Ferox: serás leyenda, de Olivia Sterling


Título: Ferox
Autor: Olivia Sterling
Sello: EDICIONES B
Fecha publicación: mayo 2019
ISBN: 9788466666008
431 páginas
Temáticas: Novela histórica, Acción y aventuras
Colección: Histórica
Edad recomendada: Adultos

«No hay más que ver el fuego de esos ojos: esta niña tiene el corazón de una fiera salvaje.»

En los albores del año 1000, mientras media humanidad vive entre el hambre y la miseria, la otra media aguarda con temor la llegada del fin del mundo.
La joven Micaela y su padre han pasado la vida aislados en el claro de un bosque, escondiéndose de los asesinos que la buscan. La curiosa e indómita niña crece sin conocer nada de lo que ocurre más allá de su bosque.
Una mañana se hacen realidad sus temores: en el claro se presenta un hombre tuerto que viene a llevársela, y ella se ve obligada a huir. Inicia así un viaje lleno de peligros por un medievo sometido a la ley del más fuerte, que la conducirá a encontrar el miedo, la traición y la muerte, pero también el amor. 
Su destino: descubrir la verdad sobre su origen; una verdad que custodia una mítica comunidad de mujeres libres que sobreviven ocultas en un lugar secreto: la Playa de los Hombres de Piedra.


Creo que la primera novela de aventuras que leí, ya de adulta, fue En busca del unicornio, de Juan Eslava Galán. Debía tener yo unos 18 años y por entonces me centraba más en los grandes betseller de novela histórica, con alguna incursión en la narrativa clásica. Recuerdo esa época como la de los grandes descubrimientos literarios ya que pasaban por mis manos libros de la biblioteca familiar que para otros provocaban tesis y estudios pero para mí eran solo libros que estaban ahí y llamaban a ser leídos. No puedo decir que a partir de entonces me interesara por el género pero, años más tarde, me llega una novela como FEROX y se me abre un mundo de posibilidades, confirmándome que no es el género sino lo que se cuenta y, sobre todo, cómo se cuenta, lo que consigue que te guste más un libro que otro. 

Con un ritmo ágil y marcado por la trama, la lectura te atrapa porque no baja en intensidad en ningún momento y porque la historia se hace más interesante a media que avanzamos. Con el sabor de una historia contada, narrada o recitada, según queramos tomárnoslo, e intuyendo que el narrador se puede tomar licencias sobre cómo ocurrieron los hechos, como bien nos deja claro en algunos momentos, acercando así más el texto al lector, vamos a conocer quién era Micaela Mediespada y por qué se convirtió en leyenda. 
Eso cuenta la leyenda que pasó, con más o menos detalle. Y que, a lo largo de ese triste calvario, Micaela Mediaespada iba pensando que, a veces, una solo quiere rendirse a la tentación de dejarse hundir.
En ninguna crónica se refleja cuándo ocurrió, pues, como la mayoría de sus iguales, ni Micaela ni su padre conocían la fecha del día en que vivían. Para qué necesitarían saber que aquel era el 1033 del calendario juliano; esas eran cosas de frailes. No sabían leer, del mismo modo que no sabían leer ni sastres ni carniceros, ni aun un maestro de obra. Todo el mundo desconocía su edad, o el día de su cumpleaños; ningún hombre estaba al corriente del número de hijos que tenía repartidos por el mundo. Cuánto tiempo de luz resta para que llegue la noche, los signos que delatan a un caballo enfermo o dónde asestar una buena cuchillada; he aquí los más necesarios conocimientos para afrontar los días.
Tenemos dos historias paralelas que se van intercalando, aumentando así el sentido de aventura y de tiempo límite que rodea al texto; en una, Micaela, que comienza su viaje hacia delante y huyendo, en busca de su pasado y sus respuestas; y en la otra, el alguacil Raymundo Lacruz, y el grupo de personajes que le acompañan, cuya búsqueda hacia su propia salvación le lleva a enfrentarse con su destino. Ambos viajes nos mueven por tierras cristianas y tierras moriscas, en la primera mitad del siglo XI, estando ahí el peso histórico de la lectura, el realismo de lugares, nombres y hechos.

La protagonista, Micaela, comienza siendo una niña que ha aprendido todo lo que sabe de su padre, viviendo aislados y escondiéndose, y a quién las circunstancias le obligan a romper con lo que conoce y a buscar. A sus 17 años es inteligente, de mente rápida, pero ignorante en vivencias, e ingenua, aunque directa, noble y valiente, y, en cierta manera, inconsciente. A medida que avanza va aprendiendo, encajando piezas, equivocándose, dejándose engañar y levantándose, pero siempre con esa fuerza interior que tienen los héroes.
— Cuando desaparece la necesidad, Micaela, empieza el arte. Aquí no solo comemos para aplacar el hambre
Me he encontrado con un buen trabajo psicológico de personajes que muestran cómo se enfrentan a sus miedos más personales, más íntimos, esos que marcan sus decisiones y sus acciones; personajes llenos de aristas, claroscuros, y que sobreviven de una manera u otra. Desde un personaje que tenga un papel muy secundario a otro cuyo papel sea mayor en la vida de Micaela, todos la llevarán en volandas hacia ese destino al que parece que está predestinada desde el comienzo y de cuya historia hablarán, según el mismo narrador, generaciones venideras.
Y, con el vino que había caído sobre la madera de la mesa, dibujo la península Ibérica. 
— En el norte: el reyno de Navarra; al nordeste: el condado de Barcelona. Pero por debajo y hasta Qadis, toda Hispania es musulmana.
Otro de los puntos fuertes del texto es esa narración a veces juvenil, a veces grotesca, a veces negra y a veces divertida, con un tono dinámico, de aventuras, y a la vez llena de la crudeza inherente al siglo XI, lo que la convierte en histórica. Es inteligente, suspicaz, no le sobra nada, nos hace pensar, nos enseña y nos divierte, nos asusta, nos sorprende y nos habla de mujeres que sobreviven como pueden y con lo que pueden.  

Comencé esta lectura con el sabor de lo conocido para redescubrir a Micaela y su leyenda, disfrutando de todos los detalles sin perderme por ese miedo al qué pasará, quizá acercándome más a cada uno de los personajes, y afianzando mi convencimiento en esta novela que creo que gustará, y mucho, a todo lector que se anime con ella. Cuando alguien sabe equilibrar historia, divertimento, acción y personajes, con un muy buen uso del lenguaje, algo fundamental para mí, es fácil recomendarla.

Ahora solo queda que os animéis con ella. No os arrepentiréis.


Si te ha gustado, sigue mi blog 




Comentarios

  1. Pues la verdad que tiene pinta de ser una gran historia, si me animo a leerla ya te contaré que tal me parece, muy buen post Carmen

    ResponderEliminar
  2. Hola, Carmen. No tenía ni idea de esta novela y no dudaría en leerla. Apetecible es y más leyendo tu gran reseña.

    Besos y feliz semana.

    ResponderEliminar
  3. Apuntadísima queda. Me gusta mucho tu post. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Paso por encima que voy a comenzarla precisamente hoy. Espero que me sorprenda.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Tiene muy buena pinta esta novela. No creo que me haga con ella a corto plazo por el volumen de pendientes que tengo, pero si se me cruza por delante la leeré seguro. Además me encantan esos cambios de tono en la narración que comentas, le tienen que dar mucha vidilla al libro.

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
  6. Hola Carmen:
    Yo algo he leído por ahí de esta novela, y tu reseña me ha encantado igualmente, y confirma que tengo que leerla algún día porque me gusta la novela histórica impregnada de aventura y encima desarrollándose como se desarrolla en España. UN saludo y gracias.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Prime Student

Entradas populares de este blog

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

Piso para dos, de Beth O'Leary

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

La hermana luna (Siete hermanas #5), de Lucinda Riley

Tan cerca del horizonte, de Jessica Koch

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott

Primer sorteo del blog

Toda la verdad de mis mentiras, de Elísabet Benavent