Juegos de azar, de Lavyrle Spencer #retorita3



La figura de un niño huérfano, cuyo destino incierto podría trastocar la vida de los protagonistas, pondrá en cuestión los valores morales de ambos y los llevará por rumbos desconocidos en los que todo es posible.
Agatha es una joven sombrerera que vive marcada por una vida sombría y sin amor. Un accidente ocurrido durante la infancia la ha dejado lisiada, pero eso no le ha impedido luchar por una vida mejor: Las circunstancias la han llevado a convertirse en adalid de la moral y defensora de la Ley Seca.
Scott, dueño de una taberna en la que el juego y el alcohol son el pan de cada día, oculta tras su vida de libertinaje un corazón destrozado y un espíritu apasionado, capaz de albergar una increíble grandeza.

Este mes sí llego al Reto Rita, aunque es verdad que me gustaría leer otro libro más de esta autora, que por ahora no me ha defraudado (véase mi opinión de Maravilla), aunque no me dé tiempo a incluir su opinión en el blog. Me da un poco de rabia porque la historia me ha gustado tanto que no he ido tomando notas a medida que iba leyendo, lo que provoca que esta publicación vaya a ser algo escueta. Espero que esto no merme mi capacidad de transmitiros lo bonita que ha sido esta lectura.

Nos encontramos en el Oeste, siglo XIX, años después de la Guerra de Secesión americana, en una pequeña ciudad de paso, a la que los cuatreros o vaqueros llegan al final del camino y en la que se dejan el dinero en sus locales de juego y mujeres. Por un lado está la protagonista, Ágatha, una mujer sola, ya adulta, que regenta una tienda de sombreros y cuyo recién estrenado casero es Scott, el dueño de una taberna de juego que acaban de abrir justo al lado de su tienda. Ágatha ya no es una niña, y pasa sus días de una manera sosegada y solitaria, con la única compañía de su empleada y amiga. Casi como por casualidad, acaba enfrascada y a la cabeza del movimiento La templanza en su ciudad, lo que situará a la protagonista en una situación complicada. La templanza fue un movimiento social contra el consumo de bebidas alcohólicas, que criticaba el consumo excesivo y promovía la abstinencia total. Acabó desembocando en la famosa Ley Seca. La gran labor de documentación de la autora asienta esta historia de amor en un momento real, lo que consigue aumentar nuestro interés a medida que vamos leyendo. Esto sirve de pistoletazo narrativo para poner a nuestros protagonistas en una guerra continua, a veces divertida, a veces tierna, a veces incomprensible, que lo único que consigue es unirles y unir sus vidas, y las de las personas que les rodean.


Querida mía, estoy tan orgullosa de usted, tan orgullosa... —Le oprimió los dedos con firmeza—. Yo me dije: 'He aquí una mujer que no retrocede ante nada. ¡He aquí a una mujer a la que quiero luchando a mi lado!'.

Aunque pueda parecer un cliché que los dos protagonistas sean polos opuestos y que choquen cuando están juntos, os aseguro que adentrarte en esta historia que Lavyrle Spencer ha construido merece mucho la pena. No solo porque ese juego entre ellos, que nos coloca frente a situaciones intensas, de esas que te producen mariposillas en el estómago mientras lees, con pequeños acercamientos sentimentales, me ha hecho disfrutar muchísimo, sino porque la muestra de personajes y de la vida entonces nos lleva a la carencia de esperanza tras una guerra o tras una pérdida, y nos permite imaginar cómo fueron esos años tras la guerra civil por un lado, y cómo eran esas mujeres que luchaban por salir adelante, por hacer frente a lo que se esperaba de ellas por otro; mujeres fuertes que sobreviven como pueden, o como saben; mujeres que anhelan algo mejor; hombres que dan todo lo que tienen; el significado del recuerdo de una familia, de pertenecer a una familia; el amor desinteresado; la ayuda, la comprensión, el entendimiento, el doble cariz que pueden tomar las situaciones, la ambición, la perdición; la indefensión de la niñez, la falta de amor y la ayuda sin reclamar algo a cambio. No tenemos buenos y malos en sí, tenemos personas que coinciden, que se encuentran, y que descubren que siguen teniendo sentimientos.

Pero Gandy nunca le había prestado atención. Era de la clase de mujeres que se confundía con la cera gastada. Una polilla gris sobre una roca gris. 
—¿Estás segura, Gussie?—Ya hice todo lo que se hace en esta taberna: vi mujeres bailando el cancán, bebí whisky de centeno, hasta me acostumbré al humo de tu cigarro. ¿Por qué no jugar al póker, también?
Creo que una de las partes más maravillosas es la forma tan sutil que tienen ellos de ir acercándose. No hay ese amor a primera vista, no hay excesos, no hay una atracción desbordada desde el principio que nubla los sentidos, sino únicamente dos personas, solas, con un pasado, con sus miedos y sus fantasmas, y una autora que ha sabido ir hilvanando una historia que te va atrapando poco a poco y que deja a los dos a merced de ese amor al que van de cabeza, al que están predestinados. Él es quien es y ella es quien es, se encuentran y se complementan; y, aparte, toda esa verdad que rodea al resto de personajes que les acompañan, además de la interesante ambientación de esa época. No es una novela histórica, pero sí de ambientación histórica, con hechos e, incluso, personales reales.


—Usted es distinta de lo que imagine al principio.—Usted también.—Esta... esta guerra en la que estamos enzarzados, le parece divertida, ¿no?—Quizá, en cierto modo. Nada resulta como lo imaginé. Es decir, ¿qué general le revela sus planes de batalla al enemigo?

Para mí, destaca el cómo consigue la autora, poco a poco, que nos vayamos enamorando de ellos, de su relación, de su necesidad, de sus ansias por quererse, de ese encuentro entre los dos. El primer beso te deja casi sin aliento. Es muy tierna, es realista, es bonita, te atrapa y te obliga a terminarla de un tirón. Vamos, sin ganas de repetirme, ha sido maravillosa (confieso que solté una lagrimita).




Comentarios

  1. Hola ^^

    Este lo leí hace algunos años y me encantó jeje tengo muchas ganas de volver a leerlo, yo estoy con Maravilla que me está encantando también jkejej

    ResponderEliminar
  2. Carmen este tiene mejor pinta, que el que yo leído!! lo tendré en cuenta por si leo algo más de la autora, mira que Maravilla me gustó bastante. muy buen post guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora no sé cuál has leído tú (mi memoria es una...). Yo tengo Corazones de otoño en casa y creo que lo voy a pillar antes de que se me pase el efecto Lavyrle
      Un beso

      Eliminar
  3. Totalmente de acuerdo contigo. Esta novela es la que hasta ahora he disfrutado mas leyendo para el reto rita 3. Si bien no solté lagrimitas estuve a punto pero eso sí me emocioné con varios pasajes de la historia, sobre todo con Agatha y esos sentimientos desoladores que confiesa sobre su soledad. Hacía tiempo que una protagonista no lograba conmoverme tanto como lo hizo Agatha.
    Además me gustó que no se abusara de la parte erótica y que Willy sea un niño tan querible.
    Y trataré de leer Maravilla que también tiene buenas reseñas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te encantará Maravilla, estoy segura. Es más romántica que esta, eso sí.
      Estaré atenta por si la lees
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Hola! No conocía este libro y sinceramente solo viendo la portada probablemente no le hubiese hecho mucho caso. Pero me gusta lo que cuentas y no le digo nunca que no a una historia así con lo que me lo llevo anotado para leerlo en cuanto pueda.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hagas caso a la portada esta vez. El libro es mucho más de lo que refleja
      Un beso

      Eliminar
  5. Que carita se nos queda cuando leemos un libro así ¿eh?
    Venga que tú puedes con el reto y más. Eres una máquina leyendo.
    B7s

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí sí se me queda cara de tonta... más todavía de la que normalmente tengo jajajajaja
      Un beso

      Eliminar
  6. Coincido con lo que dices, pero... mi problema ya lo sabes jajaja. Mis gustos. No me gustan este tipo de dramas y creo que es el problema que tengo con la autora, con algún detallito y esa primera parte tan lenta. Quizás ha sido el momento en que lo he leído no sé, o que no es para mí,. Leí Maravilla hace mucho y me encantó, pero no volví a leer nada de ella, algo raro en mí
    Muy buena reseña ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que tarda en aparecer el romance como tal y leemos con las ganas de que haga su entrada. De todas maneras, sé a lo que te refieres, el momento es muy, muy importante.
      Gracias por pasarte. Un beso

      Eliminar
  7. Hola,
    Hace años leí esta novela y me enamoró, todo en ella fue maravilloso pero sobre todo el personaje femenino, con su carácter me conquistó y me dejo totalmente cautivada, así que solo puedo decir que es una gran historia que todos deberían de leer.
    Besos desde Promesas de Amor, nos leemos.

    ResponderEliminar
  8. Es una novela preciosa, la leì hace bastante pero hizo que me enamorara de la pluma de Spencer, mi autora fav ♥

    un beso

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

La hermana luna (Siete hermanas #5), de Lucinda Riley

Primer sorteo del blog

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott

Piso para dos, de Beth O'Leary

Historias eróticas para viudas del Punyab, de Balli Kaur Jaswal

Tres sorteos para celebrar el verano