Allister Z y la maldición de los gatos negros, de Miguel Aguerralde



Algo está a punto de suceder en Lullaby Hills, otra vez. Puedes percibirlo porque rezuma en el aire un incómodo olor dulzón.
Tras la batalla contra el Brujo y su ejército de esqueletos, Allister Zombie y sus amigos se preparan para comenzar un nuevo curso. Un curso que nace marcado por la llegada a la escuela de una nueva profesora, la señorita Vanessa Green, una mujer estirada y muy seria que parece esconder un gran secreto.
Para colmo de sorpresas, las calles de Lullaby Hills han comenzado a llenarse de gatos negros. Decenas, cientos de gatos por todas partes. Algo muy extraño está pasando con ellos.
Con la ayuda de nuevos personajes y divertidos compañeros, Allister, Olivina y los demás están listos para investigar este nuevo misterio, para lanzarse a la caza de una momia milenaria y para desbaratar un ritual escalofriante.
¿Has visto todos esos gatos? ¡Son adorables! ¿Quieres quedarte con uno?


No voy a engañaros diciendo que últimamente me han entrado ganas de leer libros infantiles; lo que pasa es que tengo dos lectores (o eso intento yo) en casa y participar en la masa crítica infantil de Babelio me permite tener un libro interesante para ellos. Además, os aseguro que, como madre lectora, merece la pena leer lo mismo que leen ellos. Luego establecemos unas pequeñas tertulias en relación a la historia y a los personajes muy divertidas. Eso sí, mi objetivo es que disfruten de aquellos libros de los que yo disfruté a su edad y que todavía siguen por mi casa.

Allister Z y la maldición de los gatos negros no es la primera aventura de este joven protagonista zombie y su fantástica pandilla de amigos.  En el pueblo de Lullaby Hills las cosas a veces son algo distintas, sobre todo lo que rodea a Viktor Chlomsky, el padre de Allister, un científico que consigue cosas diferentes. Pronto será Halloween y una exposición en el Museo de Historia del pueblo tiene algo preocupados a estos amigos, que no son capaces de dejar pasar la oportunidad de averiguar más sobre la momia que centra la exposición. A partir de ahí, tenemos nuestra aventura, que nos llevará por un camino que no esperamos.

—¿Y tú qué eres? —le preguntó.
—Se llama Allister y es uno de nosotros —respondió por el Olivina con un tono seco que no admitía respuesta.



... el padre de Olivina seguía dándole vueltas a porque no podía haberle salido la niña normal y aburrida, en lugar de semejante terremoto. Desde luego sus compañías no eran las más idóneas para tener una infancia tranquila: un loco de la informática, una inventora demasiado creativa, un forzudo deportista sin miedo a nada y un horripilante niño muerto y resucitado.

Con un toque algo oscuro, perfecto para iniciar al lector en el terror divertido, una maldición y unos gatos que te quitan las ganas de acariciarles, este libro enseñará a sus jóvenes lectores el valor de la amistad, de la verdad y de seguir sus instintos. Además, lo más importante es que les gustará y seguro que querrán leer más sobre Allister, Olivina, Violet, Hugo, Dimitri y Bola de queso.

Un texto fácil, adecuado para la edad, divertido y ágil, acompañado de alguna ilustración que ayuda a los lectores a situar la acción, y con un final inteligente que les permite pensar, algo que yo, como madre, agradezco.

    




Comentarios

  1. Para enganchar a los mas jovenes tiene muy buena pinta.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Pues lo tendré en cuenta. Ahora parece que el niño de mi amiga le ha dado por leer,puede que le interese, besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Unlimited

Entradas populares de este blog

Me olvidé de mí

Piso para dos, de Beth O'Leary

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

Tan cerca del horizonte, de Jessica Koch

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott

La hermana luna (Siete hermanas #5), de Lucinda Riley

El último día de mi vida, de David Orange #PremioLiterario2018