Último suspiro, de Robert Bryndza

Publicado por Roca Editorial
Título original: Last Breath
ISBN: 9788417805609
Colección: Thriller y suspense
Formato: Tapa blanda con solapa
Fecha de publicación: 2 de julio de 2020


El cuerpo torturado de una joven aparece en un contenedor de basura con los ojos hinchados y su ropa bañada en sangre. La detective Erika Foster será la primera en llegar a la escena del crimen. El problema es que esta vez no es su caso.
Mientras lucha por asegurarse un sitio en el equipo de investigación, Erika no puede evitar involucrarse y enseguida encuentra una pista relacionada que relaciona el caso con el asesinato sin resolver de una mujer, ocurrido cuatro meses atrás. Arrojada en un lugar similar, ambas mujeres tienen heridas muy parecidas: una incisión mortal en la arteria femoral.
Acosando a sus víctimas por internet, el asesino se está aprovechando de mujeres jóvenes y hermosas, utilizando una identidad falsa. ¿Cómo atrapará Erika a un asesino que parece no existir?
Pronto, otra mujer es secuestrada mientras esperaba una cita. Erika y su equipo tendrán que encontrarla antes de que se convierta en otra víctima mortal y enfrentarse por fin, cara a cara, con el terrible y sádico asesino.


Los privilegiados que estamos siguiendo a Erika Foster y su lucha por encontrar a los culpables, estamos de enhorabuena porque en el mes de julio Roca Editorial publicó la cuarta entrega traducida al español. Esperemos que esto continúe igual porque ya están publicados en inglés (idioma original) el quinto y sexo libro.

Por si os lo preguntáis, cada libro es un caso diferente; un caso que resuelve Erika Foster, una detective de la policía de Londres de origen eslovaco, con mucho carácter y una férrea voluntad para averiguar quién ha cometido el crimen (o crímenes) que esté investigando. Lógicamente, Erika arrastra sus propios problemas, que complementan como trama secundaria, y que se convierten en parte esencial del atractivo de estos libros para los lectores de la serie entera; eso sí,si no los has leído todos, no hay problema, porque el peso de la investigación y el desarrollo del caso es tan interesante, que no resta, al contrario, por sí solos ya son buenos libros de investigación policial e intriga. Otro de los atractivos a tener en cuenta de estas historias es la posibilidad de conocer al culpable antes que la protagonista, o por lo menos su manera de actuar, lo que aumenta ritmo y tensión a la historia.

Os aseguro que no es fácil hablar de libro sin caer en la repetición respecto a los anteriores. Aquí os dejo mis opiniones, por si os entra curiosidad:


No es conveniente que os cuente mucho más sobre el caso de Último suspiro; sobre cómo Erika se empeña en participar en la investigación a pesar de la oposición de sus jefes, y cómo acaba llevando el caso hasta dar con la solución. Conoceremos al asesino en los primeros capítulos, lo que nos lleva a vivir la investigación siguiendo los pasos, a ciegas al principio, del equipo de trabajo, y también acompañaremos al asesino en el camino que recorre hasta acabar con su víctima.
—Sería realmente fantástico que pudiera atrapar a este asesino —opinó el patólogo con expresión lúgubre.
—Lo atraparé. Siempre lo hago
.
Introduce las redes sociales y las aplicaciones de contactos, con el peligro de la mentira, todo ello unido a la violencia por violencia. Tenemos que llegar al porqué; debemos intentar buscar ese porqué del asesino, ya que añade interés a la intriga generada. Todo se va mostrando poco a poco, al igual que se va mostrando un asesino, cada vez un poco más despiadado.
¡Ay, maldita sea! ¿Ahora resulta que son pareja? —se dijo Moss—. Dicen que jamás trabajes con animales o niños, pero nunca mencionan a las parejas.
Me gusta la realidad de lo que me cuenta; me gusta el miedo que puede ejercer la noche con las palabras, sin llegar a ser un texto violento; me gusta Erika Foster y su manera de afrontar su día a día; me gusta ver cómo se vuelca totalmente en las investigaciones, perdiéndose ella misma, y, sobre todo, cómo está del lado de las víctimas hasta descubrir quién es el culpable, lo que le hace ser mejor inspectora. Es verdad que es fría, seria y puede parecer algo distante, pero su nobleza y seguridad, junto con su inteligente manera de enfrentarse a los problemas, hacen de ella el baluarte de estos libros. Mientras leo, quiero que las cosas le salgan bien, no por el caso en sí, sino porque estoy de su lado, incluso aunque actúe de forma irracional en sus relaciones personales.
—Esa actitud tuya va en detrimento de tus excelentes cualidades como agente de policía —dijo él con semblante serio.
Ella dejó de sonreír y asintió.
—No me gano las simpatías de los jefazos, ¿verdad?
—No. Anda, cómete la pizza. Mantén ocupada esa boca respondona.
Ella sintió y, después de dar un mordisco, reflexión:
—Quizá debería asistir a esa reunión de mañana con un bocado de pizza en la boca. Así me evitaría problemas.
He encontrado a una Erika un poco más obsesionada, o desubicada, que se encuentra algo al límite tanto de su soledad y su pasado como de su trabajo y de acertar con los caminos para resolverlo. Sin duda, he visto más de su vulnerabilidad. ¿Se derrumba para renacer? Habría que esperar a la siguiente historia, pero yo tengo la sensación de que sigue avanzando gracias a esa necesidad vital de resolver los casos, a pesar de quien sea o de lo que sea.

Erika se volvió y miro por la ventanita, hace un pequeño patio cuadrado de hormigón.—Janelle no tenía a nadie. Nadie en la vida, nadie en la muerte —musitó—.¿Cómo puede ser?Algunas personas están rodeadas de familiares y amigos, y otras andan solas por la vida.—Tú me tienes a mí —dijo Peterson—. Lo sabes, ¿no?—No hablaba de mí misma...—Ya.—Gracias, James... Pero tengo que seguir con esto. —Aunque continuó mirando por la ventana.Peterson salió y cerró la puerta. Entonces ella se giró de nuevo y se enjugó una lágrima.
Hay que leerlo si te gusta el género. Y si no es de tus favoritos, anímate con el primero y luego decides. Yo creo que tienes poco que perder y mucho que ganar. 

Por cierto, no sé si os habéis dado cuenta, pero la mayor parte de mi opinión tiene a Erika como protagonista y casi no os hablo del autor y de cómo su escritura consigue que nos centremos solo en sus historias y sus personajes. Yo creo que eso ya es bueno por sí solo, ¿no estáis de acuerdo? Es justo lo que busco con estos libros, y es justo lo que recibo de ellos.

 

Si te ha gustado, sigue mi blog 



Comentarios

  1. Hola Carmen!
    Al ver el nombre del autor lo primero que iba a preguntarte era si el libro formaba parte de la serie de "Te veré bajo el hielo", pero esa incógnita ya me la despejas rápido ^^ Mira que me llamó mucho la atención el primero, pero no sé bien por qué, nunca terminé por animarme, supongo que tuvieron mucho que ver la cantidad de libros pendientes que tengo... ^^'
    Estoy de acuerdo en que este tipo de series pueden leerse salteadas, pero que sé yo, siempre tengo la sensación de estar perdiéndome algo si los leo salteados y supongo que cierto grado de TOC también influye en querer leerlos en orden xD
    Me gusta lo que cuentas de la protagonista, vuelvo a apuntarme el primero, que igualmente este verano casi estoy leyendo thriller exclusivamente ;p
    Un beso!

    ResponderEliminar

  2. Me gusta mucho Erika Foster y como escribe este autor, estos libros se leen sin darse uno cuenta. A ver cuando le puedo echar el guante, tiene tan buena pinta como los anteriores.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Carmen. Leo esta serie, me encanta Erika y este último libro ya lo tengo leído y reseñado en mi blog. Contenta de coincidir contigo en lecturas.

    Besos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Unlimited

Entradas populares de este blog

Me olvidé de mí

Piso para dos, de Beth O'Leary

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

Tan cerca del horizonte, de Jessica Koch

El último día de mi vida, de David Orange #PremioLiterario2018

El hombre fetichista, de Mimmi Kass #retoíntimo

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott