Nunca serás agua, de Patricia A. Miller

Fecha de publicación: 11 de febrero de 2019
Género: romántico, sentimental
número de páginas: 384
Formato: 14x22 cm.
Encuadernación: Rústica con solapas
ISBN: 978-84-17451-35-6
IBIC: FRD

La familia, el trabajo y los White Sox son tres pilares fundamentales en la vida de Megan Gallagher, la única bombera de la 52 de Chicago. Es valiente, perseverante, descarada y ha demostrado que con empeño y dedicación se pueden alcanzar los sueños.
Pero, a veces, una decisión errónea puede acabar convirtiendo en pesadilla toda una vida de esfuerzo y pasión. Un terrible accidente y una grave lesión llevarán a Megan lejos de su felicidad, pero cerca de él, Nicholas Slater.
Nick es fisioterapeuta en el Delorce Medical Center, en Springfield, y le acaban de asignar a una de las peores pacientes de los últimos años. Es temeraria, cabezota y cree que la rehabilitación va a ser pan comido, pero se equivoca, y la inagotable paciencia de Nick llegará al límite cada vez que deba trabajar con ella.
Algo muy intenso empezará a arder con el paso de los meses. El sarcasmo se convertirá en diversión, el trabajo en compañía y el dolor en consuelo. Pero hay demonios que siempre vuelven, y cicatrices que nunca acaban de cerrarse.
Nunca serás agua es más que una historia de amor; es una novela de lucha y superación, de pruebas de vida y emociones que arden bajo la piel, como las brasas de un poderoso incendio.

Supongo que para vosotros no tiene importancia, pero a mí me gustaría pedir disculpas a los escritores que leo por el desfase que hay entre mi lectura y mi opinión en el blog y en las redes. Últimamente tardo cuatro semanas en escribir y no debería ser así. Tardar tanto hace que pierda inmediatez y, reconozcámoslo, memoria. Mi intención es ponerme al día. Espero conseguirlo.

Nunca serás agua es la novela que leímos y comentamos, junto con su autora, en el club de lectura de romántica de Valencia en el mes de septiembre. Con ella pudimos acercarnos más a Patricia y su manera tan concienzuda de escribir; a su búsqueda, casi continua, de la historia; a lo que se siente cuando las cosas no salen como esperas y tienes que echar unos pasos atrás y comenzar; fuimos testigos de su eterna sonrisa, su voz contundente y sus afirmaciones fuertes y seguras; reímos con ella y compartimos nuestra peculiar manera de ver los personajes y de percibirlos; y todo esto, hizo más grande la historia de Nick y Megan, más cercana y más real.

Desde el capítulo inicial, en el que se nos presenta qué le ocurrió a Megan para estar en rehabilitación, ya sabemos que es una mujer fuerte, dura, decidida y muy familiar; acaba de sufrir una ruptura sentimental importante que le ha dejado algo tocada y las cosas no mejoran cuando una negligencia, o accidente, en el trabajo hace que acaba en el hospital. Con ella, un amigo y la ayuda de su familia, trasladamos nuestra atención a Springfield, a una importante clínica de rehabilitación donde conoceremos al doctor Nicholas Slater, serio, frío, recto, con pocas aptitudes sociales y muy inteligente

No es difícil imaginar qué vendrá ahora cuando los dos coincidan pero en eso no radica la fuerza de esta historia y por qué merece la pena leerla. Es algo más. Si en principio parece que estamos ante una novela romántica contemporánea con un toque de dramatismo que vendrá de la mano de cada uno de los personajes protagonistas, la fuerza de ella, cuyo problema, y por ende sus miedos, es conocido, y la fuerza de él, de quien ignoramos casi todo y con el que, en mi opinión, realizaremos el viaje más importante de esta historia, nos llevan a acercarnos a una pareja que acaba necesitándose para seguir adelante, que es perfecta el uno para el otro aunque ellos no lo perciban así, y cuyo final no será tan fácil ni tan esperado como nos gustaría que fuera. Creo que esta historia nos enseña que el dolor está ahí y nos acompaña, marcando nuestra decisiones, acorralándonos aunque no nos demos cuenta, y haciéndonos actuar a veces como cobardes o como egoístas.
—Tengo mucho miedo.—No serías inteligente si no lo tuvieras.
—Si quieres que nos llevemos bien, no me mientas. —Nick se quitó la camisa del uniforme a tirones y se quedó con la camiseta blanca de manga corta que llevaba debajo. Elis sonrió al ver cómo se le marcaban los pectorales bajo la fina tela—. Si quieres que tu recuperación sea fructífera, no me mientas. Si quieres que te trate como una persona normal, no me mientas. ¿Me has entendido? —Megan asintió—. Bien. Bienvenida al Delorce Medical Center.
Algo que para mí estaba patente en esta historia, pero que ni siquiera la autora estaba de acuerdo conmigo (soy rara, lo sé, pero para mí era así), es que el protagonista que lleva el peso dramático de la trama, el que realmente sufre y el que cambia, es él, Nick. Megan, y su historia, es la "excusa" para llevarnos directos a Nick. Como ya os he dicho, esta opinión no fue compartida por mis compañeras pero cada uno leo un libro distinto, aunque el texto sea el mismo, y el mío era así. No me lo tengáis en cuenta. 

Sin duda, Megan es una mujer dura, no solo por su profesión sino también por su manera de enfrentarse a la vida. Es todo lo que nos dicen de ella en la sinopsis, y más. En algunos momentos me resultaba hasta difícil, y eso que Patricia suavizó su aristas para que no fuese tan directa ni tan agresiva. Nick es otra cosa; de él acaban gustándote hasta sus mezquindades hacia ella, y su posterior arrepentimiento también; es borde, guapo, arrogante, atento, soberbio, le encantan los niños, difícil, achuchable, serio, humano... y muchas más contradicciones. 

A los dos se les une un grupo de personajes interesantes, predecibles, divertidos y que acompañan perfectamente a la pareja y que encajan en sus decisiones, y que nos invitan a pensar en otras historias que podrían también tener cabida en nuestra lectura. Por cierto, soy fan total de esa madre... maravillosa, directa, divertida, sin filtro... :) 

Esto no es una relación. No tengo que gustarte, no tú a mí. Soy tu fisioterapeuta, la persona que puede hacer que mejores más rápida o más lentamente. No soy tu padre, ni tu marido, ni tu novio, ni tu amigo, ni tu colega. Esto es trabajo, mi trabajo —puntualizó—. No necesito el sentido del humor, ni necesito que me veas como alguien agradable. Obedece y nos llevaremos bien.
Me ha resultado un texto que se lee fluido, crea interés, tiene un toque divertido sin llegar a ser comedia y en el que el planteamiento de la situación y la trama que se va a desarrollar está bien enfocado y se disfruta, sin mucha complicación. Lo importante es saber si va a llegar a tener la intensidad suficiente para provocar en el lector esas sensaciones que tanto nos gustan y que esperamos frente a una novela romántica contemporánea.

Como en otras novelas de Patricia, magnífico el trabajo de documentación e integración de la misma en la historia, favoreciendo la fluidez ambiental y que todo encaje como debe ser. Por ejemplo, todo los datos médicos creo que están puestos de manera que no llegan a asustar pero que nos acercan a un personaje de un alto conocimiento en medicina, es decir, la manera que tiene la autora de plasmar lo que él piensa dan credibilidad a su profesión y no llegan a abrumarte como lector ignorante en estos temas; y esto se agradece, y mucho.
—Yo llego donde él arde, aprovecho sus descuidos, soy más rápida y más letal. El fuego es poderoso, es intenso, es... sensual, pero yo lo soy más — sentenció con una excitante sonrisa que hizo estremecer a Nick.—No te enfades — dijo tras aclararse la garganta—, pero tú nunca serás agua por eso mismo. Eres demasiado...—¿Qué? ¿Sensual? —preguntó con suavidad.
Aunque todavía hubiera agradecido que estrujaran más mi corazón lector, haciéndome sufrir un poco más, tengo que reconocer que la tensión sexual creada entre ellos se palpa y consiguiendo momentos de esos que te dejan mariposas y sonrisas tontas, así que con eso esta historia ya tiene ganada mi buena opinión, porque me encanta llegar a somatizar con los personajes y con sus sensaciones. Si eres lector de romántica contemporánea te gustará, así que si no lo has leído, dale una oportunidad, y luego me cuentas, si quieres.

#volverásahacerlo 
#espérame #siempre
#SoloContigo
#lalluvia
#nuncaserásagua






Comentarios

  1. Ya sabes que yo lo disfruté muchísimo. Estoy de acuerdo en todo contigo, aunque yo recuerdo esta historia un poco más sentida, sí que me estrujó el corazón y desde esta novela, Patricia está en mi TOP

    ResponderEliminar
  2. Aunque no pude ir al club, leí este libro y me encantó. La verdad es que, ahora que lo dices en tu reseña lo de Nick, pues veo parte de razón en ello. Se nota que Patricia trabajo esta historia y eso se agradece mucho.
    Fantástica reseña!

    ResponderEliminar
  3. No tengo muy claro que este libro sea para mi, por el momento lo voy a dejar pasar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. ¿Qué te puedo decir yo? Me alegra que lo disfrutaras, es una historia estupenda.

    ResponderEliminar
  5. No me había fijado en este libro pero tiene buena pinta. No lo apunto en mis prioridades, pero lo dejo en la lista de posibles lecturas.

    ResponderEliminar
  6. A esta autora la tengo pendiente y tengo varios libros de ella, incluyendo este, a ver si me animo pronto y encima tengo uno que gané de un sorteo hará ya dos años, delito tengo, jejeje, buen post guapa

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

Primer sorteo del blog

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

La hermana luna (Siete hermanas #5), de Lucinda Riley

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

Historias eróticas para viudas del Punyab, de Balli Kaur Jaswal

Piso para dos, de Beth O'Leary

Tres sorteos para celebrar el verano