Harry Wolf, de Laura Sanz

392 páginas
Autora: Laura Sanz

Publicada el 5 de septiembre de 2018
ISBN-10: 8409047772
ISBN-13: 978-8409047772


“A veces, solo el amor no es suficiente”
Alemania, años ochenta
Después de que una horrible tragedia envolviese su vida en sombras, el hasta entonces reputado arquitecto, Harry Wolf, decidió romper cualquier contacto con el mundo exterior, aislándose por completo entre los muros de su propiedad. Los años han transcurrido inexorablemente y él no ha sido capaz de superar lo que ocurrió. Solo y entumecido por el dolor y la culpa, ha perdido cualquier esperanza y se limita a sobrevivir, anhelando, de algún modo, que todo termine.
Pero desde hace semanas, todas las noches, una chica con un abrigo rojo atraviesa su jardín en medio de la oscuridad, amenazando con sacarle de su autoimpuesto retiro…

¿Quién es ella? ¿Adónde va? ¿Es real o solo un producto de su enfermiza imaginación

Mi amiga Nat dice que soy capaz de sacar lo mejor de cada una de las lecturas que hago; que soy capaz de dejar a un lado algunas partes de la trama que no me hayan acabado de convencer para centrarme en compartir lo que creo que forma parte de la base de la historia y que hace que merezca la pena leerla. Puede que Nat tenga razón, no lo sé. Yo no veo esto como algo negativo. ¿Por qué os digo esto? Es verdad que Harry Wolf me tiene un poco mareada porque, si bien me ha gustado y me he encontrado muy a gusto leyendo, y pienso que narrativamente es mejor que las anteriores, hay algo que no ha conseguido emocionarme tanto como yo esperaba. A ver si mientras escribo esta opinión soy capaz de visualizar qué ha sido exactamente.

La premisa de esta historia es muy atractiva para los lectores que buscamos intensidad, sentimientos, algo de drama y una bonita historia de amor. Años ochenta, Alemania, algo de misterio, un hombre atormentado, un pasado doloroso y una chica que todavía espera mucho de la vida. Además, añadimos que hay una base tierna al crear ese paralelismo con Caperucita Roja (ella, su abrigo rojo, la abuelita a la que va a visitar, el lobo solitario) y algo de la Bella y la Bestia por la manera en la que se van relacionando y conociendo ellos dos; vamos, para mí hay esa pequeña magia narrativa en la historia que me evoca dichos cuentos.

Julia la siguió con los ojos. Como había temido, sus conjeturas se convertían en realidades si se guiaba por la reacción de su nieta. No había querido hablar con ella sobre el señor Wolf por temor a averiguar que lo que llevaba semanas barruntando era cierto. Y lo era, aparentemente.
Sara iba a sufrir...

Ha sido una historia más bien corta, justo lo que yo buscaba para despejarme de las últimas lecturas que he tenido, ciertamente más densas. Ha estado bien, es una historia muy bonita, de superación, de encuentro entre dos personas; en la que he sido testigo de cómo se conocen, de cómo se enamoran, de su dolor, de su pérdida, de cómo se necesitan y, como bien dice la autora al final, me quedo con esa sensación de que el amor no siempre es suficiente, se necesita una ayuda, y unas ganas y un objetivo para seguir adelante

Pocos personajes, menos escenarios, y llena de momentos entre ellos que nos van construyendo su relación y nos permiten ser testigos de su propio cambio. He agradecido el giro que tomaba todo porque me parecía lógico y he agradecido, os lo aseguro, que a Laura le encanten los finales felices. El final del camino es como si la luz entrara por fin en la historia.

Veo una diferencia respecto a novelas anteriores de la autora, no solo en el estilo sino también en la forma. Es más narrativa, donde las palabras adquieren mayor importancia sobre lo que se está contando. Creo que sintetiza, dice justo lo que quiere decir, y eso facilita su lectura. Es verdad que, a pesar de que las múltiples referencias a la música o la época tienen una razón de ser en la lectura, dentro de mi egoísmo lector, que no es pequeño, a mí me eran indiferentes, porque mi atención se centraba en ellos y en su historia. Perdona Laura, seguro que en estos momentos me quieres matar porque tras trabajar la ambientación y la veracidad de las referencias culturales, musicales e históricas, llego yo y digo que me daban igual, que me eran indiferentes, pero es que yo solo quería saber de ellos, de cómo avanzaba su relación, de descubrir hacia donde me llevaban...¡¡los lectores somos la leche, lo sé!!

Él no dijo nada. Se limitó a contemplar cómo se humedecía los labios con la lengua y soltaba una risa feliz.
Hubiese deseado besarla.
Dio un paso atrás y se alejó.

La tristeza se filtró de sus palabras y él sintió un aguijonazo de angustia en el pecho al pensar en todas aquellas cosas que él mismo había perdido.

Tiene momentos bonitos, muy bonitos, también tiernos e incluso algo divertidos. Ellos se van enamorando durante esos pequeños momentos. La parte dolorosa de la historia es la que más me ha llegado, la que he sentido más cerca y la que ha conseguido emocionarme. No obstante, he echado en falta que otros instantes me produjeran mariposas en el estómago, que yo esperaba con anhelo. Es posible que la intensidad del duelo de Harry haya copado toda mi atención empática porque a veces me hubiera gustado estar allí, tranquilamente, disfrutando de sus silencios. El instante en el que él se abre ha sido maravillosamente doloroso, y curativo.

Creo que lo que sí he notado que es una historia que surge del interior de la autora. Yo he sentido a la autora, a Laura, en ese anhelo de los años ochenta, en esa Alemania, y hasta en el blanco y negro que envuelve todo excepto a ella, a la protagonista. Me da la sensación de que todo el libro está lleno de pequeños guiños a su vida personal, aunque es posible que también me equivoque, pero prefiero pensar que es así. Creo que la autora ha sabido moverse bien entre las páginas de una narración más personal, algo más intimista, más íntima y con mayor carga dramática, y me gustaría que siguiera creando historias así.

¿A quién recomendaría esta lectura? A los románticos, a los que busquen que tras el dolor puede volver a haber amor y al lector que a través de silencios también saque conclusiones. 

Si te ha gustado, sigue mi blog 




Comentarios

  1. Me encantado tu reseña y me ha hecho gracia porque yo también vi esos dos guiños hacia Caperucita Roja y La bella y la bestia, y me encantaron.
    Es cierto que para mi Laura da un paso más, hacia adelante, como escritora, con esta historia. Y es valiente, porque se atreve a arriesgar con una historia que creo, coincidirás conmigo, no es para todos los públicos. En mi opinión, es una historia de amor más complicada, más realista, en esta no hay unicornios vomitando arco iris de colores y solo por eso, para mi, es más real, porque se acerca más a la realidad.
    Vale que yo con esta autora no soy imparcial, me encanta cómo escribe y aunque algunas de sus novelas me gusten más que otras, para mi, siempre es un acierto seguro.
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Yo estoy por leer el libro otra vez de lo que me gustó!!! es verdad que es diferente a los otros libros de Laura, yo creo que por eso me gusta mucho!!! Muy buen post guapa

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! Yo de Laura solo he leído dos libros,a sñi que no puedo hacer comparaciones. Pero esta novela me gustó mucho a pesar de que no es, en principio, mi tipo de libro.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. No creo que sea una lectura que disfrutara en mi momento actual. Pero pinta bien.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  5. Me identifico bastante con tu reseña, a mi también me gustó mucho pero, hay un no sé qué que no termino de engancharme. Pero a diferencia de ti, yo fui incapaz de sintetizar el libro en una reseña para el blog, eran tantas las sensaciones que me tuvo confundida un tiempo, y el trabajo tampoco ayudó a sacar horas. Tengo La chica del pelo azul esperando en el kindle ¿me gustará?

    ResponderEliminar
  6. Otra novela en la que voy contracorriente ... estoy de acuerdo en parte de lo que dices ;)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Primer sorteo del blog

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

Historias eróticas para viudas del Punyab, de Balli Kaur Jaswal

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott

La hermana luna (Siete hermanas #5), de Lucinda Riley

Tres sorteos para celebrar el verano

Nadie me ofende impunemente - SORTEO #1

El juego de la inocencia - SORTEO #7

Locos, ricos y asiáticos, de Kevin Kwan