Asesinato en las afueras, de Walter Astori

Publicado por Roca Editorial
ISBN: 9788417805999
Colección: Histórica
Formato: Tapa dura
Fecha de publicación: 21/01/2021

61 a.c., ROMA
Consulado de Pisone y Corvino.

El joven cuestor Flavio Callido, para reponerse de las fatigas de la vida romana, se concede algún día de descanso en la villa de su padre Espurio, que había sido un importante personaje de la escena política durante la dictadura de Sila.

Cuando llega a la domus, lo que se encuentra Callido es una atmósfera muy distinta a la tranquilidad típica del campo que se esperaba. La noche anterior ha muerto Cecilia, segunda mujer de Lucio Calpurnio Bestia, uno de los ilustres invitados de Espurio junto con el excónsul Murena y con Fausta Cornelia, hija del dictador Sila. Todos los invitados creen que se trata de una muerte por causas naturales, menos Marciana, madre adoptiva de Cecilia y prima de Catón de Utica. De hecho, durante la noche Cecilia se había salvado de un atentado y había acusado a Licinia, hermana de Murena, de querer matarla para poder así casarse con el noble Bestia.

Los dos patricios están unidos por fuertes intereses comunes; en un momento en el que la conjura de Catilina ha dejado un vacío de poder, hay que parar a Pompeo y a Julio César, que están adquiriendo cada vez más poder. Y Cecilia era un obstáculo.
Será Flavio Callido quien tendrá que descubrir qué se esconde detrás de la trágica muerte de la mujer y también de la muerte de una esclava y la desaparición de un esclavo, hechos estos últimos que no parecen interesar a nadie. Pero descubrir la verdad podría ser más peligroso de lo que el mismo cuestor se pueda imaginar.

Tras Asesinato en Roma, llega la segunda entrega de thrillers históricos protagonizada por el cuestor Flavio Callido y que ha conquistado a más de 50.000 lectores en Italia.

Segunda novela del autor y segunda novela del cuestor Flavio Callido. Esto haría pensar que esta historia continúa alguna de las subtramas de la anterior (Asesinato en Roma) pero os aseguro que no es así, más allá de que el protagonista, y narrador, es el mismo, es cuestor de Roma, proviene de una familia noble y su prestigio lo ha ganado gracias a su carrera militar. Se puede leer de forma independiente sin notar ninguna carencia.

Flavio Callido, joven dotado de una destacada capacidad de juicio, no menor que su ambición. Un simple cuestor, un magistrado de bajo rango que no se conforma con su puesto. No, él quiere subir deprisa la escala social hasta llegar a la cumbre. Quiere tratar con los poderosos, dar órdenes y ganarse el amor del pueblo. Y, por eso, se ha arrogado el derecho de resolver este caso espinoso.

Le he dado muchas vueltas a cómo hablaros de Asesinato en las afueras. Varias ideas se acumulan en mi cabeza y no soy capaz de ordenarlas con el sentido necesario para que os apetezca leerla. Creo que este tiempo loco no está encajando muy bien conmigo. Voy a intentarlo, a ver qué sale de aquí.

Con las cuitas políticas y viejos ardides de base, habituales en la escena romana en la que la ostentación del poder lo era todo para tener el control y cualquier acto estaba justificado, el autor crea una trama que nos recuerda más a las novelas de Agatha Christie, con su inteligente investigador, un asesinato a clarificar, los pasos que se van dando, aumentando la intriga a medida que más extras se suman a la ecuación, y unos buenos secundarios que completarán el elenco. Incluso, para mí, hasta el final me lleva de cabeza a esa estructura narrativa, donde hay una puesta en escena para compartir con los lectores y con los sujetos de la historia el desenlace de todo.

Prácticamente casi toda la acción se desarrolla en un mismo escenario, algo que facilita que nos centremos en otros puntos de la trama. Es verdad que en algún momento puntual hay un cambio de lugar, necesario para el devenir de la historia, pero casi es testimonial. De hecho, a mí me sobraba. Hubiera encajado muy bien una referencia a ello sin ir más allá.

Una historia más pausada, con una menor sensación de límite que la anterior y dejando a un lado el tono de thriller, creo que el acierto de esta novela radica en lo importante que es la investigación, lo bien que están construidos los personajes y un buen caso, intrigante, atractivo y no excesivamente complicado
—Quiero hacerte un truco que me enseñó un hechicero en Creta —expliqué dando vueltas a la bolsita en las manos—. Está llena de arena del desierto de Egipto. No sé cómo es posible, pero puedo pegarte con ella durante horas sin dejar señales exteriores en el cuerpo. El hechicero la utilizaba para atormentar a sus enemigos en el caso en que estaba prohibido recurrir a la tortura.
Al terminar el libro, lees una nota del autor en la que te dice que el libro es ficción pero está basado en el caso real de la muerte de las dos esposas de Bestia (Lucio Carpunio Bestia), en extrañas circunstancias, además de contar con varios personajes reales, con alguna licencia, lo que convierte en ficción histórica esta novela. 

Por cierto, me sorprendió mucho el epílogo del libro. No me lo esperaba. Quizá sea la parte más real, más histórica, con su pequeña «moraleja», que sin serlo, se puede extrapolar a cualquier época.
—¿Qué es la verdad? Es solo la forma que damos a la reconstrucción de un hecho, pero que no cambia sustancia. Para cada hecho, existen diversas formas que responden a los intereses en juego pero eres tú quien debe decidir cuál hacer que prevalezca: la mejor para algunos o la mejor para Roma.
Un buen libro; corto; perfecto para leer en una tarde, o en dos; entretenido, bien escrito, bien llevado, fácil, interesante, con cierta complejidad más en el vocabulario que en la trama, que se va desarrollando de esa manera que engancha e interesa. Me reafirmo en lo que pensé cuándo leí la novela anterior: cuánto debe saber el autor sobre la sociedad romana para ser capaz de encajar una novela de este tipo en ese momento pasado y hacerlo perfectamente, sin carencias, sin forzadas descripciones, solo con la capacidad de entretenernos y, en cierta manera, sorprendernos. También se pueden dar investigaciones deductivas en la antigua Roma.
—La vida está llena de misterios —continuó—, es imposible conjeturar lo que nos reserva el futuro.

No sé si ha quedado claro o no, pero me ha gustado mucho; me ha relajado, me ha hecho interesarme por los personajes y por la investigación; me han sorprendido muchísimo los personajes femeninos (muchísimo). Una buena lectura. 



Si te ha gustado, sigue mi blog 




Comentarios

  1. Está lectura no es lo que más disfruto pero me la anoto para comentárselo a una de mis compañeras de hablar porque es totalmente de su estilo por cierto la portada me gusta

    ResponderEliminar
  2. Me gustan mucho las historias ambientadas en este período y si además hay asesinato de por medio... Apuntadísima me la llevo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Me la llevo anotada porque se me ponían los dientes largos a medida que leía tu reseña, y con los ingredientes atractivos que tiene: Antigua Roma (a la que hace bastante tiempo que no hago un viaje lector), trama de corte clásico y se puede leer perfectamente sin empezar por el primero. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Pues lo has conseguido. Has hecho una reseña que hace muy apetecible leer el libro y eso que a mí, las novelas policíacas ambientadas en épocas tan remotas no me atraen en exceso, pero esta me la has hecho muy apetecible.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. No me termina de llamar, pero se lo comentaré a mi Javi, que a él seguro que le llama más, buen post guapa

    ResponderEliminar
  6. Me encantan este tipo de libros tipo misterio clásico pero ambientados en la Antigua Roma. El problema es que estoy a medias con otra serie del mismo estilo (la de Flavia Albia y su padrastro Didio Falco) y no quiero mezclar... pero es que me llaman mucho. Ya veremos. Como me de el puntazo comienzo también con Flavio Callido... de perdidos al río.

    ¡Besote!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Unlimited

Entradas populares de este blog

Me olvidé de mí

Piso para dos, de Beth O'Leary

¿A quién teme el diablo?, de Pablo Palazuelo

El diablo también se enamora, de Eleanor Rigby

La solterona, de Jana Westwood #PremioLiterario2018

Sólo mía, de Elizabeth Lowell (Only #2)

Tan cerca del horizonte, de Jessica Koch

El último día de mi vida, de David Orange #PremioLiterario2018

El hombre fetichista, de Mimmi Kass #retoíntimo

El señor de la guerra, de Elizabeth Elliott