Querido monstruo, de Lluís Prats

Colección: Narrativa singular
Edad: a partir de 8 años
Género: Novela
Encuadernación: Cartoné
Medidas:14,5 x 20,7 cm
Páginas:192
EAN:9788424667344
PVP:14,33/ 14,90€

Una novela con un tema de fondo muy actual: el acoso escolar y los prejuicios. La amistad más inesperada puede ayudarte a superar tus miedos.

Abel es un niño tímido que tartamudea al hablar. Una tarde al volver del colegio, los tres chicos que le acosan le obligan a entrar en la casa ruinosa que hay junto a su casa. La gente del pueblo dice que allí vive el monstruo más espantoso y horrible del mundo, aunque nadie lo haya visto nunca. Abel descubre este supuesto monstruo se llama Gabriel, un joven desproporcionadamente gigantesco debido a una enfermedad, y desde ese día quedará atado al monstruo y su amistad se fortalecerá con el tiempo. Gabriel ayudará a Abel a vencer sus miedos y le hará descubrir que nada es imposible y que todos los sueños se pueden cumplir. Lo que no sabe Abel es que Gabriel también oculta un secreto que le ha impedido poder salir a la calle durante los últimos veinticinco años.

A finales de agosto, recibí un mail del autor con la única información de que se publicaba su libro Querido monstruo, galardonado con el premio PREMIO FOLCH I TORRES, tanto en catalán como en castellano. Mi literatura infantil se ciñe a los recuerdos, que no son pocos, y a lo que voy rescatando y descubriendo para animar a mis hijos a disfrutar de la lectura

El título y la sinopsis me atrapó desde el principio. Es fácil querer ir más allá de la relación entre Abel y ese «monstruo», llamado Gabriel.
Todo el mundo sabe que los ogros y los monstruos aparecen a traición. A menudo durante noches de ventiscas heladas y acompañados de gritos escalofriantes.
 
El protagonista, y narrador, es un niño adorable que se siente muy solo. Es hijo único y, en su colegio, tres de sus compañeros se meten mucho con él. Es pequeño, enclenque y algo débil; incluso tartamudea y le pueden llamar rarito porque adora StarWars. A mí, ese comienzo al estilo de Princesa Prometida al que alude directamente la dedicatoria del libro, me ha parecido muy bonito, aunque pensaba que iba a partir de un cuento pero no era así. 
¿Qué había hecho yo para que siempre se metieran conmigo? ¿Llevar gafas? ¿Tartamudear un poco? ¿Ser esmirriado? ¿O todo a la vez?
Teniendo la facilidad de las palabras para un lector de unos ocho años en adelante, el libro construye una historia maravillosa y a la vez muy real que favorece que el lector valore lo que está leyendo, descubra el poder de la amistad, de confiar en lo que uno siente, de reírse, de compartir, de la sinceridad, de la valentía, y de otros muchos.
Pero mi madre se equivocaba. Todo el mundo sabe que en las casas viejas y ruinosas viven monstruos o vampiros, o fantasmas, o las tres cosas juntas. Y al final de mi calle, en aquel caserón de ventanas agrietadas, vivía un monstruo horroroso, y lo peor de todo era que había descubierto que le espiaba.
Me costaba dejar de pensar en el sufrimiento en algunos momentos, pero no tanto porque el texto me lleve a él, sino porque desde mi edad adulta puedo ir más allá del significado de una enfermedad que atrape a una persona y reduzca su mundo seguro a cuatro paredes.

—Oye, Abel. Si alguien le lleva un regalo a otra persona y esta no lo acepta, ¿qué pasa con el regalo?

—Pues que si no lo quiere tiene que llevárselo, ¿no?

—¡Exacto! Pues lo mismo ocurre con los insultos y las ofensas. Mientras no los aceptes, pertenecen a quién te los ha regalado. Se los puede comer con patatas si quiere.

Está lleno de referencias cinéfilas y seriéfilas, lo que ha hecho que lo disfrute muchísimo más y que esté deseando que mis hijos se animen con él porque creo que podrán sacarle mucho provecho. Además, hay momentos incluso divertidos que te hacen reír.

Una edición preciosa, unas ilustraciones geniales y tapa dura. Perfecto para un regalo.


En definitiva, un cuento maravilloso, lleno de significado, sobre el valor de la amistad, de aceptarse y de ser diferente. Nos muestra que debemos creer en uno mismo, a la vez que nos habla de la soledad y cómo afrontarla. Creo que es una lectura fantástica para primeros lectores que ya hayan empezado con texto algo más largos que los de los habituales cuentos, como algo sencillo pero muy completo.
  
**Está también en catalán. Supongo que se escribió originalmente en catalán y luego está traducido. Hay algún «error» de traducción muy habitual en un catalanoparlante (venir en lugar de ir) pero eso no le resta poder a esta historia.





Comentarios

  1. ¡Ay qué bonito e interesante! Me lo apunto que llega la Navidad.

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Una historia bonita la de este cuento. Lo tendré en cuenta para regalo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Me encanta
    Apuntado, sin duda
    besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Unlimited

Entradas populares de este blog

Me olvidé de mí

Piso para dos, de Beth O'Leary

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

Tan cerca del horizonte, de Jessica Koch

El último día de mi vida, de David Orange #PremioLiterario2018

El hombre fetichista, de Mimmi Kass #retoíntimo

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott