Cosmódromo, de Rubén Azorín Antón

¿Qué oculta el cosmódromo ruso de Siberia? 
Cuatro misiones no oficiales. 
Tres cosmonautas desaparecidos. 
Nada es lo que parece. 

¿Qué piensas si te enfrentas a leer una novela con esa portada y con esa sencilla e intrigante sinopsis que solo expone tres ideas básicas, y esenciales a la vez, de la trama que trae esta novela? Que hay astronautas, tundra, frío y nieve, eso seguro. Aparentemente las cuatro frases con las que se invita a leer la novela no implican mucho pero os aseguro que es justo lo necesario para adentrarte en la lectura con ganas.

La historia gira en torno al cosmódromo ruso de Siberia, lo que me obligó a buscar información sobre lo que eso significaba y sobre lo que había de verdad en todo ello. Busqué y encontré, os lo aseguro. De todas maneras, nada más comenzar a leer se nos sumerge de lleno en el lugar donde se va a desarrollar la mayoría del texto, el cosmódromo. Además, pronto empezamos a notar que la estructura no nos va a llegar por un camino lógico, poniendo a prueba nuestra inteligencia lectora

Debo dejar a un lado el hablaros más sobre la historia en sí y sobre los personajes que nos encontraremos porque es importante ir a ciegas, lo que ocurre con novelas en las que descubrir la trama forma parte de la trama.

Como ya os digo, me ha resultado un complejo ejercicio narrativo a nivel de trama en el que he tenido la sensación de que nada de lo que leía era lo que parecía, algo que ya me avisaban al comenzar, y en el que me encontré totalmente desubicada aunque confiaba en que al final todo cobraría sentido. A medida que avanzaba, se iban quedando muchos temas abiertos y las pequeñas explicaciones que iba recibiendo llenaban mis ganas de seguir leyendo, de saber más; pero ahí seguía, sintiéndome un poco títere en las manos del escritor

-Ya estaban muertos. El objetivo es aprender, nunca interferir.


Aquella lucha interior se prolongó por un tiempo. Una parte de mí pugnaba por encontrar una explicación racional a todo aquello y la otra se dedicaba a desmentirla una y otra vez. Cada batalla perdida iba pesando más en mi espíritu.

Tras el planteamiento inicial, con esa narración en primera persona que pasa a ser en tercera, se marca algo de distancia situando la trama en algo que a veces parece fuera de toda lógica, incrementando la intriga a medida que se avanza en la lectura. A partir del 30%, nos encontramos con una historia algo más encauzada y que yo encajaría como de acciónEl término ciencia-ficción para mí es algo extraño así que la novela se queda como mezcla entre acción, búsqueda e intriga. Yo no lo llamaría thriller porque no hay investigación pero sí tiene, en cierta manera, esa intensidad en hechos contados que se van precipitando.

¿No lo puede ver? Por eso existe esa conexión entre el cazador y su presa, entre el fuego y el tronco, entre el bosque y el aire, entre el mar y la luna. El amor, y no solo a personas, también a animales y cosas. La telepatía. Vínculos intrínsecos que usted está empeñado en cortar. El intento de control de los animales, de la naturaleza, de usted mismo y de su autodestrucción, solo es un virus pasajero que merece ser estudiado y conocido.

Es curioso porque hay una parte de mezcla entre futurismo, o ciencia ficción, y primigenia. Aunque puede que os suene raro, es como mezclar raíces, origen, inicio, con futuro, tecnología, espacio

Ya os he dicho que no soy lectora de ciencia-ficción. Creo que esta es de las pocas novelas que he leído de este género por lo que no puedo hablar de ella en relación a este tipo de narrativa, pero sí puedo hacerlo respecto a mis sensaciones al leerla. Ha resultado ser un texto algo complejo, más de lo que esperaba. No pensaba que iba a jugar tanto con mi comprensión lectora y lo hace, lo hace continuamente, y me ha dejado las ideas pululando por mi mente, incluso tras terminar de leerla, porque he querido dar explicación a todo lo que he leído y todos las situaciones que me ha planteado.

Su temor no era infundado. Desembocan directamente en su refugio. Le han descubierto. En ese momento encuentra en el vacío que le inunda la boca del estómago la verdadera dimensión de esa palabra.


...morir matando será mejor que vivir la condena de una culpa sin venganza.

Creo que es un acierto por parte del autor el juego narrativo y el hilo argumental de la novela porque no es fácil llegar a él. Da la impresión de que sabe manejar los tiempos muy bien, así como la estructura de personajes a través de las pinceladas que nos va dando, las necesarias y suficientes para colocar a cada uno en su sitio. De todas maneras, puedo deciros que no me ha resultado fácil encajar el final, al igual que no me ha resultado fácil llegar a él

La parte mística de la trama, por llamarla de alguna forma, me ha gustado. Pero lo que más me ha gustado es que me ha tenido pegada a sus páginas durante algunas horas y ha sido un paseo muy agradable, y frío. Creo que sobrevolar todo lo que tiene que ver el tema espacial en un ambiente tan salvaje, agreste y puro como puede ser la tundra de la Siberia rusa, con ese invierno duro, con ese contacto directo con la naturaleza, con la idea primigenia del ser humano, con valerse por uno mismo, con la lucha por sobrevivir y con la búsqueda de la verdad, me ha resultado muy interesante.

Lo que observa le deja sin aliento. Había escuchado rumores y comentarios de otros compañeros, pero contemplarlo con sus propios ojos es impactante.

No es un texto muy descriptivo por lo que es muy fácil de leer aunque sí hay mucha narración y poco diálogo. Coloca puntos de intriga muy, muy intensos, y quizá lo que más me ha costado es aceptar el camino hacia el que me lleva la historia, como ya he indicado antes. No sabría decir mucho más: que es una lectura atractiva para los lectores que buscan algo distinto, que está bien escrita y que resulta original, quizá más porque no estoy acostumbrada a leer este tipo de historias que por la historia en sí.

Por cierto, todavía sigo con el rum-rum del porqué de ciertas cosas y con la idea de imaginar que podría ser verdad todo lo que he leído. Sé que la historia está completa pero... (ahí lo dejo)





Comentarios

  1. No es libro para mí, pero no pinta mal Carmen, se lo diré a Javi por si le llama. buen post guapa

    ResponderEliminar
  2. Hola, Carmen. Yo tampoco leo ciencia ficción, pero es un libro a tener en cuenta para recomendar a los lectores amantes de este género.

    Besos y feliz semana.

    ResponderEliminar
  3. Este no es para mí. El género no me llama nada.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

Primer sorteo del blog

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

La hermana luna (Siete hermanas #5), de Lucinda Riley

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

Historias eróticas para viudas del Punyab, de Balli Kaur Jaswal

Piso para dos, de Beth O'Leary

Tres sorteos para celebrar el verano