Hotel silencio, de Auður Ava Ólafsdóttir

Autora: Auður Ava Ólafsdóttir
Sello: ALFAGUARA
Fecha publicación: 05/2019
232 páginas
SBN: 9788420435626
Temáticas: Novela literaria
Colección: Literaturas
Edad recomendada: Adultos

Su mujer lo ha abandonado. La demencia de su madre no hace más que avanzar. Acaba de descubrir que su hija no es su hija biológica. Visto que solo su particular habilidad para las reparaciones y las chapuzas domésticas sigue teniendo algo de sentido, Jónas decide agarrar su caja de herramientas y hacer un viaje solo de ida a un país extraño y devastado por la guerra para desaparecer y darle un fin definitivo a esta triste existencia. Pero los desperfectos en el Hotel Silencio en el que se aloja comienzan a requerir sus atenciones, y también lo hacen los huéspedes, y los habitantes de la ciudad, y su plan aplaza una y otra vez. Así, con mucho humor y sutileza, Ólafsdóttir deja claro que las heridas particulares, vengan de donde vengan, solo cicatrizan en común.


Para seguir explorando las posibilidades que me ofrecía Nubico durante estos quince días que lo he disfrutado gratis, me animé con Hotel Silencio, cuya autora es difícil de retener únicamente por su nombre porque, en lo que respeta a su manera de escribir, creo que será una de esas autoras que pronto volveré a leer.

Aunque no sea algo más que anecdótico, es la segunda novela que leo ambientada en Islandia y la primera contemporánea. El protagonista es un hombre que parece que lleva una vida anodina, sencilla y triste, porque está solo, porque su mujer le dejó, porque su madre está enferma, porque su hija no es su hija, porque se siente inútil, porque no le queda nada; y se queja de no sentir. 

Comenzamos con un instante (prólogo: 31 de mayo) intenso: dos personas, a solas, en una habitación, desnudas, tensión, sentimientos... y sin saber mucho más allá de que él es el narrador, nos adentramos en esta especie de crónica que arranca desde el 1 de mayo, es decir, unos días anteriores a ese momento. Jónas, nuestro protagonista, va confesando sus pensamientos y sus decisiones para afrontar su situación. Esos pensamientos, llenos de esa ironía que solo la verdad puede tener, te dan algo de pena porque intuyes que el que te los ofrece sufre. Y con esa "intuición", que no es tal sino más bien una certeza, acompañas a Jónas en su camino.
¿Me echará el mundo de menos? No. ¿Será el mundo más pobre sin mí? No. ¿Se las arreglará el mundo mi ausencia? Sí. ¿Es hoy el mundo un lugar mejor que antes de mi llegada? No. ¿Qué he hecho yo para mejorarlo? Nada.
-¿Llevas mucho tiempo solo?- Seis meses. Si me hubiera preguntado cuánto tiempo llevo sintiéndome solo, habría respondido ocho años y cinco meses.
Sin querer hablar mucho más del argumento que ya nos ofrece la editorial, y partiendo de que él está en un momento complicado de su vida, en el que se siente muy, muy solo, nos encontramos con que, bajo su criterio, lo mejor será no continuar. Dentro de su cobardía va tomando una serie de decisiones que él cree lógicas y que de alguna manera le llevan a enfrentarse a su propia soledad y a ir conociendo un conjunto de singulares, y magníficos, personajes que le acompañarán y que le ayudarán. Todo con un tono simpático y muy agradable de leer.

(¿Será otra novela feel-good? ¿Podríamos indicar que es de formación porque él hace un viaje que le cambia?)

Ha resultado todo un descubrimiento literario, con esta historia llena de pequeños personajes simpáticos, tiernos, con su verdad, cruda y dramática, y unidos por una narración que no transmite tristeza sino más bien alegría. Esa sonrisa triste que te levanta, o que al menos ha obtenido de mí, es todo un bálsamo para ver las cosas en perspectiva. Recuerdo que yo quería saber hacia dónde me llevaba la historia e iba leyendo y leyendo, encontrándome cada vez más cómoda con él, con Jónas, y con todo lo que va descubriendo.
-¿Nos recuperaremos alguna vez del hecho de haber nacido? -me preguntó un día Svanur-. Si nos preguntaran antes nuestra opinión- añadió-, quizás preferiríamos no nacer.
Es un texto en el que los diálogos son muy importantes; a medida que vas leyendo eres más consciente de que, a pesar de que son diálogos, están escritos casi en un único sentido, es decir, el protagonista tiene una manera curiosa de mostrar sin hablar, y consigue sacar del personaje con el que está debatiendo información gracias a sus silencios. Somos lectores y oyentes, en cierta manera. 

Ya os he dicho antes que es muy rápido de leer, es muy dinámico, no llega a tener 200 páginas; es como una novela corta. Leí en una opinión de un lector, creo que era un periodista, que te daba pena que llegara el final de esta historia, dejar ir a estos personajes; cuando la estás leyendo lo entiendes y lo compartes. Jonás es un personaje tan sencillamente especial que está lleno de detalles maravillosos aunque tristes a veces. Incluso os diré que me he sorprendido a mí misma riéndome en algunos momentos o sonriendo en voz alta. Cuenta las cosas así como espolvoreadas, sutilmente, y bonitas.

Tú te imaginas a Jonás enseguida torpe, inteligente aunque no de manera extrema, callado, muy callado, todo él hacia dentro; también es verdad que le estás escuchando pensar y todos los comentarios que le haría a la persona con la que está pero que no hace. Destaca su necesidad de arreglar cosas, es el papel en el que él se encuentra a gusto, se siente persona, porque es parte de lo que le define y que marca su camino.
—A mí me hubiera gustado estudiar Historia —dice levantando la cabeza—. Es decir, si hubiera podido ir a la universidad. Más tarde, cuándo descubrí que solo la escriben los vencedores en su propio beneficio, se me quitaron las ganas.
-Ya no puedo leer libros -lo oigo decir-. De pequeño leía mucho pero con la guerra dejé de hacerlo.Titubea de nuevo.-Basta una frase para hacer volar un pueblo por los aires. Dos frases para aniquilar el mundo.
Quizá tendría que haber contado la cantidad de veces que guarda silencio, calla, espera, es como muy paciente; tú sabes que tiene una depresión a la que no ve salida pero con la sencillez de las pequeñas cosas de alrededor, tras una situación complicada, él reflexiona. No te cuenta sus reflexiones pero eres testigo de cómo cambian sus pensamientos, y te alegras a la vez que te enternece y conmueve. Esto define la lectura: tierna, conmovedora, simpática, sencilla. 

Es increíble cómo el autor consigue con pocas palabras transmitir tanto. Es todo lo que significan, todo lo que implican; tanto lo que dice como lo que no dice. Me ha gustado ese camino que lleva la novela y cómo va construyéndose el entorno; cómo nos va colocando en el mundo en el que se encuentra Jónas con pocos detalles (no es un texto muy descriptivo), con una narración nada compleja, sino sencilla, limpia, y con esa sensación de cada palabras está escogida con sentido, lo que le aporta más valor a la lectura. 

Aunque el texto no es poético, a mí, esas pequeñas conversaciones, esos momentos, que son como instantes que nos va contando a través de capítulos muy cortos, casi párrafos, esos encabezados con una frase que tiene relación con lo que viene pero en cierta manera filosófica, me parece que consigue una narración muy luminosa; es como aportar algo bueno a algo perdido. 

El libro entero es como un encuentro y eso es muy positivo. Tengo curiosidad por saber si el resto de los libros escritos por esta autora están construidos igual. Una novela corta, maravillosa, humana, cruda por su fondo que no por su forma, es un texto muy recomendable, pero más recomendable es conocer a los habitantes de ese Hotel Silencio.

#NoliMeTangere




Comentarios

  1. Hello,

    Una reseña más completa, estoy segura de que no la voy a encontrar...

    A mí también me encantó!! Jónas me encandiló por completo... No podía dejar de leer para ver como se conducía la novela... Conversaciones en apariencia muy simples pero contienen mucha sabiduría... Me parecieron geniales esos pensamientos que nunca se llegaban a exteriorizar pero que el lector sí sabe...

    Y las referencia filosóficas y literarias me encantaron... Hasta ese toque de "arte" que hay que proteger (al estilo de Monuments Men).

    Pues no sé como serán los otros trabajos de la autora, pero tengo entendido que ha ganado muchos premios...

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se me ha olvidado comentar las referencias literarias y filosóficas, fundamentales para comprender mejor a Jónas, tal y como indicas (no sé a qué te refieres con Monuments Men; voy a investigar)
      Muchas gracias por pasarte por aquí
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Veo que te ha convencido totalmente pero yo no termino de animarme. Besos.

    ResponderEliminar
  3. No lo conocía, pero me ha llamado un montón la atención, creo que podría gustarme =)
    Lo anoto!

    Besotes

    ResponderEliminar
  4. Hola, Carmen. Ay, yo creo que disfrutaría mucho de esta lectura. Me he propuesto leer menos thrillers y me vendría genial este título.

    Besos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Unlimited

Entradas populares de este blog

Me olvidé de mí

Piso para dos, de Beth O'Leary

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

Tan cerca del horizonte, de Jessica Koch

El último día de mi vida, de David Orange #PremioLiterario2018

El hombre fetichista, de Mimmi Kass #retoíntimo

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott