderEliminar
  15. Pues no debería ser así. Leer es disfrutar y cada uno lee lo que quiere y lo que puede. En el momento que leer se convierte en obligación y culpabilidad se abandona el placer de la lectura. Yo soy escritora y entiendo la versión de los autores, pero jamás obligo a leer mis libros ni presiono a nadie. Por otro lado, también he comenzado un blog con reseñas y han llegado a mí propuestas que no he podido atender, incluso he empezado alguno que he dejado porque no me gustaba. El día que empiece a leer por obligación e incluso lo que no me gusta habrá muerto mi amor por la literatura, y eso, no se puede consentir. La vida son cuatro días y todos hacemos lo que buenamente podemos con lo que tenemos. ¡No te comas tanto la cabeza! Y piensa un poco más en ti misma. ¡¡Un beso!! Y ánimo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La magia de ser Sofía

Mis 10 mejores lecturas

Silentium. Isidro R. Ayestarán

Adulterio

La chica que dejaste atrás, de Jojo Moyes

Ningún escocés verdadero

Esperando a Robert Capa, de Susana Fortes

La magia de ser nosotros

Cartas a un amor perdido

Por una cama de princesa