Llamadme Alejandra, de Espido Freire


Como si fueran figuras de ajedrez, la familia Romanov se prepara en silencio para un nuevo traslado. Alejandra, la zarina, sueña con ver a sus cuatro hijas casadas. Tras la abdicación del zar, ya no tiene grandes pretensiones para su pequeño Alexis, más allá de una vida tranquila y alejada del mundo. Echa de menos a su amigo Rasputin, el hombre que más la comprendió después de su amado Nikki. En su última morada y sin más que hacer que esperar su liberación, Alejandra satisface la curiosidad de sus hijas por su pasado. De esa manera reconstruye una vida marcada por la desgracia; pero también plena de felicidad porque el amor que se profesaron ella y Nikki, y que transmitieron a sus hijos, fue el bastión que los mantuvo unidos y fuertes hasta su trágico final.

Una portada tan atrayente, un título tan rotundo y la promesa de una historia que aunque sea de pasada casi todos conocemos, me hizo querer leer el libro desde el momento que su autora lo puso en su instagram. No había leído nada de Espido Freire a pesar de seguirla en las redes y tenía ya ganas de saber si me iba a gustar su estilo narrativo o no. Imaginad mi alegría cuando una amiga se lo compró para amenizar sus muchos viajes en avión y me lo dejó.

Las novelas con un fondo histórico tienen la ventaja de que a la vez que disfrutas de una historia vas conociendo los hechos que ocurrieron en otra época y sus protagonistas. En este caso, nos encontramos con una biografía novelada, a modo de diario o de memorias, que nos muestra la parte más humana de la última zarina de Rusia y su familia. Comenzando en el cautiverio de la familia al completo, Alejandra Fiódorovna Románova (antes Alix de Hesse y el Rin) va compartiendo recuerdos, momentos en su vida que considera importantes hasta llevarla donde se encuentra, desde su infancia, la muerte de sus padres, la relación con sus hermanos, con su abuela la Reina Victoria, cómo conoció a su marido, su matrimonio, la adaptación a Rusia, el nacimiento de sus hijos, etc, dando una explicación a mucho de lo que ocurrió alrededor de ella y del mundo en el que vivía, y consiguiendo que nos sintamos cercanos a su familia. Para ella eso fue lo más importante de todo, su familia.


Conocer íntimamente a Alexis y Nikky desde que se enamoraron hasta el final ha sido más que interesante. Casi con una frialdad británica, probablemente heredada de su abuela, Alexis nos acerca a su entorno y nos permite formar parte de él, y eso es parte del encanto de esta historia.

El trabajo de la autora consigue que conectes con la protagonista de estas "memorias" a diferentes niveles, como zarina, como esposa, como amiga, como nuera, como nieta, como madre y, de manera más esencial, como mujer, con todo lo que ello significa.
Olga, Tatiana y a la derecha Anna Vyrubova
María y Anastasia
Las Grandes Duquesas

Rasputin

Lo mejor, lo que cuenta y cómo lo cuenta, sin grandes desarrollos ni forzados dramatismos. Los hechos fueron los que fueron y ella nos los narra como si estuviéramos tomando un té en su salita malva, con sus hijas alrededor mientras leen, dibujan o, simplemente, escuchan. Lo peor, la manera en la que se resuelve ese final ya conocido por todos, aunque por otro lado es el momento más dramático de todos.

Sólo me queda recomendaros la lectura de esta historia tan real y tan auténtica. Espido Freire ha sido todo un descubrimiento para mí, su manera de acercarnos un trabajo de investigación, que supongo arduo y concienzudo, sin que lo parezca, como si fuese natural y casual, es más que interesante. No pienso dejar pasar la oportunidad de leer algo más escrito por ella.

#AlexisyNikki #LosRomanov #LaÚltimaZarina
#Olga #Tatiana #María #Anastasia #Alexei
#Europa #Rusia #Poder #Zarina
#Familia #Hijos #Mujeres #Religión
#CreoQueNosHubiésemosLlevadoBien
#LlamadmeAlejandra




Comentarios

  1. Hola!
    Todo lo ruso me gusta, jeje, y los Romanov son telita...no he leído aún a la autora pero este tipo de libros me puede gustar; de hecho tengo esperando Reinas Malditas de Cristina Morató y creo que aparece la zarina...
    gracias por la reseña!!
    un beso
    S
    pd: ay, Rasputín, qué pintas, jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que te animes a leerla. Es diferente y consigue engancharte

      Eliminar
  2. Hola , este me Lo apunto, me ha encantado lo que cuentas.

    ResponderEliminar
  3. No me llama mucho, pero gracias por compartirlo. Un saludo desde Las historias de Sartre

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!
    Me encanta todo lo que tenga que ver con los Romanov, este tengo que leerlo^^
    Besitos

    ResponderEliminar
  5. Hola, no tiene mala pinta, la tendré en cuenta guapa, buen post

    ResponderEliminar
  6. Hola Carmen :)
    Pues si que tienes razón, que este tipo de novelas con fondo histórico entretienen y a la vez se aprende mucho.
    Pues mira de la autora no he leído nada y me voy a apuntar tu recomendación ^^

    Besinos ;-***

    ResponderEliminar
  7. Lo leímos hace poco, un libro muy recomendado. Felicidades por la reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasaros por aquí. Ha sido una buena lectura que me ha dejado con ganas de saber más sobre los Romanov y sobre su autora

      Eliminar
  8. La familia Romanov es una espinita que siempre me ha llamado la atención pero que no me he tomado el tiempo para investigar, este parece ser un buen libro para hacerlo deforma amena xd

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser, yo lo he disfrutado, aunque creo que se entendería mucho mejor si la historia fuese ya conocida ya que tendrías el punto de vista (ficticio) de ella. Gracias por comentar. Un abrazo

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Sin identidad, de Jorge Moreno

La lucha de Jan - SORTEO #12

II Café literario de Valencia #evento

Viento del norte, de Arlette Geneve

Palabra de McKenzie, de Tessa C. Martín

Madrid en mis lecturas

Del color de la leche, de Nell Leyshon

Ganador sorteo #6 CAEN ESTRELLAS FUGACES

El susurro de la acuarela, de Sofía Ortega

Cuando el olvido nos alcance, de Raúl García Reglero