Irlanda, de Claudia Velasco

Tapa blanda: 416 páginas
Editor: HQN
Fecha de publicación: 8 de mayo de 2019
Colección: HQN
Idioma: Español
ISBN-10: 8413077931
ISBN-13: 978-8413077932


En 1913, Sean O'Callaghan, miembro de la Hermandad Feniana estadounidense, llega a Dublín para apoyar financieramente el alzamiento de Irlanda contra los británicos, desencadenando, de paso, una serie de acontecimientos que lo llevarán a conocer a Éireann O'Niall. Una irlandesa insólita, una camarada revolucionaria, una rebelde indomable que cambiará su percepción del mundo, de la vida y de sus sentimientos y que lo llevará a experimentar la aventura más arriesgada y apasionante de su vida.
Sean se enfrentará a este gran desafío político y personal apoyado por su hermana Virginia y su cuñado Thomas Kavanagh, protagonistas de La Princesa del millón de dólares.

Como ya os comentaba cuando publiqué mi opinión sobre La princesa de un millón de dólares, libro anterior a este y con el que comparte personajes a pesar de que se puedan leer por separado sin problema, Claudia Velasco es una de esas escritoras que aúna a la perfección una novela con fuerte ambientación histórica y una historia de amor, para deleite de sus lectores. Esto significa que tenemos el interés que da adentrarse en otra época, con todo lo que ello implica, junto con el dinamismo y enganche que aporta el amor, tanto cuando sufrimos como cuando aplaudimos.

Irlanda es el nombre de una mujer y el nombre de un país y así se entiende el porqué del título, ya que, como bien indica la autora siempre que le preguntas, con esta novela construye una maravillosa historia de amor en un momento decisivo que marcó la vida de tantas personas y el futuro de una nación. Nos situamos a comienzos del siglo XX (1913 en adelante), en Irlanda, con la familia O'Callaghan como anfitriona, sus fuertes convicciones políticas como hilo conductor de la trama y su intento de ser partícipes de los acontecimientos de su país como desencadenante de lo que le ocurre a nuestra pareja, sin perder de vista tantos personajes reales que aparecen y desaparecen, según situación, aportando seriedad, firmeza y conocimiento.
–Admiro tu capacidad de empatía, cariño, te quiero incluso más por eso, pero no puedes pretender solucionar la vida de toda la gente que vas conociendo. Las personas hacen lo que hacen por algún motivo y tus soluciones no siempre serán bienvenidas, ¿entiendes?

¿Sabe qué? Creo que no tiene ni idea del terreno que está pisando. Acaba de salvarme la vida, jugándose la suya, y ni se ha enterado.

Si ya has leído La princesa de un millón de dólares ya sabes quiénes son los O'Callaghan de Nueva York, quiénes son Virginia y Thomas, sus posturas, su vida, su pasado y lo que les ha llevado hasta donde están. Como os he dicho, no es necesario leer la anterior porque la historia de Irlanda es la de Sean y Éireean pero tienes un paso avanzado en lo que se refiere a los secundarios.

Imaginaos una ciudad de comienzos de siglo como es Dublín, que no llega a la modernidad de Nueva York pero con fuertes convicciones políticas y 'amor patrio'. La población es pobre, pasa hambre, penurias, y está falta de casi todo; y llegan los ricos americanos de origen irlandés con su arrogancia, suficiencia y creyéndose salvadores, pero con su dinero, algo tan necesario para la revolución. No prejuzguéis, esto no significa que la narración vaya por la típica lucha de hombre-mujer, rico-pobre, es mucho más, os lo aseguro; es comprensión, es conocimiento, es aceptación, es un objetivo común, es preocupación y riesgo, y es necesidad, aunque uno no sea consciente de ello.

Soy muy de protagonistas masculinos, me gusta que se centren en ellos, en su manera de mirar el mundo y en su capacidad de enfrentarse a los problemas y de reconocer sus limitaciones, y el peso de gran parte de la narración lo lleva él.

He leído en algún sitio que falta algo de química entre la pareja protagonista pero, para mí, la autora decide aportarnos esa parte de la historia a partir de las reflexiones de cada uno de ellos, lo que no es fácil; de esa manera nos permite ser conscientes de cómo ella se enamora de él y de cómo él se enamora de ella.

En un segundo toda mi percepción del mundo cambió, aunque obviamente no eran las mejores circunstancias para comprenderlo.
Aquello no estaba previsto así, no al menos desde su punto de vista, y según seguían discutiendo desde entonces, el Domingo Sangriento unificó al movimiento obrero (el irlandés y el británico que los apoyó desde Inglaterra), pero causó una profunda disensión dentro de las filas nacionalistas irlandesas, que habían planificado una huelga general más organizada y efectiva, menos violenta y más segura, más política. Sin embargo, se les había ido de las manos y los británicos habían tenido una excusa perfecta para seguir paralizando el Irish Home Rule, reprimiendo de paso a los ciudadanos y dejando claro que el control lo seguían manteniendo ellos, con paros o sin paros, porque eran los que tenían el poder de sacar el ejército y la policía a la calle para abortar cualquier intento de atacar a la Corona.
Curiosamente y en contra de algunas opiniones, a mí no me parece que haya un peso tan importante de la parte histórico-político del momento que enmascare a la pareja, al contrario, únicamente siendo conscientes de lo que viven podemos entender sus decisiones, aunque no las compartamos (Ay, Sean, he llegado a querer estrangularte en algún momento, y eso que era del #TeamSean en todo momento). 

Con esto de centrarme en la historia no os he hablado de la narración, pero es que cuando me enfrento a una autora que pocas veces me defrauda, me encuentro tan cómoda leyendo que me meto de lleno en lo que me están contando, empatizando con los personajes, viviendo sus momentos y sintiendo sus errores y sus victorias; y eso es lo que consigue el sólido estilo de Claudia con esta novela, poner en mí la semilla del querer saber más sobre Irlanda, sobre su historia y sobre las personas que participaron en ella para forjar mi opinión. La condesa Markievicz, James Connolly o Patrick Pearse, entre otros, están entre las páginas de Irlanda, con su papel en el devenir de la historia que nos cuenta la novela y, por supuesto, su protagonismo en los hechos que ocurrieron en su momento.
   

— Yo, juro solemnemente, en presencia de Dios Todopoderoso, que voy a hacer todo lo posible, asumiendo todos los riesgos mientras la vida diré, para establecer en Irlanda una República Democrática Independiente; que voy a rendir obediencia implícita a todas las cosas que no sean contrarias a la ley de Dios y a la moral y a las órdenes de mis superiores; y que voy a preservar el secreto inviolable de todos los asuntos que esta sociedad secreta para confiarse mí. ¡Que Dios me ayude! Amén.
Para mí, la historia que rodea a los protagonistas envuelve de tal manera la lectura que es fácil vivir con ellos el conflicto, o más bien a través de ellos. El peso lo lleva Sean a pesar de que Eireean es el desencadenante de todo, con su manera independiente de resolver sus problemas, convirtiendo así el libro en una buena historia y una buena lectura.

Me encantaría deciros cómo me ha sorprendido el camino por el que me llevaban los personajes, cómo he pasado de entenderles a querer aconsejarles sin comprender sus decisiones y cómo interrumpía mi lectura para saber qué había ocurrido realmente y qué consecuencias tuvieron esos hechos. Si con La princesa del millón de dólares sufrí y lloré, con Irlanda los sentimientos no han sido tan extremos pero no he podido dejar de leer ya que me resultaba imposible abandonar a mis personajes en donde se encontraban

Si tuviera que ponerle alguna pega precisamente sería que me ha resultado más romántica de lo que esperaba, y no sería una pega en sí porque me gusta mucho la novela romántica. Creo que la "culpa" es de la autora porque ha plantado en mí una semilla alrededor de Irlanda y su historia y necesito saber más, conocer qué pasó, cómo pasó y qué consecuencias tuvo. Yo sí quería más de Irlanda y su historia.

  




Comentarios

  1. ¡Holaaa!

    Pues veo que te ha gustado un montón ^^
    La verdad es que me gustan los romances históricos, me da un poco de miedo perderme con el contexto pero si dices que realmente no tiene taaaanto peso y que realmente lo más importante es la historia de amor, pues adelante.

    ¡muchos besos!

    ResponderEliminar
  2. Buena reseña. Lo tengo esperando turno, a ver si este mes lo puedo leer. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. La verdad que me llama Carmen, tiene muy buena pinta y aún no leído nada de la autora!!!!
    muy buen post guapa

    ResponderEliminar
  4. Hola, Carmen
    Ya sabes que esperaba la reseña como agua de mayo y no me ha defraudado. Espero hacerle un hueco muy pronto, porque me gusta todo lo que has contado (de hecho, voy leyendo alguna página de vez en cuando). Una reseña muy completa (me encantan las imágenes que has ido incluyendo). Un placer leerte.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Ya me apunté los libros de esta autora que me dijiste, a ver si hago un hueco o si quemo la lista de pendientes.

    Un besooooo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Unlimited

Entradas populares de este blog

Me olvidé de mí

Piso para dos, de Beth O'Leary

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

Tan cerca del horizonte, de Jessica Koch

El último día de mi vida, de David Orange #PremioLiterario2018

El hombre fetichista, de Mimmi Kass #retoíntimo

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott